Vol 1. Núm 2. 2013

Editorial

Alternativas… sigue abriendo un espacio para el trabajo de los psicólogos y las psicólogas cubanas.
En esta ocasión la propuesta es una edición monotemática que se ajusta a las pretensiones de la revista, y que favorece el empoderamiento de la Orientación psicológica.
Insertada en las más tempranas prácticas de la Psicología en Cuba, con voces tan notorias como las de Al-fonso Bernal del Riesgo y Gustavo Torroella, la Orientación psicológica tuvo su residencia en los ámbitos académicos, como formación profesional, y en los ámbitos del ejercicio profesional tanto en los espacios educacionales, como en los vinculados a la salud pública y el desempeño laboral.
En la Educación, la Orientación Psicológica mantuvo una cierta presencia. Pero se fue desprofesionalizando y convirtiéndose en una acción educativa más. No fue mejor la suerte de la Orientación vocacional psicoló-gica, que probablemente por su fuerte vínculo a los tests estandarizados y la devaluación que estos fueron sufriendo con la emergencia de nuevos paradigmas psicológicos, fue desdibujándose. A esto también con-tribuyó la emergencia de una Orientación vocacional desde esquemas burocráticos asociados a las normati-vas del Ministerio de Educación. Una notoria excepción, base indiscutible de la presencia actual de la Psico-logía en los medios, fue el trabajo realizado por un grupo de destacados psicólogos y psicólogas –entre ellos Pedro Luis Castro, Aurora García, Silvia Castillo, Carolina de la Torre, por solo mencionar algunos– en la orientación psicológica y psicopedagógica a la familia, la educación de los hijos, la Escuela, a través del exce-lente espacio televisivo Nuestro hijos.
En las instituciones de salud, la prominencia bastante impuesta del Modelo de Psicología de la Salud supuso un cierto desdén por las prácticas clínicas de intervención –la psicoterapia, la orientación psicológica clínica. Importantes especialistas, incluso algún que otro centro, fueron baluartes de resistencia, demostrando que el modelo, sin duda alguna fuerte y adecuado a las prácticas de la Salud pública en el país, también necesi-taba de estos ejercicios profesionales. El centro dilemático fue la psicoterapia. Por lo que la resistencia aca-démica, encabezada por la Facultad de Psicología, que nunca negó el Modelo de Psicología de la salud, que de hecho lo absorbió e incluyó en su sistema curricular de formación, mantuvo a la psicoterapia como pun-ta de batalla en la defensa de la Psicología clínica. La Orientación prácticamente desapareció de los progra-mas de formación.
Son apreciaciones. Pero lo cierto es que contingentes de estudiantes cursaron estudios en nuestros centros académicos sin sospechar la importancia de la orientación psicológica en el concierto de las prácticas profe-sionales disponibles de la Psicología.
La toma de consciencia no demoró mucho. Vino de la mano del llamado “periodo especial”. Se preparó con el recuerdo y la valoración de los profesionales de generaciones anteriores a los noventa. Se alimentó con las demandas de la población. Quién sabe si hasta el nacimiento de un nuevo siglo favoreció la reemergen-cia.
La reaparición de la asignatura “Orientación psicológica” en la malla curricular obligatoria de las carreras de Psicología, la creación de la Sección de Orientación Psicológica de la Sociedad de Psicólogos de Cuba, el tra-bajo de los psicólogos y psicólogas en los Institutos pedagógicos, la extensión profesional en los medios, han un punto de inflexión en la situación actual y el destino de la Orientación psicológica en Cuba.
En este número de la revista, en el que publicamos algunos de los trabajos presentados en el Primer En-cuentro Internacional de Orientación Psicológica, va una representación de lo que está sucediendo. No es-tán todos los que son. Pero sí son todos los que están. Profesionales al servicio de una causa común, el bie-nestar y la felicidad de las cubanas y los cubanos, con un instrumental amplio, diverso, multiplicable.

Esto es apenas un renacimiento.
Manuel Calviño

Omar García
Coordinador editorial Presidente de la Sección de Orientación Psicológica
Sociedad de Psicólogos de Cuba

Power by: Moises Soft