Vol 4. Núm 12. 2016
PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DEL PROGRAMA DE ORIENTACIÓN PROFESIONAL “ELIGE TU FUTURO”
Annia Almeyda Vázquez Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. La Habana, Cuba. Laura Bueno González Policlínico Moncada. Matanzas. Cuba. Anabel Valdés González. Estudiante de quinto año. Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Solanch García Contino Estudiante de quinto año. Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
Resumen
El objetivo de este artículo es socializar los resultados obtenidos hasta el momento en el proyecto de investigación del Ministerio de Educación (MINED) “Elegir una carrera significa elegir el futuro. Programa de orientación profesional para favorecer la realización de una elección profesional responsable de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior”. (Almeyda, 2014). Para el desarrollo de este proyecto se han llevado a cabo distintas investigaciones en las que han participado estudiantes de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Presentamos una síntesis de los resultados de la etapa de diagnóstico, en la que se identificaron las problemáticas relativas al proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado. Asimismo, expondremos detalles sobre el proceso de diseño del programa que fue sometido al criterio de expertos para su validación. En estos momentos nos encontramos en la etapa de implementación del programa y su evaluación.
Abstract
The aim of this paper is to share the results obtained so far in the research project of the Ministry of Education (MINED): "Choosing a career means choosing the future. Career guidance program to promote a responsible career choice by young people who aspire to enter higher education". Several pieces of research have been carried out in order to develop this project, where a group of students from the Psychology School at Havana University have participated. Here is a summary of the results of the assessment stage, where issues concerning the process of career choice in 12th grade students were identified. We will also discuss details of the design process of the program, which was submitted to experts for validation. We are currently at the and its implementation stage of the program evaluation.
Palabras claves
Programa de orientación profesional, diagnóstico, diseño, validación, implementación, evaluación, Career guidance program, assessment, design, validation, implementation, evaluation

Introducción
A través del presente artículo se socializan los resultados preliminares del proyecto de investigación “Elegir una profesión significa elegir el futuro. Programa de Orientación Profesional para favorecer la realización de una elección profesional responsable en los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior”. Este proyecto forma parte del programa nacional del MINED: “Problemas actuales del Sistema Educativo Cubano. Perspectivas de desarrollo”. Tributa a su segunda línea priorizada: “Nuevas formas del trabajo en la formación vocacional y formación profesional”.
Asimismo contribuye al desarrollo de dos de las líneas priorizadas para la investigación científica en las Ciencias Sociales y Humanísticas en el período 2011-2015.
En primer lugar se conecta con la línea “dinámica de la estructura de la sociedad cubana” en tanto contribuye a la “sistematización, evaluación y pronóstico de los rasgos y dinámica de la juventud”;en particular, a la caracterización del proceso de elección profesional de los estudiantes de 12 grado de los institutos preuniversitarios de La Habana.
En estos momentos, como parte del proceso de implementación de los lineamientos de la nueva política económica y social de nuestro país, se revisan críticamente las estrategias de formación vocacional y orientación profesional. Por tanto, resulta pertinente la propuesta de estrategias viables en pos de una mejor orientación de los estudiantes y futuros profesionales de nuestro país. Esta se gesta en el contexto de la Educación Superior con una mirada hacia la enseñanza preuniversitaria, por lo que es necesaria la realización de un trabajo coherente entre ambas instancias de la educación. Aquí se expresa la conexión de este proyecto con otra de las líneas de investigación priorizadas por el CITMA: “perfeccionamiento de la educación y medición del impacto y la efectividad de las medidas que se  tomen¨.
Esta investigación pretende fundamentar, desde el punto de vista teórico, metodológico y práctico, la necesidad de desarrollar un programa de orientación profesional que favorezca la transición académica a la Educación Superior. En coherencia se propone diseñar, validar, implementar y evaluar el programa de orientación profesional “Elige tu futuro”.
Al desarrollo de este proyecto tributan de manera significativa los estudiantes de la Facultad de Psicología, a través de sus prácticas profesionales, trabajos de curso y diploma. Aquí radica un valor agregado del proyecto pues brinda la posibilidad de desarrollo para los propios estudiantes universitarios haciéndolos partícipes de un proyecto con beneficios sociales y tributa a la formación de profesionales en el campo de la Orientación Profesional.
El estado actual de las prácticas de Orientación Profesional en los institutos preuniversitarios de La Habana se caracteriza por la realización de acciones aisladas, poco sistemáticas, que responden muchas veces a iniciativas personales y no programas diseñados con los requerimientos establecidos. Se priorizan las acciones de orientación hacia las carreras que constituyen prioridad para la sociedad: educación, carreras militares, salud, entre otras. Muchas veces, estas accionesde orientación, son exclusivamente informativas, lo cual no deja de ser, pero en muchas ocasiones lo que el joven no sabe es qué hacer con esa información, qué decisión tomar.
Este programa de orientación profesional se propone responder a las necesidades de orientación de estos jóvenes, que además de la información requieren de una preparación para la toma de decisión, condición necesaria para poder realizar una elección profesional responsable. Se favorece también el avance hacia una formación de calidad de los futuros profesionales de nuestro país; pues, en la medida en que se logre que los estudiantes de 12 grado, que aspiran ingresar a la Educación Superior, realicen una elección profesional responsable, estarán en mejores condiciones de comenzar sus estudios universitarios y formarse como profesionales competentes.
Son varios los estudios que reportan las consecuencias negativas o positivas de esta elección. Estas investigaciones demuestran la estrecha relación entre la calidad del proceso de elección profesional y la manera en que el estudiante enfrenta su proceso de formación profesional. Esto evidencia que la elección profesional responsable constituye un elemento esencial en la calidad del acceso y la permanencia del estudiante en la Educación Superior. (González, 2007).
En tal sentido, resulta necesario responderse algunas preguntas: ¿Cuáles son las aspiraciones profesionales de nuestros jóvenes? ¿Cuáles son los móviles que llevan a los jóvenes a ingresar en la universidad? ¿Qué factores sociales y subjetivos están condicionando la elección profesional de los jóvenes? ¿Están en condiciones de realizar una elección profesional responsable? y ¿Qué relación existe entre las aspiraciones de los jóvenes y las necesidades del desarrollo económico y social de nuestro país?
Nos hemos acercado poco a poco a las respuestas de estas y otras preguntas mediante el desarrollo de diferentes investigaciones desde el año 2012 hasta la actualidad, lo cual nos ha permitido comprender el proceso de elección profesional de los jóvenes de diferentes preuniversitarios de La Habana que aspiran ingresar a la Educación Superior.

Referentes teóricos de la investigación
Una aproximación a la definición de orientación profesional
Adentrarse en el campo de la orientación profesional demanda la comprensión de algunos elementos indispensables, entre ellos: las características de este tipo particular de relación de ayuda, la existencia de factores individuales y sociales influyentes en la elección vocacional, la toma de decisiones responsable y consciente, el carácter sistemático y científico de la orientación y el papel del orientador.
En el caso de los autores cuyas elaboraciones tienen como núcleo teórico los postulados del enfoque histórico-cultural la definición de orientación profesional, alcanza un alto grado de complejidad. Desde este referente podría definirse  como “la relación de ayuda que establece el orientador profesional (psicólogo, pedagogo, maestro) con el orientado (el estudiante) en el contexto de su educación (como parte del proceso educativo que se desarrolla en la escuela, la familia, la comunidad) con el objetivo de propiciar las condiciones de aprendizaje necesarias para el desarrollo de las potencialidades de la personalidad del estudiante que le posibiliten asumir una actuación auto determinada en el proceso de elección, formación y desempeño profesional”. (González, 2002, p. 6).
Modelos teóricos de orientación profesional
La   práctica   de   orientación   profesional   reclama   de   modelos   teóricos   que   la fundamenten y faciliten la comprensión de los fenómenos sobre los que interviene. Las corrientes teóricas existentes en el campo de la orientación profesional pueden agruparse siguiendo un criterio epistemológico, siendo algunas de las más representativas las siguientes:
Desde un sustento positivista: enfoque de rasgos y factores de Parsons (1909) y Williamson (1939, 1965), el enfoque tipológico de Holland (1980) y el enfoque de aprendizaje social para la toma de decisiones de Krumboltz. (Rodríguez, 2007; Grañeras & Parra, 2009; Sánchiz, 2009; Sánchez & Álvarez, 2012; Bock, 2015).
Como parte de la tendencia fenomenológica: teoría de las necesidades psicológicas de Anne Roe, el enfoque socio-cognitivo de Lent  y Brown (1994) y Lent,  Brown y Hackett (1996), el modelo de opción ocupacional de Ginzberz (1972) y el Modelo de decisión vocacional de Katz.
Con un sustento hermenéutico: el enfoque psicoanalítico de Bordin, Nachmann y Segal (1963) y desde el materialismo dialéctico-histórico se destaca el abordaje socio-histórico de Bock (2010). (Rodríguez, 2007; Grañeras & Parra, 2009; Sánchiz, 2009; Sánchez & Álvarez, 2012; Bock, 2015).
A pesar del innegable aporte de los enfoques teóricos desarrollados desde los paradigmas positivista, fenomenológico y hermenéutico al desarrollo de esta disciplina científica y campo de acción profesional, consideramos que ninguna de estas teorías vocacionales logra una perspectiva integral y holística en la comprensión del proceso de construcción de la vocación. Ya que adolecen de una mirada dialéctica en la explicación de los factores internos y externos que influyen en las problemáticas vocacionales.
Por tanto, apostando por una visión compleja, se precisa de perspectivas más abarcadoras  e  integrales  que  busquen  una  mayor  vinculación  de  la  orientación  con  la institución escolar y otros factores sociales. El enfoque histórico cultural de L. S Vygotsky, constituye el referente teórico básico para desarrollar las ideas sobre la orientación profesional que sustentan este proyecto de investigación. Basado en estos postulados teóricos el psicólogo brasileño Bock (2015) ha desarrollado, como enfoque teórico, el abordaje socio-histórico, que asumiremos como referente teórico para el desarrollo de este programa de orientación profesional.
Modelo de intervención de programas en orientación profesional
Este modelo constituye nuestro referente metodológico, pues resulta eficaz en tanto responde a la posibilidad de atender una demanda que va más allá del ámbito individual, y permite, no solo diagnosticar, sino también intervenir mediante la prevención, la promoción, y la transformación de los participantes.
Sanchiz (2009) entiende por programa toda actividad preventiva, evolutiva, educativa o remedial que, basada en un determinado modelo teórico, planificada de modo sistemático y aplicada por un conjunto de profesionales de modo colaborativo, pretende lograr determinados objetivos para responder a las necesidades detectadas en un grupo dentro de un contexto educativo, comunitario, familiar o empresarial.
Para la elaboración de programas se proponen igualmente múltiples metodologías, en dependencia del tipo de programa a realizar y los objetivos propuestos, no obstante existe una metodología general que considera de manera sintética las distintas fases generales. (Álvarez, 1994; Sánchez & Álvarez, 2012; Chacón, Anguera & López, 2000; Bausela, 2004, 2006; Bisquerra & Álvarez, 1996 y Bisquerra, 1998).  Estas son la Fase de Diagnóstico / Evaluación de necesidades, la Fase de Diseño, la Fase de aplicación del programa y la Fase de evaluación

Modelos teóricos y metodología de evaluación de programas
En la literatura consultada existe gran variedad de modelos teóricos sobre la evaluación de programas. Sin embargo, consideramos que el modelo de toma de decisiones de Stufflebeam y Shinkfield (1989, como se cita en Méndez & Monescillo, 2002) es el más coherente con la visión que asumimos de la evaluación. Este modelo nos permite comprender este proceso como núcleo en la planificación e implementación del programa, especialmente si la contemplamos desde su pertinencia para la toma de decisiones antes, durante y luego de desarrollado este. Esto último avala su carácter procesual y requiere de una metodología particular ajustada a las características del contexto y los propios objetivos del programa, donde se hace indispensable la contribución activa de los participantes. Como parte del método científico, la utilización de expertos dentro de la evaluación es precisa para avalar la validez y pertinencia de las acciones planificadas.
Para la elaboración de la propuesta de evaluación tomamos como referente principal a Tejada (2004) quien rescata la indisoluble relación entre la planificación del proyecto donde se inserta el programa y el proceso de su evaluación y plantea una serie de fases para realizar la evaluación.

Estrategia metodológica
El problema científico de esta investigación es ¿Cómo contribuir a la realización de una elección profesional responsable de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior?
Como objetivo general nos proponemos: Desarrollar un programa de orientación profesional para favorecer la realización de una elección profesional responsable de los jóvenes que aspiran ingresar a la Educación Superior.
Todo el proceso de investigación científica se concibe desde la interrelación dialéctica entre lo cuantitativo y lo cualitativo, resaltando de cada uno sus principales bondades. Consideramos que el enfoque mixto es una estrategia metodológica en la investigación científica que favorece el abordaje complejo de nuestro objeto de estudio.

Fases del proceso de construcción del programa de orientación profesional
Fase 1.  Diagnóstico y evaluación de necesidades
Se exploran los factores que condicionan el proceso de elección profesional. Asimismo, se pretende determinar si los estudiantes de doce grado están en condiciones de realizar una elección profesional responsable. El propósito de esta fase de la investigación es lograr identificar las necesidades de orientación de los estudiantes que constituyen el público al que va dirigido el servicio de orientación.  Se aplicó un cuestionario a una muestra de 1 600 estudiantes de doce grado, pertenecientes a quince IPU de la capital. Además se desarrollaron grupos focales para profundizar y caracterizar este proceso.
Fase 2. Diseño del programa de orientación profesional
A partir de las necesidades de orientación detectadas en la etapa anterior, se realizará un diseño de las invariantes generales del programa de orientación: objetivos, contenidos y método. Sin embargo, el diseño detallado de cada una de las sesiones grupales, así como los diferentes recursos técnicos serán el resultado de una prueba piloto que se aplicará en un preuniversitario de La Habana, seleccionado para estos fines. Este tipo de diseño se clasifica dentro de las estrategias de creación de un programa como un diseño en colaboración, donde los destinatarios desempeñan un rol fundamental en dicha concepción.
Fase 3.  Validación del programa de orientación profesional
Para la validación del programa se utilizará el método Delphi, que implica el desarrollo de diferentes pasos, los cuales incluyen diferentes tareas a su interno:
Elección de los posibles expertos que resultarán del cálculo del coeficiente de competencia que emerge de la autoevaluación de la experticia en el campo de la orientación profesional.
1ra ronda de evaluación del programa, donde se aplicará un cuestionario que explora la valoración de los expertos acerca de los diferentes elementos que componen el diseño del programa. Esta información se someterá a un procesamiento estadístico, cuyos resultados serán devueltos a los expertos, junto a una versión perfeccionada del programa a la luz de las recomendaciones hechas por los expertos. 
2da ronda de evaluación del programa implica una nueva aplicación del cuestionario para evaluar el programa en su versión perfeccionada. Finalmente se contrastan los resultados obtenidos en ambas rondas para analizar la existencia de una diferencia significativa entre las valoraciones emitidas por los expertos así como la existencia o no de un consenso entre ellos en las evaluaciones hechas al diseño del programa.
Fase 4. Aplicación del programa de orientación profesional
Se seleccionará un preuniversitario de La Habana, incluido dentro de los que participaron en la primera fase. Se escogerá un grupo de doce grado en el cual se lanzará la convocatoria del programa. Posteriormente se aplicara un cuestionario un diagnóstico inicial.
Fase 5.  Evaluación del programa de orientación profesional.
Etapa 1: Evaluación inicial: Esta etapa se corresponde con las acciones realizadas dentro de la primera, segunda y tercera fase del proceso de construcción del programa de orientación profesional, ya que consiste en la evaluación del contexto (diagnóstico de necesidades y viabilidad del programa) y la evaluación del diseño del programa (método Delphi y Prueba Piloto).
Etapa 2: Evaluación procesual: Se corresponde con la cuarta fase del proceso de construcción del programa de orientación profesional. Para la recogida, procesamiento y análisis de la información necesaria se realizará en cada sesión una rigurosa observación participante, así como una documentación de la experiencia. Seguidamente se realizará semanalmente, en paralelo a la aplicación, una sesión de trabajo del equipo de coordinación, procesando los datos recogidos y realizando interpretación preliminar de los indicadores precedentes que van aflorando en el análisis de las sesiones. Las dimensiones a evaluar dentro de esta fase consisten en la evaluación del programa durante su aplicación, los resultados parciales y la dinámica grupal.
Etapa 3: Evaluación de resultados: Esta fase se realizará una vez finalizada la aplicación del programa, hasta que los estudiantes se encuentren estudiando el primer año de las carreras universitarias otorgadas al concluir el proceso de elección profesional.
Presenta tres dimensiones como objetos de evaluación, siendo la primera la evaluación de logros al finalizar el programa, los impactos a corto, mediano y largo plazo y los costos. Para determinar los impactos a corto plazo, se realizará una exploración del momento de llenado de la boleta en el mes de abril, mediante una entrevista, indagando la posible aplicación de lo aprendido en el programa. En el caso de los impactos a mediano plazo, se explorará el resultado final del proceso de elección profesional (otorgamiento de carreras). También se realizará un seguimiento a algunos estudiantes durante los momentos iniciales de su inserción en la educación universitaria para conocer el impacto de la calidad de la elección profesional en el acceso y permanencia en la educación superior. Esto permitirá evaluar los impactos a largo plazo.
Análisis de los principales resultados de la investigación
Fase 1.  Diagnóstico y evaluación de necesidades
¿Están los estudiantes de doce grado preparados para hacer una elección profesional responsable? La decisión del joven de continuar sus estudios en el nivel de enseñanza universitario está mediada por la relación entre los factores sociales e individuales, lo que en última instancia condicionará su preparación para hacer una elección profesional responsable, lo que entre otras cosas implica a los elementos o indicadores que a continuación estaremos analizando:
- Conocimiento de los requisitos necesarios para  acceder a la universidad. Esta es una condición básica con que debe cumplir el joven, en aras de poder realizar una elección profesional responsable, es tener conocimiento de cuáles son los requisitos necesarios para ingresar a la universidad. Los requisitos básicos o necesarios son los siguientes:

  • Tener un nivel de escolaridad de doce grado. Para mayor probabilidad de éxito tener un buen acumulado durante los tres años de preuniversitario.
  • Realizar y obtener buenos resultados en las pruebas de ingreso a la universidad.

A partir de este planteamiento hallamos los siguientes resultados. El 72,4% de la muestra conoce los requisitos necesarios para ingresar a la universidad, mientras un 27,6% no los conoce. Aunque es predominante el porcentaje de estudiantes que conocen los requisitos, no deja de ser alarmante que el 27,6% (386 estudiantes de doce grado de los 1 600 encuestados) no conocen los requisitos necesarios para acceder a la Educación Superior.
- Conocimiento de la importancia de este proceso: Es importante que los estudiantes próximos a este momento de elección conozcan la trascendencia que puede tener para la vida futura esta decisión, así como las implicaciones negativas que pueden derivarse de una decisión desacertada. En este sentido el 97,5% de los estudiantes le conceden un alto nivel de importancia al momento de elección profesional, siendo esta la tendencia predominante, Estos estudiantes describen este momento como determinante para su vida, ya que en ese instante deciden a qué se dedicarán profesionalmente durante toda su vida futura, al igual que la posición social y económica que ocuparán en el contexto donde se inserten.  
- Percepción de la influencia de los factores tanto sociales como individuales en el proceso de elección profesional: La percepción por parte del joven de los elementos que pueden estar mediando su elección profesional, es imprescindible para la realización de una elección profesional responsable.
Un 25,9% de la muestra percibe que existe mucha influencia de los factores sociales a la hora de elegir la profesión futura, mientras que un 20,4% expresa no percibir ninguna influencia de estos factores sociales. Los factores sociales explorados fueron los siguientes:
- Opinión de los padres respecto a las diferentes opciones de carrera.
- Beneficios económicos derivados del ejercicio de la profesión.
- Oportunidades laborales de la profesión elegida.
- Cantidad de plazas ofertadas para el estudio de las carreras.
- Opinión de los amigos.
- Profesión de los padres.
- Necesidad del país del estudio de determinadas carreras.
La mayoría de los estudiantes percibe una influencia significativa por parte de los cuatro primeros factores sociales mencionados; mientras que no perciben que exista ninguna influencia de los tres últimos respecto a su elección de futuro. Siendo significativas estadísticamente estas diferencias. 
En el caso de los factores subjetivos, el porcentaje mayor se ubica en la opción de evaluación “Mucha influencia” siendo este valor predominante de manera significativa. Los factores subjetivos explorados fueron:

  • Mi vocación, gusto o preferencia por la carrera. 
  • Mis habilidades, aptitudes y características personales.
  • Mis resultados académicos.
  • Mis aspiraciones y deseos futuros.
  • Conocimiento acerca de las carreras de preferencia.

Según la percepción de los estudiantes todos estos factores influyen de manera significativa en la elección profesional. En sentido general, si comparamos ambos conjuntos, es decir, el conjunto de los factores sociales y el de los factores subjetivos, podemos decir que existe una influencia mayor percibida por los estudiantes de los segundos respecto a su elección profesional.
-Valoración acertada de la preparación para elegir la futura profesión
El 57% de los estudiantes de doce grado que participaron en la investigación considera estar  preparados para enfrentarse a este proceso de la manera más exitosa. Estos resultados resultan contradictorios si son comparados con el conocimiento básico real que poseen los estudiantes respecto a las carreras de su preferencia analizado con anterioridad, donde hallamos que la gran mayoría de la muestra no conoce los aspectos más básicos de la carrera elegida por ellos en primera opción. 
Un porcentaje significativo de la muestra de estudiantes no posee una reflexión crítica respecto a la preparación que tienen para enfrentarse a este proceso de toma de decisión, lo cual puede dificultar que la elección profesional sea totalmente responsable, debido a que esta falta de criticidad puede impedir que busquen la ayuda necesaria para enfrentarse a este proceso de la forma más exitosa posible.
- Percepción de la necesidad o no de ayuda para hacer la elección profesional: A pesar de que la mayoría de los estudiantes declara estar preparado para hacer una elección profesional responsable, más del 50% de la muestra percibe la necesidad de algún tipo de ayuda para enfrentarse de manera exitosa al momento de elección profesional. Este resultado refuerza aún más la idea de que existe una insuficiente toma de conciencia y de valoración crítica respecto a su situación personal.
Por tanto, podemos concluir diciendo que se acepta la hipótesis descriptiva: Hi8: Como tendencia los estudiantes de doce grado que aspiran ingresar a la Educación Superior no están preparados para realizar una elección profesional responsable. 
A través de todos los  análisis realizados en la caracterización del proceso de elección profesional, se han evidenciado las necesidades de orientación de estos estudiantes, mostrándose aquellas zonas que más demandan intervención. La situación descrita demuestra la necesidad de perfeccionar las estrategias de orientación profesional  en el nivel de enseñanza preuniversitario para garantizar la calidad de acceso y permanencia a la Educación Superior.

Fase 2. Diseño del programa de orientación profesional
A continuación se presentan algunos de los aspectos esenciales del diseño de programa.  
Objetivo general: Favorecer la realización de una elección profesional responsable de los estudiantes de doce grado que aspiran ingresar a la Educación Superior.
Objetivos específicos:
Favorecer el desarrollo de las condiciones propicias para:
-     La toma de conciencia en torno a la situación personal en la que se encuentran para enfrentar el proceso de elección profesional.
-     La toma de conciencia sobre la influencia de factores sociales e individuales en el proceso de elección profesional.
-     La búsqueda activa de información sobre las diferentes opciones de carreras y los aspectos institucionales del proceso de elección y el ingreso a la universidad.
-     El desarrollo del autoconocimiento, a través de la identificación de características personológicas e intereses profesionales.
-     El desarrollo de habilidades para la toma de decisión.
Es un programa de orientación profesional para facilitar la transición académica del nivel pre-universitario al universitario. Por tanto, implica una orientación para la toma de decisión que supone una intervención en al menos tres grandes núcleos en los que se centra la intervención: el autoconocimiento, el conocimiento del entorno (formativo, familiar y socio-profesional) y la habilidad para tomar decisiones.

  • Conocimiento del entorno (formativo, familiar y socio-profesional): El  conocimiento del entorno es un área de contenido indispensable para tomar decisiones profesionales y enfrentar el proceso de transición académica del nivel preuniversitario al universitario. Resulta necesario que el estudiante conozca cuáles son las exigencias para el acceso a la Educación Superior, cuáles son las opciones de carreras por las que puede optar y la importancia social de estas. Sin embargo, la exploración del entorno no se reduce a esto, sino que resulta imprescindible que el estudiante tome conciencia sobre la influencia que están teniendo en su decisión: el ambiente familiar donde se desarrolla, el entorno donde  vive  y  estudia,  el  contexto socioeconómico general del país, los perfiles profesionales de las carreras, las oportunidades laborales, entre otros.
  • Autoconocimiento: Es  una  condición  imprescindible  para  la  toma  de  decisiones profesionales. El estudiante debe ser capaz de conocer cuáles son las fortalezas que le permitirán enfrentar exitosamente todas las exigencias del proceso de acceso a la Educación Superior. El enfrentamiento exitoso a este proceso demanda del conocimiento por parte del estudiante de su potencial personal-profesional. De esta forma, es preciso que el estudiante sea capaz de identificar cuáles son sus características personológicas y sus intereses profesionales.
  • La toma de decisiones: Es el ámbito de confluencia de las informaciones y conclusiones obtenidas a través de las dos dimensiones anteriores (autoconocimiento y conocimiento del entorno). El esfuerzo realizado en esas áreas será el que proporcione mejores condiciones para que el estudiante se enfrente a la toma de decisión profesional. Es muy importante que esta sea una decisión autónoma y realista.

Modalidad de intervención: Se articula la intervención grupal e individual. Se realizarán experiencias grupales de orientación profesional en las que se potencia el diálogo, la reflexión conjunta sobre el proceso de toma de decisión profesional y se trabaja en colaboración con el orientador quien potenciará la realización de una elección profesional responsable.
Fase 3.  Validación del programa de orientación profesional
Para comenzar el proceso de validación del programa de orientación profesional “Elige tu futuro”, seleccionamos una muestra intencional de un grupo de expertos, compuesto por once profesionales, que estuviera dispuesto a valorar críticamente esta propuesta, con vistas al perfeccionamiento de su diseño. Contamos con la participación de un colega de Colombia, uno de Argentina, uno de Ecuador, uno de Venezuela, uno de Costa Rica, dos de España y cuatro de Cuba. Consideramos que la presencia de expertos de distintos países enriquece muchísimo el proceso, en tanto favorece la diversidad de criterios emergentes de las diferentes formaciones recibidas en sus países, así como de la práctica profesional llevada a cabo en estos contextos.

Luego de caracterizar la muestra de expertos, procedemos a la presentación de una síntesis de los principales resultados obtenidos en la primera ronda de evaluación del programa.
Los principales resultados obtenidos indican que en ambas rondas los expertos valoraron, como tendencia, de forma positiva los aspectos evaluados y existió un consenso de respuesta afirmativa entre los expertos, respecto a la suficiencia de los recursos técnicos diseñados para el cumplimiento de los objetivos propuestos.
Además, en la primera ronda se realizaron diferentes modificaciones al diseño del programa, teniendo en cuenta los señalamientos y recomendaciones que emitieron los participantes.
A continuación hacemos referencias a las principales modificaciones realizadas a la versión inicial del diseño del programa:
- Para lograr una mayor coherencia entre las características del período etario de los estudiantes y los recursos técnicos diseñados, en la sesión 5, fue modificado el recurso técnico “Espejo: ¿Cómo me veo?”. En la versión anterior del diseño de este recurso, los estudiantes, luego de identificar en sí mismos las características positivas y negativas que los definen, fueron retroalimentados por cada uno de los miembros del grupo, respecto a la imagen que tienen unos sobre otros. En la versión arreglada se evita exponer a los estudiantes al criterio de los otros y se enfatiza en el trabajo con la autoimagen.
- Fue explicada de una forma más precisa la definición del programa de orientación profesional.
- Si bien, el grupo sigue siendo en el diseño de este programa de orientación profesional, el instrumento que por excelencia favorece el cumplimiento de sus objetivos, hemos considerado pertinente la inclusión de algunas acciones de orientación en la modalidad individual, a modo de complemento a lo que se trabaja en el grupo.
- Hemos decidido asumir otro modelo teórico y propuesta metodológica para la evaluación del programa, consideramos que el modelo de toma de decisiones de Stufflebeam & Shinkfield (1989) se ajusta más a nuestra concepción del proceso de evaluación del programa. Asimismo, decidimos que la propuesta de Tejada, J. (2004) resulta ser las más abarcadora y operacionalizada dentro de las propuestas revisadas.
- Se realizó una búsqueda y revisión bibliográficas más exhaustivas, que permitieron la identificación de los principales enfoques teóricos de la orientación profesional, tanto clásicos, como los más contemporáneos. Como resultado de este proceso fue perfeccionado el cuadro resumen que aparece en el acápite de la fundamentación teórica del programa. Asimismo, fue mejor fundamentada la selección del modelo teórico que sustenta esta propuesta. De este modo, este apartado ganó en actualización y profundidad.
- Se agregó un acápite a modo de introducción del programa en el que se presentan algunas ideas relativas al contexto social en el que se inscribe este programa.
- Se contempló el futuro ajuste al contexto de aplicación del programa. Esta estrategia contribuirá a garantizar la existencia de un personal calificado que pueda llevar a cabo con éxito la implementación de este programa.
- En el diseño del programa se agregó un acápite denominado Responsable de la intervención orientadora en el que se explica, desde nuestra concepción, quiénes deben ser los profesionales responsables de aplicarlo.
- Fue añadida en los anexos del programa la operacionalización de las variables intervinientes en el mismo.
- Perfeccionamos la definición conceptual e incluimos la definición operacional de la variable elección profesional responsable.
- Fueron explicados más detalladamente los instrumentos y técnicas de cada una de las sesiones grupales para favorecer su aplicación por otros profesionales.
- En el diseño inicial del programa aparecía la matriz DOFO, un instrumento creado para responder a los fines de este programa y, atendiendo a la recomendación, hemos decidido respetar las siglas de esta matriz y su significado, aunque sigue estando ajustada a los requerimientos del programa.
- Incluimos información en torno a la existencia de diferentes modalidades de enseñanza, para la continuidad de estudios en la Educación Superior en nuestro país.
- Hemos incluido algunas acciones de apoyo y orientación individual, que funcionarán de forma paralela a las intervenciones planificadas para la experiencia grupal.
- Como parte del perfeccionamiento de la estrategia concebida para la evaluación del programa, hemos considerado incluir una evaluación de sus resultados a corto, mediano y largo plazo. El fin último de esta evaluación es la toma de decisión en función del perfeccionamiento del programa para futuras aplicaciones.
Se exploró la percepción de los expertos en torno al perfeccionamiento logrado en el diseño del programa entre la primera y la segunda ronda de evaluación. La mayor parte de la muestra se ubicó en las posiciones más altas de la escala con que se midió el perfeccionamiento del programa, con respecto a la versión inicial. De este modo tres expertos consideraron que el diseño había sido muy perfeccionado, cuatro lo consideró bastante perfeccionado y dos, perfeccionado.
El cierre de este proceso de validación se produjo tras haber logrado un consenso en las opiniones de los expertos en torno a los elementos del diseño del programa. Para llegar a este resultado nos apoyamos en el cálculo del coeficiente de concordancia de Kendall. En la segunda ronda se alcanzó un 74% que superó al alcanzado en la primera (64%), evidencia del notable avance en el consenso logrado por los expertos de la muestra.
Como resultado de esta fase el diseño del programa orientación profesional “Elige tu futuro” fue perfeccionado, luego de haber sido sometido al criterio de un grupo de expertos. Las modificaciones realizadas a la versión inicial del programa impactaron positivamente en el logro de una mayor validez. La conclusión exitosa del proceso de validación sienta las condiciones necesarias para la aplicación de este programa en el contexto educativo cubano. Consideramos pertinente que tras la evaluación de los resultados de la implementación del programa se realicen las modificaciones necesarias para garantizar la viabilidad de su aplicación en el nivel de enseñanza preuniversitaria.
Fase 4. Aplicación del programa de orientación profesional
La aplicación se llevó a cabo en el IPU “Manolito Aguiar” del municipio Marianao desde el 29 de septiembre hasta el 2 de diciembre de 2015. Se realizó una sesión de convocatoria y diagnóstico inicial, siete sesiones de contenido y una de evaluación final.
Fase 5.  Evaluación del programa de orientación profesional
La mayoría de los resultados que se han obtenido hasta el momento forman parte de la evaluación procesual, etapa en la que nos encontramos hoy. O sea, apuntan a una visión parcial por cada una de las sesiones del programa. No obstante, ya es posible visualizar algunos resultados más integrales que se desprenden del análisis de la complejidad de la aplicación del programa en el contexto educativo cubano. Los cuales no están completamente desarrollados, ya que nos encontramos en un momento de construcción y elaboración.
Hasta el momento no consideramos que la aplicación de esta alternativa de manera generalizada en todos los IPU sea viable. A partir de los resultados de esta experiencia consideramos que dada la naturaleza de este programa no debe ser concebido como una actividad curricular más, ni siquiera como algo extracurricular cuya participación tenga un carácter obligatorio.
Como alternativa se podría proponer aplicar el programa como parte de un servicio de orientación que se oferte a los estudiantes de preuniversitario que sientan que realmente lo necesitan, o al menos que tengan conciencia de ello, pues los resultados indican que la inmensa mayoría lo requieren.
Una vía para ello puede ser la conformación de un gabinete de orientación profesional que preste servicio a este nivel de enseñanza preuniversitaria, que divulgue sus servicios y al que puedan acudir todos aquellos estudiantes que lo deseen. Por supuesto la propuesta de este gabinete aún está en proceso, debe ser mejor perfilada, construyéndose en la medida en que se avanza en los análisis de esta investigación.
Las razones por las cuales este programa no puede ser aplicado en el contexto del preuniversitario se pueden resumir de la siguiente manera:

  • La no existencia de recursos humanos y materiales homogéneos en todos los IPU que garanticen un set de condiciones mínimas para la aplicación del programa.

No se cuenta con una plaza de psicólogo o psicopedagogo, capacitado para realizar estas acciones de orientación. Además existe una sobrecarga del rol de profesor, quien tiene que desempeñar su labor docente, y no cuenta con la preparación o el tiempo suficiente como para poder realizar este tipo de acciones que demandan de otra formación profesional.
A partir del análisis de las principales características que debe tener un profesional en este rol, vemos que algunas van emergiendo, en la evaluación encontramos: conocimiento teórico sobre el tema de orientación profesional y la elección profesional responsable, habilidades comunicativas y de trabajo grupal e individual, dominio de las técnicas a implementar, y conocimientos básicos de psicología como personalidad y psicología del desarrollo. 

  • El carácter institucional, y por tanto obligatorio para los estudiantes, del resto de las actividades escolares hace que estos prioricen su participación en estas actividades, por encima de las sesiones del programa, que no revisten este carácter. Incluso, cuando la institución designa un espacio libre de otras actividades previstas por la escuela, los estudiantes priorizan su participación en actividades extracurriculares como los repasos particulares. Estos, además del costo monetario que avala la asistencia, tienen gran significación debido a que ellos reconocen la importancia y connotación de las pruebas de ingreso.

Pareciera entonces que una solución sería recomendar que el programa se insertara en este contexto como una actividad obligatoria, dentro del horario de clases. Sin embargo, esto es contrario a la lógica que se pretende generar en el espacio: participación voluntaria, toma de conciencia de la necesidad de orientación profesional, motivación, autonomía, papel activo del estudiante, etc.
Al hacer alusión al papel de la institución en su rol de apoyo al equipo de investigación para la aplicación del programa se observa que existen dos posturas que pueden ser negativas para el adecuado desarrollo de las sesiones grupales. Por un lado, una posición pasiva de la institución, que no garantice el horario, el local, y otras condiciones mínimas necesarias, y por otro, una actitud paternalista que intente regular el espacio de orientación desde la imposición de esta actividad con un carácter obligatorio, así como una posición pasiva del estudiante.

  • El programa ofrece elementos invariantes en su diseño, pero para su aplicación debe ser ajustado a las características particulares de cada grupo. Por tanto, no debe asumirse como un instrumento generalizable y replicable a todos los contextos, sino que lo importante es que se capaciten las personas responsables de llevarlo a cabo y se ajuste el programa a las exigencias y particularidades de cada grupo de estudiantes de doce grado con el que se trabaje.

A modo de conclusión
Los resultados del proceso de construcción del programa de orientación profesional “Elige tu futuro” indican hasta el momento que:

  • Los estudiantes de doce grado de los institutos preuniversitarios de La Habana que aspiran ingresar a la Educación Superior no están preparados para realizar una elección profesional responsable. Esta insuficiente preparación avala la pertinencia del desarrollo de un programa de orientación profesional que favorezca un afrontamiento más exitoso del proceso de transición académica a la educación superior.
  • Atendiendo a las necesidades de orientación identificadas en la etapa de diagnóstico y contando con la participación de un grupo de estudiantes de doce grado de uno de los IPU de la capital se realizó una experiencia piloto de la que emergió la propuesta inicial del diseño del programa. 
  • El diseño del programa fue sometido al criterio de un grupo de expertos en el campo de la orientación profesional. Estos aportaron sus valoraciones en torno a la validez de sus elementos componentes. A partir de los señalamientos y recomendaciones emitidos por el grupo de expertos fue perfeccionado el diseño del programa. En la segunda ronda del método Delphi se logró un consenso entre los expertos en sus valoraciones sobre la versión mejorada del diseño quedando de esta forma validado el diseño del programa como requisito previo a su aplicación.
  • La aplicación del programa se realizó en el IPU “Manolito Aguiar” del municipio Marianao entre los meses de septiembre y diciembre de 2015.
  • Los resultados parciales, obtenidos hasta el momento, podrían estar apuntando a la no factibilidad de aplicar el programa de orientación profesional “Elige tu futuro”, como una estrategia generalizable en el contexto educativo cubano. Una posible alternativa podría ser la creación de un gabinete de orientación profesional, que cuente entre sus servicios con la aplicación de este programa, a estudiantes preuniversitarios que lo soliciten.

Bibliografía

Almeyda, A. (2014). Elegir una profesión significa elegir el futuro. Programa de Orientación Profesional para favorecer la realización de una elección profesional responsable de los estudiantes de 12 grado que aspiran ingresar a la Educación Superior. Proyecto de investigación del MINED.
Álvarez Rojo, V. (1994). Diseño de programas de orientación. Universidad de Sevilla, España. Consultado en http://www.sie.es/crl/archivo_pdf/ORIENTACION%20VOCACIONAL.pdf
Bausela, E. (2004) Modelos de orientación e intervención psicopedagógica; modelo de intervención por programas. EduPsykhé, vol. 3, no. 2, p. 201-216.
_________. (2006) Áreas, contextos y modelos de orientación en intervención psicopedagógica. Revista electrónica Diálogos Educativos, vol. 6, no. 12. Universidad de León, España.  Consultado en http:llwww.umce.cfl-dia.
Bisquerra, R. y Álvarez, M. (1996). Modelos de intervención en orientación. Recuperado de http://www.unlu.edu.ar/la_orvoc.htm
___________. (1998). Modelos de Orientación e Intervención psicopedagógica. Barcelona: Praxis.
Bock, S. (2015). Orientación Profesional: ¿cómo hacer un trabajo que esté al servicio de los sectores populares? Curso Online Perspectivas críticas de la orientación educativa en Latinoamérica. Organizado por Punto Seguido y Revista Remo/Cenif
Chacón, S.; Anguera, M.T. y López, J. (2000). Diseños de evaluación de programas: bases metodológicas. Psicothema, vol. 12, no. 2, pp. 127-131.
Grañeras, M. y Parra, A. (2009). Orientación educativa: fundamentos teóricos, modelos institucionales y nuevas perspectivas. Centro de Investigación y Documentación Educativa. Ministerio de Educación de España.
González, V. (2007). La elección profesional responsable: elemento esencial de la calidad del acceso y la permanencia del estudiante en la Educación Superior .Revista Cubana de la Educación Superior,  XXVII (3),3-14, septiembre-diciembre. La Habana.
González, V. (2002). La Orientación Profesional desde la perspectiva histórico-cultural del desarrollo humano. Revista Cubana de Psicología, XX (3), La Habana.
Méndez, J.M. y Monescillo, M. (2002). Estrategias para la evaluación de programas de orientación. XXI, Revista de Educación. no. 4, pp. 181-202. Universidad de Huelva.
Rodríguez Moreno, M. L. (1998). La orientación profesional. Teorías del desarrollo profesional y su aplicación. Barcelona: Ariel Educación.
Sánchez, M.F.; Álvarez, M. (2012). Bases teórico-prácticas de la orientación profesional. Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid.
Sanchiz, M. L. (2009). Modelos de orientación e intervención psicopedagógica. Publicacions de la Universitat Jaume I.
Tejada, J. (2004). Evaluación de Programas. Módulo VI: Investigación e innovación formativa, Unidad Didáctica: La evaluación de Programas. CIFO.
NOTA
Para la realización de este trabajo contamos con las colaboradoras: Arlety García, Yalena Cabrera, Arlety Pacheco, Yanela Padilla, Daniela Escobar, Marla Lavín, Diana Otero, Gabriela Hernández, Amaris Días y Jandro Freeman, estudiantes de tercer año de la Facultad de Psicología, de la Universidad de La Habana.

Power by: Moises Soft