Vol 5. Núm 14. 2017
RESILIENCIA EN ADOLESCENTES EN SITUACIÓN DE EXCLUSIÓN DE LA ESCUELA DE FORMACIÓN INTEGRAL “JOSÉ MARTÍ”. UNA MIRADA DESDE EL PROYECTO ESCARAMUJO.
Lic. Juliette Ortiz Gómez MSc. Ana Hernández Martín Facultad de Psicología. Universidad de La Habana. Cuba
Resumen
Esta investigación presenta una caracterización de los factores que inciden en la expresión de la capacidad de resiliencia, de un grupo de adolescentes en situación de exclusión de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana, durante el transcurso del Proyecto Escaramujo. Hasta el momento, constituye una línea investigativa poco estudiada en nuestro país al vincular, desde una misma mirada, las categorías exclusión social, adolescentes transgresores de la ley y resiliencia. Se indagó sobre los factores individuales y del contexto, contribuyentes a la expresión de la capacidad de resiliencia, así como las condiciones objetivas y subjetivas, obstaculizadoras de tal expresión, en un grupo de diez adolescentes. Se utilizó, desde una metodología cualitativa, el dispositivo grupal, a partir de la concepción y metodología de la Educación Popular. El procesamiento de la información se hizo a partir del análisis de contenido de las sesiones de trabajo, dando como principales resultados la existencia en el grupo, de factores individuales contribuyentes tales como la presencia de determinadas habilidades comunicativas, aspiraciones futuras y algunos contenidos de los procesos autovalorativos y de la autoestima; así como factores del contexto que resultan potencialmente favorecedores. No obstante, se manifiesta la existencia de condiciones obstaculizadoras tanto objetivas como subjetivas, vinculadas con la comunidad, familia y escuela, y a limitaciones propias de los recursos personológicos de los sujetos, potenciadas por su propia situación de exclusión.
Abstract
This investigation presents a characterization of the factors that impact in the expression of the resilience capacity, of a group of adolescents in exclusion situation of the School of Integral Formation (EFI in Spanish) José Martí of Havana, during the course of the Escaramujo Project. Until the moment, it constitutes a little studied investigative line in our country when linking, from oneself look, the categories social exclusion, adolescent transgressors of the law and resilience. Was investigated the individual factors and the context factors, taxpayers to the expression of the resilience capacity, as well as the objective and subjective conditions, that hinders such expression, in a group of ten adolescents. It was used, from a qualitative methodology, the group device, starting from the conception and methodology of the Popular Education. The information´s prosecution was made starting from the analysis of content of the work sessions, giving as main results the existence in the group, of taxpayer individual factors such certain talkative abilities, future aspirations and some contents of the self-appraisal processes and of the self-esteem; as well as factors of the context that are potentially benefits. Nevertheless, the existence of objective and subjective conditions that hinders resilience expression capacities is manifested. These conditions are linked with the community, family and school, and to limitations characteristic of the adolescent´s personality resources, promoted for their own exclusion situation.
Palabras claves
resiliencia; exclusión social; adolescentes transgresores en internamiento, resilience; social exclusion; boarder transgressor adolescents

Introducción
En los últimos años ha ido en aumento en nuestro país el índice de adolescentes que han cometido hechos que la ley tipifica como delitos, por lo que se torna una necesidad continuar con el estudio de este fenómeno, pero quizás desde una mirada diferente.
Desde diversas ciencias como la Psicología y el Derecho, las investigaciones en el tema de adolescentes que transgreden la ley, han tenido mayor énfasis en sus comportamientos, sus causas –psicológicas y/o sociales–, consecuencias, la caracterización de la esfera moral, su evaluación y diagnóstico así como, en la caracterización, desde el punto de vista psicográfico, de perfiles de personalidad y en las limitaciones en el trabajo de atención y prevención que realizan los oficiales del MININT.2
De esta manera, se dejan en un segundo plano las potencialidades y fortalezas que esos sujetos pudieran poseer, al decir de Licea (2011) aquellas “relacionadas con la creatividad, la necesidad de aprendizaje, la disposición para la acción, el establecimiento de redes de relaciones, la mayor autonomía, la posibilidad de participar de variadas formas” (p. 52), y a lo que podríamos agregar, además, aquellas relacionadas con disposiciones o tendencias resilientes, según las variables contextuales y las diferencias individuales en interacción con factores de riesgo y protectores. Por tanto, estudiar a esta población desde un enfoque de riesgo, no permite que se tomen en cuenta los factores intersubjetivos que subyacen a la comisión de hechos que la ley tipifica como delitos. De ahí la importancia de una propuesta diferente, que al menos intente acercarse a factores que tienen que ver con la vivencia, con las potencialidades no solo externas, sino también internas.
Un enfoque que permite este acercamiento, lo constituye el de resiliencia, el cual resulta una manera novedosa de entender y analizar la realidad, opuesta a los enfoques tradicionales de riesgo. Esta concepción coloca el énfasis en las potencialidades, capacidades y factores que permiten una adaptación exitosa de los individuos ante las adversidades del entorno. Desde las distintas áreas que abordan esta problemática en la psicología, resulta una propuesta que ofrece oportunidades para la búsqueda exitosa de soluciones a problemas o situaciones desfavorables, con las que tantos grupos humanos como individuos en particular, tienen que convivir.
Los estudios sobre este fenómeno se han centrado, en mayor medida, en su caracterización teórica y conceptualización. En el caso de las investigaciones, aquellas realizadas en nuestro país han sido diversas y con diferentes grupos de estudios,3 con una mirada de análisis mayormente desde la psicología clínica y, en menor medida, desde la psicología social.
En este sentido, se evidencia que en el terreno de la resiliencia resulta necesario el abordaje del tema en este grupo social, dado que puede aportar valiosos elementos para el trabajo que se lleva a cabo con él, si tenemos en cuenta que estos/as adolescentes se encuentran inmersos en un contexto desfavorable para el desarrollo de sus potencialidades y en una situación de exclusión social. Sin embargo, por el momento de su desarrollo personológico, cuentan con capacidades que, de ser trabajadas adecuadamente, pudieran revertir algunas de las problemáticas o, al menos, la significación que tiene en ellos/as.
Así, existe un acercamiento al tema desde esta perspectiva, aunque indirectamente, a partir de la labor que realiza el Proyecto Escaramujo,4 debido a que no se trabaja con la categoría resiliencia. Sin embargo, con el desarrollo de los talleres se potencian, por medio de la reflexión crítica, el diálogo, la participación y la sensibilización para la transformación, determinados aspectos que consideramos facilitadores de conductas resilientes, como las habilidades comunicativas, el control de las emociones, el adecuado manejo de las relaciones interpersonales, las aspiraciones futuras, la autoconfianza y el sentido del humor positivo. Con esto se pretende contribuir a la transformación de las prácticas y concepciones de los/as adolescentes.
Durante las experiencias previas del Proyecto en diferentes Escuelas de Formación Integral del país, han aflorado en los/as participantes, comportamientos diferentes a la dinámica de relación que revelan los/as oficiales del MININT con los/as que interactúan, lo que denota la existencia de potencialidades (por ejemplo: habilidades para la interacción social, confianza en sí mismos/as, trabajo en equipo y capacidad para dialogar con otros/as adolescentes, fortalecimiento de la autonomía en la búsqueda de soluciones a problemas de índole intragrupal, creatividad, desarrollo de capacidades expresivas individuales y colectivas, entre otras), que quizás no se tienen en cuenta en el trabajo que se realiza con ellos/as, o no lo suficientemente, y que ayudarían a una mejor preparación para su posterior reinserción en la sociedad, dado que retornan a un medio hostil, favorecedor de conductas inadecuadas, pero a las que se pueden sobreponer con un desarrollo apropiado de las capacidades resilientes.
            Metodología
Para el presente trabajo nos planteamos como Problema de investigación: ¿Qué características presentan, los factores que inciden en la expresión de la capacidad de resiliencia, de un grupo de adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana?
De acuerdo con estos elementos, se organizó el estudio a partir de los objetivos y el diseño metodológico en general que referimos a continuación:
            Objetivo General:
Caracterizar los factores contribuyentes a la expresión de la capacidad de resiliencia de un grupo de adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana, durante el transcurso del Proyecto Escaramujo.
            Objetivos Específicos:
1. Explorar los factores individuales contribuyentes a la expresión de la capacidad de resiliencia en adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana.
2. Explorar los factores del contexto contribuyentes a la expresión de la capacidad de resiliencia en adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana.
3. Analizar las condiciones obstaculizadoras de la expresión de la capacidad de resiliencia en un grupo de adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral “José Martí” de La Habana.
Definición de la categoría de análisis y sus dimensiones
Entenderemos como situación de exclusión social, el hecho de que los/as adolescentes se encuentran en internamiento tras haber presentado una conducta social desajustada de manera reiterada, y haber sido evaluados/as junto con sus familias, a través de varios procesos que han demostrado su participación en la comisión de hechos que la ley tipifica como delito. En este escenario se evidencian un conjunto de factores que condicionan tal situación de exclusión, determinados por los límites de integración, la participación ciudadana, la ausencia de espacios de socialización potenciadores de un desarrollo personal favorecedor, así como otros elementos objetivos, externos a la vivencia de este grupo de adolescentes, que al considerarse como transgresores de la ley en internamiento, favorecen la expresión de conductas estigmatizantes y de discriminación, que pueden restringir su reinserción en la sociedad.
Resiliencia: enfrentamiento exitoso a la adversidad, en un contexto de amenazas significativas y situaciones de alto riesgo para el desarrollo del individuo, saliendo fortalecido incluso, de tales circunstancias, mediante la interacción de sus características individuales con las del entorno donde se desenvuelve.

 

Aspectos a trabajar
Factores individuales: factores o características del propio adolescente que influyen de manera favorable en la expresión de sus capacidades resilientes.
Factores del contexto: agentes de socialización y características del ambiente que influyen de manera favorable en la expresión de las capacidades resilientes de los/as adolescentes.
Condiciones obstaculizadoras de la expresión de la capacidad de resiliencia: situaciones o aspectos que, tanto desde el punto de vista objetivo como subjetivo, afectan la capacidad de sobreponerse exitosamente a circunstancias adversas en las que los/as adolescentes se encuentran.
Condiciones objetivas: aquellas marcadas por el contexto –agentes de socialización– y el comportamiento propio de los/as adolescentes, que obstaculizan la expresión de la capacidad de resiliencia.
Condiciones subjetivas: percepción de autolimitación de los/as propios/as adolescentes, para sobreponerse exitosamente a situaciones adversas, a partir de las relaciones que establecen con su contexto, tanto a nivel macro como del micro medio en el que se insertan.
Grupo de estudio: Diez adolescentes en situación de exclusión social de la Escuela de Formación Integral (EFI) de La Habana “José Martí”. 
Criterios de selección: Adolescentes que se encuentran en la etapa inicial de la atención integral en la Escuela de Formación Integral de La Habana, que hayan sido elegidos por la dirección de la escuela y que quieran integrar el Proyecto Escaramujo.
            Caracterización del grupo y fundamentación de su selección
El grupo de estudio se constituyó por cinco muchachas y cinco muchachos que se encuentran en situación de exclusión social.
La selección de los/las adolescentes fue decisión de la dirección del centro, a partir de la demanda del equipo de trabajo.
            Tipo de Metodología y su fundamentación
Se utilizó un enfoque cualitativo debido a la posibilidad que ofrece de describir, comprender e interpretar los fenómenos que suceden en la realidad de una manera natural, sin una manipulación o estimulación con respecto a esta. En este sentido es importante señalar que esta investigación se insertó en el Proyecto Escaramujo. Se pretende que sirva de base para una metodología de trabajo con este grupo de adolescentes, en función de las capacidades resilientes que presenten y que puedan ser potenciadas en ellos/as, a partir del trabajo que desarrolla el Proyecto. Desde esta lógica, entonces, y partiendo de su concepción teórico-metodológica, se tornó necesaria la utilización de la Educación Popular para el presente estudio, puesto que se busca descubrir la realidad desde la participación activa de los/as adolescentes, generando análisis y reflexiones que tienen como punto de partida sus experiencias e interacciones con otros sujetos para, de esta manera, lograr una transformación de su realidad, o del modo en que la perciben y comprenden.
            Métodos, técnicas e instrumentos. Fundamentación
A partir de lo explicado con anterioridad se desprende la importancia de asumir la Investigación-Acción-Participativa (IAP) como método de investigación en el presente estudio, en tanto su doble función: educativa y transformadora.
Por otra parte, las técnicas e instrumentos utilizados fueron los siguientes:
1) Dispositivo grupal: Se utilizó el grupo focal como herramienta imprescindible, por la información que brinda sobre la temática que pretendemos investigar, porque permite a los participantes expresarse libremente y facilita la discusión y reflexión en el grupo, lo que puede contribuir a favorecer la expresividad, la imaginación, la creatividad y la motivación de sus miembros.
La organización y aplicación de las técnicas utilizadas a través del dispositivo grupal, responde a la lógica de la Educación Popular. Para ello se privilegió que, de manera general, el trabajo en los talleres partiera de una dinámica que favoreciera la participación e integración grupal, atendiendo a diferentes momentos fundamentales:
1. De trabajo individual para promover la autorreflexión.
2. De trabajo en subgrupos, para favorecer la participación de todos/as los/as adolescentes, la construcción colectiva, el trabajo en equipo, la corresponsabilidad, el respeto al otro, la confianza en el otro, la tolerancia.
3. De trabajo colectivo, para propiciar la comunicación mediante el diálogo, la reflexión, la construcción colectiva, el respeto al otro, la tolerancia, a través de debates desarrollados en plenaria.
Una técnica que se utilizó durante el desarrollo de los tres momentos fue la observación participante, para triangular y complementar la información obtenida a través de las diferentes técnicas.
2) Entrevista a expertos: Con el fin de indagar sobre el trabajo que realizan en la institución con los y las adolescentes que se encuentran internos/as en ella. Los expertos entrevistados fueron la directora de la institución y un oficial encargado del control de la disciplina de los/as internos/as.
3) Análisis documental: Utilizada para la revisión de los expedientes legales de los/as adolescentes y del reglamento de la institución, lo que servirá para un acercamiento previo a los miembros del grupo con los que desarrollaremos los talleres, así como al centro. Además, brinda la posibilidad de complementar información sobre los factores individuales y del contexto que inciden en la situación de exclusión de estos/as adolescentes, y que pueden ser favorecedores o no de la expresión de la capacidad de resiliencia.
            Principales resultados de la investigación
En el presente apartado se presentarán los principales resultados obtenidos en esta investigación. El análisis seguirá el orden lógico de nuestros objetivos propuestos, y de cada una de las dimensiones e indicadores de la categoría presentada en el estudio.
            De los factores individuales contribuyentes a la expresión de la capacidad de       resiliencia en el grupo de adolescentes
En cuanto a los factores individuales se observó que los miembros de este grupo, aun cuando tienden a presentar una autovaloración inestructurada y dificultades en la autoestima, durante el desarrollo del Proyecto y en diferentes momentos, vimos que expresan reflexiones, acerca de sí, variadas, coherentes, que evidencian confianza en sí mismos/as, con elaboración personal; tienen disposición a cooperar y apoyarse mutuamente, relaciones interpersonales favorables entre ellos y ellas, aspiraciones futuras y reflexionan sobre sus comportamientos.
En este sentido encontramos en el grupo que, generalmente, realizan valoraciones de sí mismos/as tanto con características positivas como negativas, aunque le otorgan más importancia, en la mayoría de las ocasiones, a los rasgos positivos o que más les gusta de sí mismos/as. También se identifican con cualidades externas –positivas– de la personalidad, relacionadas con gustos, preferencias y características morales. Existen algunas frases que lo evidencian: si me compran seré buen amigo; Yo soy inteligente, honesta, sincera, amigable, compañera.
Lo anterior también habla de sus potencialidades, las que están centradas en lo que es importante para el adolescente en esta etapa, como por ejemplo garantizar la sociabilidad y la importancia que le conceden a la amistad, etc. Entonces, aquí se manifiestan cualidades que pueden favorecer la expresión de la capacidad de resiliencia, pues son capaces de valorarse positivamente desde acciones propias del período del desarrollo en el que se encuentran, como el baile, la música, la lealtad, la amistad, aun cuando estas características de la etapa sean extrínsecas al propio desarrollo personológico.
Asimismo, durante los debates en las sesiones, los miembros del grupo fueron capaces de expresar características negativas de sí mismos/as, que están condicionadas por su situación de exclusión social y por los hechos delictivos que han cometido. Algunas expresiones lo evidencian: Desobediente por qué Porque si no, no estarías aquí. Tú no eres inteligente, el que fuera inteligente de verdad … no estuviera aquí adentro. Además, estos rasgos o cualidades negativas que consideran que poseen pueden ser resultados de la influencia de la sociedad en su entorno más inmediato, o de los grupos sociales con los que se relacionan.
Sin embargo, también puede hacer referencia a que poseen un conocimiento de sí mismos/as, aun cuando el contenido no esté en sus potencialidades y refleje un pobre autoconocimiento, ya que para ellos/as el que es inteligente es aquel que comete los mismos hechos delictivos que ellos/as, pero con la diferencia de que se encuentran fuera de la EFI. Entonces, de forma latente se identifican potencialidades para trabajar la expresión de sus capacidades resilientes, pero se deben resignificar en cuanto a su contenido, pues se evidencia una distorsión relacionada con su significado moral, según los principios y los valores de nuestra sociedad. Como se observa, para el grupo llegar a la institución escolar constituye una situación adversa, porque les demuestra que no son lo suficientemente inteligentes como otros/as que continúan fuera de la escuela realizando actividades delictivas. Por lo tanto, se manifiesta que para ello/as el contenido de lo que es sobreponerse exitosamente a situaciones adversas, se contrapone con lo que plantea la literatura.
Es curioso el hecho de que la mayor parte del grupo refiera que no les gusta estar inmersos/as en circunstancias que impliquen violencia, por ejemplo discutir, que los/as maltraten o humillen, fajarse, el abuso. No obstante, vemos que algunos/as de estos/as sujetos realizan estos comportamientos. Tal es el caso de RR, que no le gusta fajarse, pero su mayor problema en la escuela es ser agresivo; o RM, que no le gusta discutir, y su principal dificultad es precisamente esa. Esto muestra que probablemente ellos/as tienen la necesidad de poder tener recursos para la solución de conflictos desde una manera diferente; pero se evidencia como expectativa, no como realidad. Este es un factor que pudiera contribuir a la expresión de la capacidad de resiliencia si se trabajara intencionadamente para entrenar a estos/as adolescentes en la solución de conflictos, y que la escuela, en su intención de contribuir a la reinserción social, prestara atención a estos aspectos. Quizás también esa no correspondencia entre los comportamientos de estos/as adolescentes y lo que realmente prefieren, nos puede develar que ellos/as no quisieran vivir en un ambiente de conflictos, pero que no cuentan con recursos personológicos para lidiar de manera diferente, con situaciones en las que están inmersos/as.
Por otra parte, observamos que los/as adolescentes fueron capaces de reconocer que presentan determinadas problemáticas, relacionadas con dificultades en sus relaciones interpersonales, sobre todo en los marcos de la institución (no tener más confianza con sus padres, malas relaciones entre hembras y varones, malos tratos de los profesores), y con su situación de internamiento. En tanto, entre las causas que responden más a lo que constituye para ellos su problema central –estar internos en la EFI–, se encuentran, en primer lugar, aquellas que tienen que ver con la influencia de criterios externos que regulan su comportamiento (por embullo por dejarme guiar, hemos hecho malas cosas. Nos sentimos presionados por los demás, por guapería y querer tener fama), característica típica de la etapa de la adolescencia en la que se encuentran. También encontramos aquellos que se relacionan con criterios internos que regulan sus propias conductas (no oír consejo, no hacer caso). Esto muestra cómo características que son propias de la edad se exacerban o se hiperbolizan de tal manera que los/as conduce a cometer hechos que los/as ponen en situación de mayor vulnerabilidad, por querer tener reconocimiento social, por la presión de otras personas, por embullo. Sin embargo, el grupo es capaz de reconocer esta situación, por lo que esto refleja su autocrítica y su autoconocimiento, factores favorecedores de la expresión de la capacidad de resiliencia.
En cuanto a las habilidades comunicativas que los/as integrantes del grupo expresaron para comunicarse en los espacios de las dinámicas grupales, encontramos que supieron defender las opiniones y expresar emociones, a través de la emisión de sus puntos de vista, ideas, sentimientos acerca de los temas debatidos, sobre sí mismos/as; sin rigidez ni imponiendo su opinión sobre la de los/as demás, y con cortesía y amabilidad.
Si bien es cierto que durante los primeros encuentros, sobre todo en la primera semana, los/as adolescentes intentaban imponer sus criterios o no aceptaban el de los/as demás cuando discrepaban del suyo, luego con el desarrollo del proceso esta situación se transformó favorablemente. Sin embargo, no dejaron de manifestarse las burlas, las ofensas y el maltrato verbal en algunos casos, aunque no fue un elemento sobresaliente, aun cuando no se demostraron expresiones de afecto.
De manera general en el grupo existió una buena disposición para la realización de actividades en conjunto, a cooperar, a ayudarse mutuamente, que se fue desarrollando durante el transcurso del Proyecto.
Todas las circunstancias anteriores permitieron que las relaciones con los coetáneos fueran favorables, quizás igualmente influenciado por el hecho de que en la institución escolar, la violencia entre los/as estudiantes constituye una indisciplina grave. También aprendieron a trabajar en equipo, a llegar a un consenso de criterios y a establecer diálogos que permitieron la realización exitosa de las actividades propuestas por el equipo de coordinación, como por ejemplo los dibujos colectivos, las dramatizaciones, redactar la historia que constituiría el producto comunicativo final, así como las filmaciones. Esto evidencia que cuentan con recursos personológicos favorecedores de la expresión de la capacidad de resiliencia, y sobre los cuales la institución escolar puede incidir intencionalmente en la labor que desempeña.
En cuanto a las aspiraciones futuras, a partir de los talleres y de la revisión de expedientes, encontramos que, en lo referido al contenido, mayormente están orientadas a la esfera laboral. No obstante, algunos no tienen claro en qué les gustaría trabajar, aunque sí manifiestan este deseo o aspiración. La mayor parte de tales profesiones tienen un prestigio a nivel social, lo que es típico en esta etapa del desarrollo, como se plantea en la literatura, y que, además, para otros/as la elección de la futura profesión no ocupa un lugar importante en sus reflexiones ni un contenido central en sus motivaciones. De este modo, se evidencia una tendencia hacia la superación profesional y hacia la transformación de su realidad actual.
            De los factores del contexto contribuyentes a la expresión de la capacidad de       resiliencia en el grupo de adolescentes
Referido a los factores del contexto existen, a nivel macrosocial, como se plantea en la literatura, un marco jurídico protector de derechos, a partir de determinadas leyes en la legislación cubana, entre ellas el Código de la Niñez y la Juventud, la Convención de Derechos del Niño y del Adolescente, el Código Penal y el Decreto-Ley no.64. También como política del Estado, en las comunidades se encuentran el gobierno local, los talleres de transformación, las casas de cultura, entre otras instituciones sociales. Todas estas legislaciones e instituciones pudieran ser favorecedoras de la expresión de las capacidades resilientes, de trabajar de forma articulada e integrada.
Asimismo, a nivel de la institución escolar (EFI), existe este marco jurídico o apoyo social, pues los/as adolescentes cuentan con un Reglamento Disciplinario que respalda sus derechos, como los relacionados con una alimentación adecuada, una higiene, la participación en diferentes actividades. Igualmente, los expertos entrevistados comentan que entre las actividades en las que se insertan están los encuentros deportivos, los talleres de oficio, de artes manuales, excursiones, actividades culturales, y entre los proyectos están La Colmenita, Bahía de La Habana y Escaramujo; porque, según palabras de la directora de la institución, la vinculación de ellos en cualquier actividad socialmente útil, o deportiva, cultural o recreativa los ayuda a la transformación de sus conductas.
En la EFI también se toman en cuenta las características positivas de los/as estudiantes mediante una estrategia de intervención que se realiza cuando ingresan a la escuela, a partir de la información ofrecida por el Centro de Evaluación, Atención y Orientación a Menores (CEAOM). En este lugar se indaga sobre las principales necesidades, dificultades y potencialidades de los/as adolescentes y, en base a ellas, se diseña y lleva a cabo la estrategia de intervención. No obstante, debemos destacar como debilidad que dichas potencialidades se centran en cualidades externas de la personalidad, y no en procesos y particularidades psicológicas.
Si, por otro lado, nos centramos más en un nivel individual, encontramos que para el grupo de estudio quizás esta institución pueda tributar a la transformación de sus prácticas sociales y convertirse en un medio para su reinserción en la sociedad. A través de su vínculo en variadas actividades pueden originar, resignificar y/o fortalecerse en ellos y ellas, aspiraciones futuras relacionadas con la esfera profesional y no con la comisión de hechos delictivos. Así, colocan una mirada hacia ellos/as mismos/as no siendo delincuentes en el futuro, sino siendo, por ejemplo, deportista, carpintero, veterinaria, estilista.
Con relación a la familia, en un primer momento en el grupo se proyectó una imagen ideal referida a este agente de socialización, y fueron realzadas las figuras materna y paterna. Hay momentos en donde se evidencia: se preocupan por mí; me dan consejos; me ayudan. Esta información igualmente pudiera mostrar necesidades afectivas y deseos latentes en el grupo de adolescente, en lo que también puede influir su situación de exclusión social, al encontrarse en internamiento.
Es importante señalar que en sus prácticas cotidianas, probablemente los miembros del grupo desarrollen capacidades resilientes, pero no para insertarse en la sociedad, sino en sus grupos específicos de pertenencia, quizás a partir de percibirlos como una red de apoyo informal. En nuestra investigación se evidencia que sí poseen recursos personológicos y del contexto porque, por ejemplo, el grupo es favorecedor, es donde se encuentra el apoyo. Sin embargo, ¿a qué grupo se hace referencia? A su grupo de iguales con los que se relacionan, a sus pandillas. Entonces, desde esta perspectiva, serían factores resilientes, pero no como plantea la teoría, ya que constituirían factores para sobrevivir exitosamente en esos grupos, y no para hacerlo en la sociedad en su conjunto. Por eso se deben tomar en cuenta estos elementos en el trabajo que se realiza con estos/as adolescentes, para resignificar estos contenidos y contribuir a su reinserción en la sociedad por medio del desarrollo de estas capacidades.
            Condiciones obstaculizadoras de la expresión de la capacidad de resiliencia en el           grupo de adolescentes
En la presente investigación resulta necesario hacer referencia a aquellas situaciones o aspectos, tanto desde lo objetivo como lo subjetivo, que influyen de forma negativa en la expresión de la capacidad que tienen los y las adolescentes con los/las que se trabaja, de sobreponerse exitosamente a circunstancias adversas en las que se encuentran. En el grupo de estudio estas condiciones se encontraron presentes.
En el caso de las condiciones objetivas, se encuentra la comunidad, donde algunos/as adolescentes pertenecen a barrios5 con elevados índices de indicadores de desajuste social. Por ejemplo: violencia física –golpes, asesinatos, lesiones– o verbal, amenazas, escándalos, tráfico y consumo de drogas, alcoholismo, corrupción de menores, robos con fuerza y/o con violencia y venta de objetos robados. También se evidencian las relaciones con personas vinculadas a prácticas delictivas, y que los/as adolescentes tienen acceso al consumo de bebidas alcohólicas. Estas circunstancias influyen en que las relaciones interpersonales entre los miembros de la comunidad sean tensas, violentas, agresivas, y que exista rivalidad entre diferentes pandillas que viven en el barrio.
Como se plantea en la literatura, la relación que se establece entre los/as adolescentes y los miembros de su comunidad, ejerce una notable influencia en el desarrollo de su personalidad, lo que puede propiciar que lleguen a aceptar, como si fueran propios, modelos de comportamiento que sean legitimados desde la comunidad misma. Por tanto, todos los elementos anteriores, aunado al hecho de que los/as integrantes del grupo se encuentran todo el día en la calle –antes del llegar a la EFI–, puede contribuir a que se vinculen a hechos que la ley tipifica como delitos, como aquellos por los cuales se encuentran en la institución escolar.
Por otra parte encontramos a la familia. Hallamos, a partir de la revisión de expedientes, la pertenencia a familias disfuncionales, y a partir también de otras técnicas aplicadas –como las dinámicas grupales–, la pertenencia a familias con presencia de indicadores de desajuste social, como antecedentes delictivos, alcoholismo, conducta sexual desorganizada, escándalos, violencia física –golpes– o verbal, amenazas, la desvinculación laboral y el tráfico de drogas. Los elementos anteriores, así como el hecho de que las relaciones interpersonales entre los miembros de la familia tiendan a ser violentas, agresivas y conflictivas, con dificultades en las funciones y el proceso de comunicación; pueden conllevar y/o ser consecuencia de inadecuados estilos o métodos educativos utilizados por los padres o tutores, pues se encontró que en la mayoría de las familias de los miembros del grupo, se emplean métodos negligentes, permisivos, inconsistentes y los castigos, que pueden incluir la violencia física, como el caso de los golpes. También existe poco control sobre el comportamiento de los/as hijos/as, aun cuando ellos/as encuentran la manera de burlar la autoridad de sus padres, pues son características las fugas del hogar y la desobediencia.
Asimismo, encontramos en la familia abandono emocional, al menos por parte de alguna de las figuras paternas; que trae como consecuencia necesidades afectivas en estos/as adolescentes. Esto puede estar condicionando también una carencia espiritual en este grupo que, conjuntamente con la localización geográfica de los barrios a los que pertenecen los integrantes, la disfuncionalidad familiar y las carencias materiales, los/as pudiera colocar en una posición de desventaja social y constituir factores generadores de procesos de exclusión social, más allá de que, actualmente, se encuentren en internamiento. 
De manera general, se manifiesta un vínculo en prácticas cotidianas de hechos que la ley tipifica como delitos. Por ejemplo, trasnochar, robo con violencia, lesiones, fugas del hogar, deambular, prostitución, malversación; información que se obtuvo a partir de los talleres y de la revisión de los expedientes. Asimismo, vemos que existe reincidencia en la comisión de delitos que pueden implicar no solo regresar a la EFI, sino llegar a prisión. Además, la revisión de expedientes mostró que la mayoría de los/as integrantes del grupo es reincidente en la EFI, lo que constituye una expresión de la naturalización de su vínculo en actividades delictivas.
Otra de las condiciones objetivas obstaculizadoras de la expresión de la capacidad de resiliencia es la escuela (EFI). Se puede ver que en la relación maestro-estudiante, en ocasiones, los profesores y oficiales se dirigen hacia los/as adolescentes de forma agresiva, con expresiones de violencia, por lo que esto pudiera llevar a la existencia de un clima psicológico tenso. Es una relación que tiende a ser conflictiva, si tenemos en cuenta que los/as estudiantes no están acostumbrados/as a que un agente externo controle sus comportamientos. Asimismo, en los estilos de comunicación no se evidencia la existencia de diálogo entre ambas partes, lo que también puede influir de manera desfavorable en esta relación.
Además, se emplean métodos educativos impositivos, autoritarios, con un elevado control sobre el comportamiento de los/as adolescente, así como castigos, tales como reportes, hacer cuclillas, estar parados por largos períodos de tiempo, limpiar, entre otros.
Desde la institución escolar también se ha de resaltar, como una condición objetiva, la percepción que sobre ellos/as, poseen las personas que se encargan de su reeducación y reinserción en la sociedad. En este caso, desde el discurso de los expertos entrevistados, se evidencia por momentos la visión estigmatizante que poseen sobre los/as adolescentes, al considerar que no son personas normales, como las otras personas. Esta percepción, incluso, puede condicionar el estilo de relaciones que establecen los/as oficiales y maestros/as con los/as estudiantes que se encuentran en internamiento.
Para estos/as adolescentes, como también se plantea en la literatura, resulta importante ocupar un lugar o aquel al que se aspira en el grupo de amigos, buscar reconocimiento por parte de ellos y pasar más tiempo con ellos que con su familia. Sin embargo, este grupo de coetáneos –referido al que se encuentra fuera de la EFI–, puede constituir también un agente de socialización obstaculizador de las capacidades resilientes en estos/as adolescentes, pues es en donde ellos/as realizan actividades transgresoras de las normas sociales, que tienen una intención marcada de daño, y que están pensadas e intencionadas con el fin de alcanzar un objetivo concreto para beneficio personal, aun cuando sea a costa del bienestar emocional, físico o material de otra persona. Esto es un código que han aprendido, y que se relaciona con lo que sucede en la sociedad cubana actual, referido al individualismo; es decir, a un marcado énfasis en lo individual por encima de lo social.
Por otra parte, encontramos otras condiciones objetivas que, aunque constituyen regularidades del período etario en el que están, obstaculizan la expresión de la capacidad de resiliencia, desde un punto de vista individual. Una de ellas la constituye el hecho de que en el grupo, aun cuando existen aspiraciones futuras, los/as adolescentes no poseen una claridad entre estas, el nivel de elaboración, los medios y las circunstancias reales que permiten su consecución. Por tanto, tienden a no tener una estructuración. Otra es que tienden a presentar una autovaloración inestructurada y dificultades en la autoestima, pues en muchas ocasiones observamos un pobre conocimiento de sí, valoraciones negativas sobre sí mismos/as que evidencian falta de confianza –aun cuando tienden más a resaltar cualidades positivas–, y una pobre elaboración personal.
En el caso de las condiciones subjetivas, se encontró que el delito es un fenómeno naturalizado, no solo causado por necesidades económicas, sino como medio fácil para alcanzar las comodidades deseadas. Además, forma parte de las valoraciones que algunos/as adolescentes ofrecen sobre sí mismos/as.
Entonces, puede decirse que estos elementos están conllevando a dificultades en los procesos autovalorativos y en la autoestima, así como reflejan que los/as adolescentes pueden poseer un conocimiento limitado de su propias potencialidades. También esto pudiera ser causado por la pertenencia a barrios y familias con presencia de índices de indicadores de desajuste social, a su vínculo en actividades delictivas, y a que las valoraciones positivas que hacen sobre sí mismos/as son propias de la etapa de la adolescencia, pero extrínsecas a su desarrollo personológico, invisibilizándose, de esta forma, sus potencialidades intrínsecas.
El hecho de que en el grupo se evidencie que los/as participantes posean un conocimiento limitado de sus propias potencialidades, también puede estar condicionado por las valoraciones negativas con las que tienden a referirse sobre sí mismos/as, pues hay quienes se consideran delincuentes, o que pueden ser una influencia desfavorable para la sociedad, u otras características que se relacionan con la práctica de hechos delictivos. Esto también es resultado de la situación de exclusión social en la que se encuentran.
Todas estas situaciones pueden haber conllevado a que este grupo perciba el delito como un fenómeno natural –causado por necesidades económicas y/o como medio para ocupar ese lugar al que se aspira entre los coetáneos–, precisamente porque todas estas mismas condiciones y circunstancias, hacen que se vayan naturalizando las prácticas delictivas como procesos cotidianos que conforman las propias reglas de los grupos sociales en los que están insertados/as. También puede verse en este grupo una percepción de autoexclusión, condicionada por su situación actual de internamiento, pues subjetivan esta situación como sentirse presos, al compararse con este grupo social. Además, aun cuando para ellos/as resulta importante, en la escala social, la satisfacción de las necesidades económicas y materiales, observamos que se colocan en el nivel más bajo de la sociedad, basándose en su condición de internos en una EFI. Esta percepción de autoexclusión puede obstaculizar la expresión de su capacidad de resiliencia, en tanto es reflejo de una autovaloración y autoestima dañadas; porque colocan las causas de sus problemas en factores externos y de las relaciones interpersonales que establecen con los otros. Por otra parte, tienden a no tomar en cuenta sus dificultades al hacer una valoración de sí mismos exageradamente positiva, con un bajo nivel de autocrítica y elaboración personal.
           

A modo de conclusiones
En el grupo de adolescentes estudiados se manifiesta la existencia de factores individuales y del contexto, que resultan favorecedores de la expresión de la capacidad de resiliencia.
Dentro de las características de los factores individuales encontramos: Determinadas habilidades comunicativas tales como expresar emociones, defender las opiniones y las buenas relaciones con los coetáneos. Aspiraciones futuras orientadas a la esfera profesional. Capacidad de autocrítica, conocimiento de sí mismos/as, reflexiones en torno a sus propios comportamientos, disposición a cooperar y a apoyarse mutuamente.
Se evidencian factores del contexto potencialmente favorecedores, a partir de la existencia de un marco jurídico protector de derechos, tanto a nivel macro social como del micro medio donde se desarrollan (EFI), y de la percepción que poseen de la institución escolar y de sus familias. Algunos de los factores contribuyentes a la expresión de las capacidades resilientes en los/as adolescentes constituirían, en sus prácticas cotidianas, factores para sobrevivir exitosamente en los grupos sociales a los que pertenecen, más que para hacerlo en la sociedad en su conjunto.
Existen condiciones objetivas y subjetivas obstaculizadoras de la expresión de la capacidad de resiliencia en este grupo de adolescentes:
Las condiciones objetivas están dadas por: la pertenencia a barrios con elevados índices de indicadores de desajuste social y las relaciones interpersonales agresivas entre los miembros de la comunidad; la pertenencia a familias disfuncionales y con presencia de indicadores de desajuste social; las relaciones interpersonales agresivas y conflictivas entre los miembros de la familia y la utilización de métodos o estilos educativos inadecuados por parte de sus padres; el vínculo en prácticas cotidianas de hechos que la ley tipifica como delitos; la carencia espiritual y material que los coloca en una posición de desventaja social; los grupos sociales a los que pertenecen; la existencia de un clima psicológico tenso en las relaciones interpersonales maestro-estudiante en la EFI; los estilos de comunicación donde priman las funciones regulativa e informativa en la institución escolar; el empleo de métodos educativos inadecuados; las relaciones estudiante-estudiante, que tienden a ser conflictivas y violentas; una autovaloración inestructurada y dificultades en la autoestima. Las condiciones subjetivas vienen dadas por: La naturalización del delito como fenómeno causado por necesidades económicas y/o como vía para lograr reconocimiento por parte de los grupos sociales a los que pertenecen; la tendencia a poseer un conocimiento limitado de sus propias potencialidades; la percepción de autoexclusión que poseen; las vivencias negativas en torno a su estancia en la EFI.

 

Referencias bibliográficas

Calle, A. (2009). Resiliencia en Familias de Niños con Autismo (tesis de pregrado). Universidad de La Habana, Facultad de Psicología. La Habana.
Camejo, Y. (2015). Habilidades para la Interacción Social. Estudio con adolescentes en situación de exclusión social del Proyecto Escaramujo(tesis de pregrado). Universidad de La Habana, Facultad de Psicología. La Habana.
Lemes, I. (2007). Religión y resiliencia. Un estudio en el adulto mayor (tesis de pregrado). Universidad de La Habana, Facultad de Psicología. La Habana.
Licea, T. (2011). Desarrollo y participación adolescente. Una mirada desde la cooperación de UNICEF-Cuba en el ciclo 2008-2013. En: Delgado, D.; Fernández, J.; García, C.; García, F. y López, V. (2014). Cuadernos del CIPS 2011. Experiencias de investigación social en Cuba, 49-64. La Habana: Acuario.
Morales, E. (2007). Desventaja social, marginalidad y resiliencia en adolescentes cubanos. En: Col. de autores (2007). Adolescencia. Una reflexión necesaria. Centro de Estudios Sobre la Juventud. UNICEF. (163-181).
Núñez, C. (2013). Sobre la metodología de la educación popular. En: Romero, Ma. I.; Mirabal, A.; M. Alejandro; A. Dacal y J. Figueredo.  Concepción y metodología de la educación popular: Formación en Educación Popular Acompañada a Distancia. Selección de lecturas, t. II. La Habana: Caminos. (55-74).
Rodríguez, R. (2012). La Terapia Centrada en las Soluciones como una alternativa para el desarrollo de conductas resilientes (tesis de maestría). Universidad de La Habana, Facultad de Psicología. La Habana.
Romero, R. (2013). La ruta del Escaramujo (tesis de maestría). Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. La Habana.
S/A (s.f.). Reglamento Disciplinario de las EFI. (Soporte digital).

Notas
1 Artículo basado en la tesis: Ortiz, J. (2016). Resiliencia en adolescentes en situación de exclusión de la Escuela de Formación Integral “José Martí”. Una mirada desde el Proyecto Escaramujo (tesis de pregrado). Universidad de La Habana, Facultad de Psicología. La Habana.
2 Ministerio del Interior.
3 Por ejemplo, pacientes no psicóticos, individuos con creencias religiosas, familias de niños/as con autismo, entre otros.
4 Proyecto educomunicativo de las facultades de comunicación social y psicología de la Universidad de La Habana, que trabaja con adolescentes que han cometido hechos que la ley tipifica como delitos en distintas Escuelas de Formación Integral del país, desde el año 2010. 5 Por ejemplo: Buena Vista, Alamar, Los Sitios, San Leopoldo.

Power by: Moises Soft