Vol 7. N?m 20. 2019
“ACOMPAÑARTE”: PROGRAMA PSICOTERAPÉUTICO GRUPAL PARA ESCOLARES MENORES CON ALTERACIONES EMOCIONALES
Roxanne Castellanos Cabrera Facultad de Psicología, Universidad de La Habana
Resumen
Las alteraciones emocionales son muy frecuentes en las poblaciones infantiles, tanto como trastorno primario como secundario o concomitante a muchas otras problemáticas psicológicas de alta incidencia en estas edades. Estos trastornos afectan el bienestar subjetivo de estos infantes, comprometiendo su salud mental, física y el desarrollo social. Por ello es necesario contar con recursos psicoterapéuticos para su abordaje. Por diversas razones, el inicio de la escolarización supone vulnerabilidad para el padecimiento de alteraciones emocionales. La tesis doctoral de nuestra autoría estuvo dirigida a la fundamentación científica de un programa de psicoterapia grupal para escolares menores, para dar respuesta a esta demanda de atención psicológica. El presente artículo pretende en síntesis exponer sus principales contribuciones a la práctica profesional de psicólogos y psicoterapeutas infantiles. El programa tiene cuatro ejes explicativos que lo sostienen teórica y metodológicamente: ambiente humanista, técnicas creativas, trabajo grupal y acompañamiento psicológico. Además está organizado en cuatro fases de implementación: (1) detección de la demanda y evaluación de necesidades, (2) diseño de sesiones, (3) ejecución de las sesiones y (4) Monitorización y seguimiento. Cada una de ellas contiene la explicación detallada de sus objetivos, instrumentos y procedimientos. Se trata de una eficaz alternativa para tributar a la atención psicológica de escolares menores, que como valor adicional, puede servir de referente para la elaboración de intervenciones infantiles con edades y problemáticas diferentes.
Abstract
The emotional alterations are very frequent in the children populations, as much as primary disorder or of secondary way or concomitant to many other problematic psychological of high incidence in these ages. These disorders affect the subjective well-being of these infants, compromising their mental health, physical and social development. Therefore, it is necessary to have psychotherapeutic resources for their approach. For various reasons, the beginning of schooling implies vulnerability to the suffering of emotional alterations. The doctoral thesis of our authorship was directed to the scientific basis of a program of group psychotherapy for minor school children, to respond to this demand for psychological attention. This article aims to expose synthetically its main contributions to the professional practice of child psychologists and psychotherapists. The program has four explanatory axes that support it theoretically and methodologically: humanistic environment, creative techniques, group work and psychological accompaniment. It is also organized into four phases of implementation: (1) demand detection and needs assessment, (2) session design, (3) execution of sessions and (4) monitoring and follow-up. Each contains a detailed explanation of its objectives, instruments and procedures. This is an effective alternative to tax the psychological care of underage children, which as an additional value, can serve as a reference for the development of interventions for children with different ages and problems
Palabras claves
programa psicoterapéutico grupal, alteraciones emocionales, escolares menores, group psychotherapeutic program, emotional alterations, minor school children

Introducción
Un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), plantea que la prevalencia de los trastornos mentales continúa en aumento (2016). La infancia no escapa de esta realidad.
Sin embargo, la psicoterapia infantil es un tema poco atendido científicamente en la actualidad.
Rey, Martínez & Guerrero (2009), analizaron las tendencias de los artículos científicos en psicología clínica en Iberoamérica a partir de los artículos publicados en los sistemas de Información REDALYC y PSICODOC. Los resultados de este estudio, señalan que de 2961 artículos, solo 11 abordaron los trastornos infantiles, lo cual es una cifra irrisoria, aun sin poder precisar cuántos de ellos estaban dirigidos a alguna propuesta de intervención psicoterapéutica.
En Cuba no contamos con un legado sólido en términos de alternativas psicoterapéuticas, científicamente validadas para poblaciones infantiles, si bien existen algunas legitimadas en la práctica. A esto tenemos que agregar que en los momentos actuales los servicios destinados a la psicoterapia infantil son escasos y localizados en muy pocas instituciones hospitalarias o de salud mental.
En el período comprendido entre los seis y ocho años de edad, ocurren las primeras etapas de la escolarización, acontecimiento que marca un cambio radical en el sistema de exigencias de los niños. Por múltiples razones puede llegar a ser una etapa difícil, lo cual sumado al surgimiento de la vivencia atribuida de sentido –propia de la crisis de los siete años– favorece la vulnerabilidad a la aparición de alteraciones emocionales en los escolares menores, afectando su bienestar psicológico y la salud mental.
La pertinencia de esta investigación responde a la necesidad de contar con una estrategia interventiva para responder a una demanda de atención psicológica detectada en el Centro de Atención y Orientación Psicológica (COAP ), unido a la escasez de esquemas de intervención sustentados científicamente en nuestro contexto profesional.
La novedad radica en la singularidad del diseño del programa. Es una concepción sistémica de cuatro elementos que lo sustentan teórica y metodológicamente, respondiendo todo a un marco referencial que combina el enfoque histórico cultural y la terapia de juego centrada en el niño.
Resulta novedoso además que el programa ha sido sometido a una revisión crítica sistemática a través de la investigación-acción durante una década de experiencias grupales que constituyen los casos de estudio, lo cual ha permitido su enriquecimiento y perfeccionamiento.
Por otra parte la evaluación del programa ha colocado el énfasis en el proceso, elaborando instrumentos de monitorización de la evolución grupal; esto permite valorar los resultados que se están alcanzando y poder efectuar los ajustes pertinentes, sobre la misma puesta en marcha de la intervención. 
El impacto de la investigación recae sobre las familias (niños y padres) que se han beneficiado como sujetos del programa de intervención y los que en el futuro podrán serlo, tanto en el COAP como en otros servicios de psicología clínica donde ya se está insertando esta estrategia psicoterapéutica. Además los resultados de investigación, servirán para la preparación de especialistas.
En consonancia con lo anterior, el principal aporte que se deriva de este trabajo de tesis, es un esquema de intervención para atender un problema de salud mental al que debe responder la práctica profesional psicológica en la clínica infantil.
El objetivo general que orientó esta investigación fue el siguiente: Fundamentar teórica, metodológica y procedimentalmente un programa psicoterapéutico para escolares menores con alteraciones emocionales.
Método
Participantes
Para el estudio de casos que sustenta esta investigación se desarrollaron seis intervenciones psicoterapéuticas desde el año 2004 hasta el 2015. Estas intervenciones son consideradas casos grupales y se reflejan en cortes parciales de la investigación que sustentó la tesis de maestría de nuestra autoría (Castellanos, 2008) y varias tesis de licenciatura desarrolladas bajo nuestra tutoría (Abadie, 2010; De la Vega, 2011; Álvarez, 2011; Fernández, 2012; Martínez, 2012; Vargas, 2014; Escalona, 2014 y Vázquez, 2015).
Cada caso grupal se conforma por dos grupos: el de los niños (experiencia grupal infantil) y el de los familiares (experiencia grupal de acompañamiento). Los grupos de niños se conformaron con un límite de 10 o 12 sujetos.
Los criterios de inclusión que se siguieron fueron:

  • Tener de 6 a 8 años.
  • Diagnóstico de trastornos emocionales (primarios, secundarios o concomitantes a otros).
  • No presentar retraso mental.
  • No presentar limitaciones físicas que impidan su participación en las acciones terapéuticas del grupo.
  • Ser sujetos potenciales de la psicoterapia grupal atendiendo al tipo de trastorno, nivel de estructuración de este y necesidad de ayuda por parte de la familia para manejar la problemática.

Instrumentos
La metodología empleada en esta investigación ha sido cualitativa.
La naturaleza de esta investigación determinó que ella transcurriera en dos etapas fundamentales, que se repiten cíclicamente. Cada una contiene sus propios procedimientos e instrumentos:

  • Las implementaciones del prototipo de programa.
  • El estudio exhaustivo de todo el material obtenido durante esas implementaciones.

Para las implementaciones del programa respondiendo al método de investigación-acción, se utilizaron los siguientes instrumentos y procedimientos:

  • La replicación literal del prototipo de programa.
  • El análisis de los productos de las actividades de los participantes.
  • La triangulación de información.
  • La codificación u ordenamiento conceptual.
  • La observación en dos modalidades: observación participante y sistemas narrativos de información.
  • Las entrevistas conversacionales.

Respecto a la segunda etapa -el estudio exhaustivo de todo el material obtenido durante esas implementaciones- para arribar a la sistematización teórica-metodológica del programa, se realizó a través de:

  • Estudio de casos múltiples.
  • Empleo de ejes temáticos para organizar y elaborar el conocimiento.

Procedimientos

La investigación se organizó del siguiente modo:

    • Búsqueda de los elementos teóricos-conceptuales y metodológicos para elaborar el primer programa de intervención.
    • Se llevan a cabo las seis aplicaciones del programa y se someten a indagación científica, con la investigación-acción.
    • Entre cada aplicación se sistematizan teóricamente los resultados fundamentales y se llevan a la siguiente experiencia grupal.

Este método ha permitido contemplar la perspectiva de los sujetos de la intervención y tomarla en cuenta de modo significativo para comprender el proceso y perfeccionar la estrategia psicoterapéutica. En el caso de los niños, el análisis del producto de las actividades y la observación narrativa, resolvieron las limitaciones autorreferenciales propias de su desarrollo psicológico. 
Las características metodológicas básicas del programa que es objeto de investigación, son las siguientes: 10 sesiones, una frecuencia semanal, 90 minutos de duración, un terapeuta y un observador por cada grupo, hasta 12 niños por grupo.
El empleo de la investigación-acción en la práctica clínica, aunque muy beneficioso, ha significado un reto importante. Es imprescindible una precisión clara en cuanto a los roles que deben jugar los investigadores y los sujetos de la investigación.

Aspectos éticos
Tanto los padres como los niños fueron informados acerca del hecho de que las experiencias grupales de las que ellos formarían parte, tributarían directamente a los objetivos de esta investigación, dándoles garantía acerca de que todo el material recopilado, incluyendo filmaciones de las sesiones, sería empleado con discreción y confidencialidad.
En el caso de los grupos de padres, ellos debían acceder además, a formar parte activa y protagónica de la intervención, como parte esencial de la propia metodología de la investigación. Todo ello se les explicó, detallándoles que la intervención cumplía fines terapéuticos e investigativos así como los roles que les correspondería jugar a los psicoterapeutas y a ellos como entes activos del proceso.  
Resultados
En aras de la síntesis, no se expondrá aquí el proceso de optimización gradual del programa “AcompañArte”a través de la investigación-acción. Ello consta en la tesis doctoral de nuestra autoría (Castellanos, 2017). A continuación se explicará cómo quedó sustentada la teoría, la metodología y el procedimiento de esta estrategia de intervención.
El valor psicoterapéutico de “AcompañArte” es sistémico; ambos grupos tributan por igual al logro de los efectos previstos.
“AcompañArte” cuenta con cuatro elementos distintivos que se complementan entre sí y de los que emana su poder terapéutico. Ellos son el ambiente humanista, las técnicas creativas, el trabajo grupal y el acompañamiento psicológico.
El ambiente psicoterapéutico de “AcompañArte” es en esencia humanista. Eso supone la creación de una atmósfera de permisividad, libertad de expresión, aceptación incondicional y respeto, con la intención de facilitar un contexto distinto a aquellos otros que han influido de modo determinante en la problemática que el niño presenta. Todo ello debe lograrse sin renunciar a la directividad, que sin embargo debe ser cualitativamente distinta a la habitual que reciben los menores en todos sus entornos de desarrollo. El ambiente se caracteriza también por el carácter lúdico de las actividades que se realizan. Es indispensable generar en todo momento un sentimiento de diversión y juego, aun cuando existan normas que regulen el modo de divertirse y jugar. Es un ambiente que además busca intencionalmente y de modo permanente, crear un espíritu de colectividad, dado que el trabajo grupal es la herramienta terapéutica fundamental de esta intervención.
Las técnicas creativas son el recurso instrumental del trabajo grupal. (Castellanos, 2013).  Ellas se basan en el empleo de los medios artísticos, los cuales poseen una cualidad natural para propiciar que las personas entren en contacto con sus estados interiores (emociones, sentimientos, estados de ánimo, conflictos, entre otros) y que logren “sacarlos afuera”. De este modo se convierten en material de trabajo para el propio sujeto y para el grupo en general.
Estas técnicas tienen los beneficios adicionales de servir como medio de comunicación alternativo al lenguaje verbal y de adaptarse a una metodología lúdica y grupal.
El trabajo grupal es el instrumento fundamental del programa psicoterapéutico “AcompañArte” sobre la base de las técnicas creativas, en el marco de un ambiente humanista. El coordinador es vital en la experiencia grupal infantil, de él dependerá mantener el trabajo sobre el problema,el cual no debe abordarse explícitamente con los niños. El contrato de la experiencia grupal de acompañamiento debe aclarar con precisión la singularidad de la experiencia, el tipo de metodología, clarificar los roles, los objetivos del grupo y las expectativas de los padres. Es indispensable lograr el empoderamiento y el protagonismo de ellos para potenciar los efectos derivados del trabajo grupal.
El acompañamiento psicológico es la noción que define cómo se lleva a cabo el trabajo con la familia. Supone un cuasi-paralelismo estructural de las sesiones de los padres en relación con las de los niños, para facilitar el acercamiento a las vivencias de sus hijos a partir de una combinación que implica por una parte, lograr representarse las cogniciones y afectos que se generan en sus hijos en el transcurso de estas actividades y al mismo tiempo ponerse en contacto con sus propias experiencias infantiles. De este modo los padres pueden arribar a una “comprensión” del niño, que le permita acompañarlo a lo largo de la intervención y replantearse la propia crianza –en general– de modo más edificante y constructivo, como un acompañamiento desarrollador.
Implementación del programa
La implementación alude al desarrollo de la intervención, la cual transita por cuatro fases. A cada una le corresponden objetivos que deben cumplirse rigurosamente para garantizar el éxito de la intervención en general. Todas son importantes y requieren el mismo nivel de atención por parte del profesional que las está ejecutando.
Fase 1. Detección de la demanda y evaluación de necesidades
Objetivos:

  • Realizar el levantamiento de casos que requieran formar parte del programa.
  • Realizar la convocatoria a padres y niños para formar parte del programa.
  • Conformar el grupo de intervención.
  • Evaluar las necesidades terapéuticas del grupo de niños que serán sujetos del programa.
  • Formular las expectativas de evolución de cada niño.

Instrumentos:

  • Expediente clínico.
  • Entrevista sociopsicológica: Se realizará a la familia (adultos) y se utilizará el modelo de García (2013 p. 18.) 
  • Dibujo libre y temático de la familia: ambas técnicas se inscriben en el ámbito de las psicográficas. En este caso se empleará la conceptualización y metodología de García (2013, p.55)
  • Cuestionario para padres: diseñado específicamente para los fines del programa. (Castellanos, 2008).

          Procedimientos
Los casos previamente detectados en la consulta, reciben una reevaluación clínica donde se precisan las situaciones sociales de desarrollo, las necesidades terapéuticas y las expectativas de evolución de cada caso. Esto servirá para el diseño de las sesiones del programa y para el seguimiento individual. Se necesita definir qué necesita cada menor del programa de psicoterapia, pero también hasta dónde puede resolverlo con esta estrategia.
El conjunto de técnicas que será utilizado como test y re-test para evaluar la evolución individual de los casos son los dibujos libres y de la familia así como el cuestionario a padres. Se aplican en tres momentos: en esta fase inicial, al terminar la intervención y al año de haberla concluido.
Los dibujos son de mucho valor por su carácter no verbal y proyectivo; además porque se cuenta con una metodología suficientemente validada a lo largo de veinte años. (García, 2013). En el caso de los cuestionarios a padres, se requiere que sean evaluados siempre por la misma persona, para evitar sesgos en las valoraciones debidos al factor individual.

Fase 2. Diseño del programa
Objetivos:

  • Adecuar el prototipo de programa “AcompañArte” a las peculiaridades del grupo de niños y el equivalente de los padres.

Instrumentos

  • Técnicas creativas: basadas en el empleo de recursos artísticos. Incluye las pictóricas, trabajo con barro, juegos y rondas musicales y cuentos terapéuticos.
  • Técnicas de vinculación: aquellas que crean espacios de fusión de los dos grupos para facilitar el descubrimiento y disfrute de una forma de contacto afectivo muy singular y beneficioso para padres e hijos.
  • Técnicas valorativas: responden a la premisa de la metodología cualitativa de otorgar protagonismo a los participantes y legitimar sus aportes valorativos.
  • Necesidades psicoterapéuticas y expectativas de evolución: se definen para cada niño y se consideran un instrumento de evaluación para lograr que el diseño del programa sea suficiente.

Procedimientos
Partiendo de las necesidades terapéuticas y las expectativas de evolución de cada niño, se eligen las técnicas que conformarán las sesiones del programa.
La distribución de las técnicas a lo largo del programa se relaciona con las propias características de estas, esto supone exigencias metodológicas a la hora de utilizarlas. Un requisito indispensable, es que hay que lograr que el diseño de las actividades garantice el trabajo grupal.
Los cuentos terapéuticos se eligen en función de las problemáticas esenciales de los menores y se combinan con las técnicas creativas no verbales, lo que permite movilizar al sujeto en alguna dirección y que lo exteriorice.
El diseño debe contemplar también el empleo de técnicas de vinculación, de efectividad comprobada. El programa cuenta con un equipo de coordinación que lo integran los terapeutas de cada grupo y un observador de cada uno de ellos. Las sesiones deben construirse entre todos y contar, de ser posible, con la supervisión de un experto.
La estructura de las sesiones es la siguiente:

  • Caldeamiento: crean una atmósfera propicia para el desarrollo de la sesión que incluye relajar tensiones, desinhibir, generar un clima lúdico y gratificante. Se emplean los juegos y rondas musicales. Duración de 5 a 10 minutos.
  • Actividades de desarrollo: aquellas que facilitan de modo más directo el abordaje del problema. Se emplean las técnicas pictóricas, el trabajo con el barro, los cuentos terapéuticos y las técnicas de vinculación (60 a 70 minutos).
  • Tarea para el hogar: elemento que enlaza una sesión con otra de modo simbólico y también concretamente como material sobre el cual se trabajará en la siguiente sesión.
  • Cierre: generan un cierre con clima de solidaridad, contacto afectivo y motivación para facilitar la adhesión al grupo. También explora las valoraciones de los padres acerca del programa. Se emplean juegos musicales, rondas y las técnicas valorativas para los adultos.  Duran de 5 a 10 minutos.

Según el diseño, las sesiones de ambos grupos se estructuran de modo análogo, aunque el recurso psicoterapéutico verbal se explota más en el grupo de padres.
Fase 3. Ejecución del programa
Objetivos:

  • Crear las condiciones para la ejecución del programa.
  • Llevar a la práctica el programa diseñado.
  • Realizar los ajustes pertinentes sobre la propia ejecución.
  • Evaluar la efectividad de las técnicas.
  • Evaluar la evolución de ambos grupos.

Instrumentos:

  • Prototipo de sesiones del programa “AcompañArte”: el que se debe haber elaborado en la sesión anterior.
  • Registros de observación grupal e individual.
  • Papelógrafo o dibujo mural: dibujo grupal que se realiza sobre un pliego de papel de gran tamaño que incita al trabajo en colectivo.
  • Indicadores de análisis del papelógrafo o dibujo mural
  • Indicadores de evolución grupal
  • Indicadores de efectividad de la combinación del cuento terapéutico y la técnica creativa no verbal.

Procedimientos.
Antes de comenzar a ejecutar el programa se necesita garantizar un conjunto de premisas físico-ambientales y los materiales para la realización de las técnicas creativas.
Los grupos permanecen abiertos hasta la sesión tres, respondiendo a dos cuestiones esenciales: la necesidad de reforzar la composición numérica ante posibles deserciones y por el criterio ético y profesional de urgencia de intervención de algún menor que acude a consulta en este período de tiempo.
La intervención se lleva a cabo durante las diez semanas previstas, contando con la guía indispensable de las sesiones diseñadas. Sin embargo, en todo momento la coordinación debe trabajar con una actitud de indagación, reflexión y flexibilidad. Por ello se trabaja en un equipo de coordinación que debe tener uno o dos observadores que se dediquen a registrar detalladamente todo lo que ocurre en el grupo.
Se cuenta con cuatro indicadores como un apoyo para la observación de la efectividad de la combinación entre el cuento terapéutico y la técnica creativa no verbal.
Además se han elaborado tres grupos de indicadores para evaluar la evolución grupal. Resultan instrumentos útiles pero no debe obviarse el examen del proceso grupal, de cara a posibles elementos novedosos o singulares.
Fase 4. Monitorización y seguimiento
Objetivo:

  • Evaluar la evolución de los casos al cierre de la intervención y un año después de concluida.

Instrumentos:

  • Dibujos espontáneos y temáticos de familia.
  • Cuestionario a padres.
  • Expectativas de evolución individual.

Procedimientos:
Al arribar a la fase 4 de la intervención, el programa “AcompañArte” ha concluido. Hasta este momento los instrumentos de evolución grupal han servido de apoyo para valorar cómo ha transcurrido el proceso. Corresponde ahora la evaluación clínica individual, que se repetirá al año de concluida la intervención para comprobar la perdurabilidad de los efectos alcanzados.
Se procederá a realizar la aplicación de la batería test-retest (dibujos y cuestionario a padres). Esta aplicación se compara con la inicial y se triangulan los resultados. Con este análisis trazamos pronósticos de evolución para evaluar a los niños al año de la intervención. Pueden ocurrir dos variantes:

  • Dibujos y cuestionarios indican resultados similares que pueden ser favorables o no favorables respecto a la evolución del niño: Estos niños tienen pronósticos de evolución bastante consistentes dados por la congruencia de los resultados. Los que tienen resultados similares en términos de buena evolución tienen pronósticos igualmente favorables. En estos casos la familia ha realizado un buen “acompañamiento” y por tanto ha logrado apreciar los avances del menor. Se espera que este acompañamiento debe seguirse produciendo de modo efectivo. Los que tienen resultados similares en términos de evoluciones más discretas, continúan con ese mismo pronóstico. Estos casos han sido muy pocos en nuestras experiencias grupales, siempre marcados por niveles de asistencia bajos e irregulares.
  • Se produce incongruencia entre los resultados del dibujo y los del cuestionario: Estos niños tienen pronósticos reservados, porque a pesar de que han logrado mejoría, su familia no ha realizado un buen aprovechamiento del grupo de acompañamiento, lo cual se evidencia en la falta de objetividad al valorar los avances del hijo (a). Esta incongruencia debe seguirse dando en el futuro, por lo que es bastante probable que las influencias familiares vuelvan a determinar la aparición de problemáticas y su correspondiente sintomatología. Se trata de casos peculiares que suelen coincidir con aquellas madres que se ha valorado que necesitan un apoyo psicológico personal, más allá del alcance del grupo de acompañamiento. Su condición patológica y patologizante, hace que se produzca esta incongruencia.

Sin embargo, como plantea West (2000) “Los resultados pueden tener menos duración si la familia no desea cambiar, pero las ganancias obtenidas en la terapia no se pierden por completo en el niño”. (p.43)
La “presencia de nuevos elementos externos agresivos” es otro elemento que puede matizar en negativo la evolución realizada al año de la intervención. Se trata de la existencia de determinada realidad en la vida del niño que puede estarlo afectando situacionalmente y por tanto se requiere repetir la evaluación cuando el problema haya sido solucionado o cuando el niño se haya adaptado.
Los prototipos de programas “AcompañArte”, han sido efectivos en todos los casos al término de las intervenciones. Además, sus efectos perduran en la mayoría de los casos, al año de la experiencia psicoterapéutica.
Discusión
Una investigación cubana de reciente publicación define cinco criterios para evaluar el bienestar subjetivo en los niños: autonomía, apego, competencias sociales, autoestima y regulación emocional (Hernández, Ferrer & Guevara, 2016). Coincidentemente el programa abarca todos estos elementos, por lo que se puede advertir con nitidez su contribución a la recuperación de salud mental y bienestar.
Los indicadores definidos para evaluar la evolución grupal según el proceso del grupo de acompañamiento, tienen similitud con algunos de los factores terapéuticos de I. Yalom (1975), referenciados por Zaldívar (2008).
Una investigación que ha empleado la concepción de “AcompañArte” para la atención de niños, cuyos padres no pidieron espontáneamente la ayuda, ha tenido limitaciones en sus resultados, entiéndase un pobre funcionamiento de la experiencia grupal de acompañamiento y evoluciones clínicas más discretas. La solicitud de ayuda parece relacionarse con los resultados que se alcanzan. (Batista, 2016)
La investigación enfatizó en especial la construcción de indicadores para el monitoreo de la evolución grupal, sin embargo ellos deben ajustarse a otras edades y problemáticas. Una investigación reciente en niños de cuatro a seis años demostró que el proceso grupal que se genera en estas edades, no puede ser leído con los indicadores de “AcompañArte”(De Jongh, 2016).
La investigación ha permitido también demostrar que la metodología cualitativa puede ser empleada en la psicología clínica, obteniéndose de ella múltiples beneficios tanto para investigar y como modo de intervención.
El programa “AcompañArte” deja efectos positivos perdurables tanto en los niños como en sus familias. La siguiente frase resume el propósito fundamental de nuestra estrategia: “Es poco realista esperar que un niño estará “curado” para siempre; en ocasiones las dificultades regresan en una fase posterior del desarrollo o si las circunstancias vitales del niño se deterioran, pero una vez liberado para desarrollarse en forma sana, el proceso de crecimiento se encuentra del lado del pequeño”. (West, 2000, p. 124).

 

Referencias bibliográficas

Abadie, L. (2010). Acercamiento al proceso de la coordinación en un grupo psicoterapéutico de escolares menores con trastornos emocionales. (Trabajo de diploma inédito). Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Álvarez, J. (2011). Programa de acompañamiento a padres de hijos con trastornos emocionales, mediante la utilización de técnicas creativas y la inclusión del cuento terapéutico. (Trabajo de diploma inédito). Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Arias, N. (2015). Evaluación del aprovechamiento a largo plazo de un programa de acompañamiento psicológico dirigido a escolares menores con trastornos emocionales y a sus padres. (Trabajo de diploma inédito). Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Batista, R. (2016). Programa de Intervención psicoterapéutica para escolares con retardo en el desarrollo psíquico. (Tesis de maestría inédita). Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Calviño, M. (1998). Trabajar en y con grupos. Experiencias y Reflexiones básicas. La Habana: Academia de Ciencias.
Castellanos, R. (2008). “Una experiencia psicoterapéutica de trabajo grupal infantil. Reflexiones teóricas y metodológicas”. (Tesis de maestría en psicología clínica y de la salud inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
___________. (2013). Las técnicas creativas en la psicoterapia grupal infantil. Revista Alternativas Cubanas de Psicología, 1(3), 71-79.
___________. (2017). “AcompañArte”. Programa Psicoterapéutico Grupal para escolares menores con alteraciones emocionales. (Tesis de doctorado inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
De Jongh, O. (2016). Psicoterapia Grupal Infantil con Técnicas Combinadas. (Tesis de maestría inédita). Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Escalona, M. (2014). Participación activa de los padres en un programa de acompañamiento de padres a hijos con trastornos emocionales. (Tesis de diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Espinosa, L. (2013). Evaluación a largo plazo del aprovechamiento de un programa psicoterapéutico dirigido a escolares menores con trastornos emocionales. (Tesis de diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Felipe, Z. (2013). Evaluación del aprovechamiento a largo plazo de un programa de acompañamiento psicológico para padres de escolares menores con trastornos emocionales, a partir de la percepción de los padres. (Tesis de diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Fernández, L. (2012). Experiencia psicoterapéutica grupal, basada en la combinación del cuento terapéutico con las técnicas creativas, dirigida a escolares menores con trastornos emocionales y/o del comportamiento. (Tesis de diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
García, A. (2013). Psicología Clínica Infantil. Su evaluación y diagnóstico. La Habana: Félix Varela.
Hernández, G.; Ferrer, D.M & Guevara, E.L. (2016). Bienestar psicológico en niños. Propuesta de indicadores para su estudio. Revista Alternativas Cubanas de Psicología, 4(12), 88-96.
Martínez, Y. (2012). La contribución activa de los padres en una experiencia psicoterapéutica grupal de acompañamiento psicológico. (Tesis de Diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana, Cuba.
OMS. (2016) Trastornos Mentales. Nota descriptiva, no. 396. Web oficial de la OMS. Recuperado de http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs396/es/
Rey, C.A., Martínez, J.A., & Guerrero, S.I. (2009): Tendencias de los artículos en Psicología Clínica en Iberoamérica. Revista Terapias Psicológicas, 27(1), 61-71 Recuperado de http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=78511885006
Vargas, L. (2014). Experiencia psicoterapéutica en un grupo de escolares menores. Revisión de sus instrumentos de monitorización y control. (Tesis de Diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Vázquez, V. (2015). Revisión crítica de la implementación de un grupo de acompañamiento de padres. (Tesis de Diploma inédita). Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
West, J. (2000). Terapia de juego centrada en el niño. México: El Manual Moderno.
Zaldívar, D. (2008). Psicoterapia grupal. En Zaldívar, D., Vega, R. & Roca, M. A. Psicoterapia General. La Habana: Félix Varela.


Unidad docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.
Power by: Moises Soft