Vol 7. Núm 21. 2019
CUENTAPROPISTAS: ENTRE CERTEZAS Y ALERTAS
Daybel Pañellas Álvarez Facultad de Psicología, Universidad de La Habana
Resumen
El artículo que se presenta reúne resultados de investigaciones realizadas durante ocho años con el sector privado. Se ha trabajado esencialmente con cuentapropistas capitalinos (de diversas actividades, ingresos, territorios, roles) y también, aunque en menor medida, de Pinar del Río (Viñales, Soroa); Matanzas (Playa Girón). Ello ha reunido a más de cuatro mil sujetos que han respondido cuestionarios, realizado role playings, dibujos, y han asistido a talleres de diversos fines. Los resultados muestran un caleidoscopio que permite mesurar juicios sobre este grupo social y definitivamente, verifican el escenario dinámico y heterogéneo que es Cuba hoy.
Abstract
The article that is presented gathers results of research carried out during eight years with the private sector. Work has been carried out mainly with “cuentapropistas” from Habana (from different activities, incomes, territories, roles) and also, although to a lesser extent, from Pinar del Río (Viñales, Soroa); Matanzas (Playa Girón). This has brought together more than 4000 subjects who have answered questionnaires, made role plays, drawings, and have attended workshops for various purposes. The results show a kaleidoscope that allows us to mesure judgments about this social group and, definitively, verify the dynamic and heterogeneous scenario that is Cuba today.
Palabras claves
Cuentapropistas, Sector privado, Grupos, Heterogeneidad social, Self-employed, Private sector, Groups, Social Heterogeneity

Después de ocho años investigando y socializando ininterrumpidamente diferentes temas sobre el cuentapropismo desde una dimensión subjetiva, estoy en un punto en el que siento que no tengo nada nuevo que decir y donde quiero cerrar un ciclo para comenzar otro. Este nuevo, conduce por el camino de la acción transformadora, y la transdisciplinariedad. Además de intentar “romper con la rutina”; son las certezas y alertas del camino andado las que me conducen a tal decisión. La invitación a escribir para este número de la revista, constituye una oportunidad para “listarlas”, abrir nuevas discusiones e invitaciones.
A lo largo de este tiempo hemos trabajado con unos 2000 cuentapropistas, procedentes fundamentalmente de La Habana (en principio Habana Vieja, Plaza y Playa) , aunque se incluyen Santiago de Cuba ( Santiago), Matanzas (Playa Girón y Playa Larga); Pinar del Río ( Soroa y Las Terrazas). La metodología utilizada tuvo carácter mixto por derivación; en la primera fase la metodología cuantitativa con la técnica del cuestionario que incluía asociaciones libres, preguntas abiertas y cerradas, escalas Likert, diferenciales semánticos, escaleras de la vida cotidiana, técnica de proyectos futuros. En la etapa cualitativa, dibujos, entrevistas grupales y juego de roles. En la etapa cuantitativa, trabajamos con muestras representativas del municipio solo en las investigaciones relacionadas con los roles de empleador, empleado e independiente dado que en ese momento trabajamos con una institución que pudo proveer esa información; en el resto de las investigaciones, por falta de acceso a información necesaria, trabajamos con muestras probabilísticas intencionales, estratificadas por cuotas, buscando la proporción de ciertas variables demográficas en función de los objetivos de la investigación. En la etapa cualitativa, los grupos fueron diseñados atendiendo a tipologías derivadas de la etapa cuantitativa.
Certezas

  • Cuentapropista: etiqueta que connota

Cuentapropista funciona como grupo en el que se autocategorizan los sujetos que desempeñan este rol. El argumento que sustenta esta pertenencia es “no trabajamos para el Estado”; Y esta pertenencia es muy /o bastante importantepara cada uno dado que el grupo satisface necesidades, ofrece mejor calidad de vida y solvencia económica a sus miembros y familiares.
La mayoría de los cuentapropistas entrevistados refieren evaluaciones positivas (optimismo, satisfacción, realización, felicidad, aprecio), de formapaulatina (de 2010 a 2016) se han movido del sentimiento de sentirse excluidos al de incluidos. Negativamente evalúan la presencia de stress y alta carga de trabajo.
Al comparar estos resultados con el de otros grupos socio ocupacionales (campesinos, dirigentes, intelectuales, obreros) la pertenencia a este grupo es la que genera más evaluaciones satisfactorias vinculadas con estados emocionales.
Ellos y el resto de los grupos consideran que cumplen una función social importante en tanto satisfacen necesidades que el Estado no es capaz de satisfacer y han abierto un abanico de opciones, no importa si algunas se tornan inaccesibles por cuestiones económicas; la apertura de negocios ofrece también la posibilidad de empleos, y en la medida que muchos negocios se sofistican, la cadena de interdependencias y demandas de nuevas actividades (en número y cualidad) aumentan.
El cuentapropista es icono de futuro, desarrollo, emprendimiento, audacia; aun cuando se considera un sector “incompleto” por no tener opciones profesionales que motiven lo suficiente para la movilidad desde el sector profesional o dirigente (asociaciones profesionales de consultores, maestros, médicos).

  • Imagen satanizada

A pesar de la legitimación a este sector, expresada en las propias palabras del presidente Raúl Castro “Quienes apuestan por demonizar, criminalizar y enjuiciar a los trabajadores por cuenta propia escogieron un camino que, además de mezquino, es risible por insostenible. Cuba cuenta con ellos como uno de los motores del desarrollo futuro. Y su presencia en el paisaje urbano inequívocamente llegó para quedarse” permanece un estereotipo estigmatizante “hombre blanco, adulto joven o medio, con alto nivel adquisitivo, moderno, ostentoso, vulgar, con bajo nivel educacional. Preocupado por adquirir accesorios como celulares, cadenas, gorras, gafas”. “Un obrero con dinero”, “un nuevo rico”. Centrado en él y no en los demás “con ellos se acabó la solidaridad, te clavan siempre que pueden”. Tienen capacidad, competencia, habilidades sociales que se traducen en “son unos pillos” “son muy creativos”, “se las arreglan para lidiar con los absurdos” “se jaman a los inspectores”. Consumen la música “esa que se oye en los almendrones” reggaetón, baladas, timba, salsa. Beben refrescos, cervezas, ron, pero sin sofisticación. Y leen revistas de farándula, deportes, moda, entretenimiento. Por supuesto, son clientes “del paquete”.
Se posicionan en el imaginario social las actividades exitosas (con lo cual básicamente se dibuja al botero, al dueño de paladar, o arrendador), aun cuando se identifica también la presencia de actividades de supervivencia (maniseros, carretilleros, merolicos).
Pertenecer y referirse al grupo porta doble valencia en tanto se perciben contradicciones en las leyes; entre las leyes y su aplicación; en las instituciones a ellos vinculadas, en vacíos de información y procesos burocráticos largos y lentos. Consideran que constituyen aún “una piedra en el zapato de los dirigentes”: “te acuestas con una medida y te levantas con otra” “te dejan pero no te dejan” “te ahogan y al final sale el que más puede”.
Se extiende esta ambivalencia a la evaluación de los grupos cuando subrayan el alto nivel adquisitivo y de estándar de vida, también que trabajan mucho: No es un dinero regalado; No tienen tiempo libre, por esta razón son capaces de tener la economía para mantener a sus familias, pero a qué precio, al precio de la infelicidad familiar, Pasean, pero muy poco porque tienen las horas contadas, están muy ocupados. En este proceso, intentan sacar las máximas ganancias: Hablan todo el tiempo de negocios; Piensan siempre cómo hacer otra cosa que les dé más dinero.

  • Movilidad social cuya directriz es económica

Independientemente de los grupos de procedencia, la identidad de cuentapropistas se fundamenta en la obtención de mayores ingresos. Este “cálculo” resulta obvio para las actividades exitosas, y se aplica en las de supervivencia, pues, a través de múltiples estudios de casos, los ingresos reportados constituyen, al menos el doble del salario medio de los trabajadores estatales.
Ello supone una expresión comportamental, que articula su identidad con respecto a sus grupos de procedencia: se centran en los resultados de la actividad más que en las características de estas. No obstante, los argumentos para la movilidad varían en dependencia del sexo: necesidades asociadas al mantenimiento de la familia son más importantes para las mujeres; necesidades económicas para los hombres.
Es un movimiento individual, aunque las familias se reportan como beneficiarias. El aumento del bienestar por el cambio indica ascenso en el eje vertical.

  • Percepción de poder

El poder es definido básicamente como poder político y poder económico, lo cual supone capacidad de actuación y el uso particular de este.
Le adjudican recursos basados en los sentimientos que despierta el tener poder, las razones con respecto a los beneficios de este y la evaluación que hacen los sujetos del poder.
Los criterios que definen el uso del poder se basan en su función cómo dominio, como instrumento y las definiciones que hacen sobre quiénes pueden obtenerlo.
El poder en Cuba se define desde las asimetríaspolíticas, económicas y sociales; mediadas por el acceso a la toma de decisiones, la posibilidad de influir, ocupar cargos y los altos ingresos.
No se consideran como un grupo empoderado. El poder social se sigue representando desde el poder político, que se deposita en el Estado. Aun con dinero, los cuentapropistas no sienten que tienen posibilidad de decisión sobre múltiples transformaciones, deseables para ellos; aunque sea en el nivel comunitario, cualquier decisión pasa por una alianza necesaria con el gobierno.

  • Redes sociales que potencian el desarrollo del grupo

La red social laboral declarada, se compone por tres actores, cuentapropistas todos, en roles de compañero(a) de trabajo, jefe(a) y familiar que brinda ayuda no remunerada. Es homofílica en lo relativo al sexo, grupo etario, color de la piel y nivel de escolaridad. En ese sentido, son predominantemente blancos, hombres, adultos medios, de nivel preuniversitario; con los cuales mantienen vínculos de fuerza media-fuerte y fuerte, que se intensifican cuando existe más de un tipo de relación. Que ofrecen apoyo práctico e instrumental (en forma de aporte económico, fuerza de trabajo e infraestructura); apoyo emocional; información (acerca de trámites para iniciar el trabajo por cuenta propia; características del negocio y estilos de vida y cultura); confianza, obligaciones de reciprocidad; beneficios de unidad y poder.
Las relaciones de colaboración se establecen dentro del mismo negocio, con proveedores, con cuentapropistas de otros negocios (en especial desde los arrendatarios y de otros negocios con altos ingresos que pueden generar estos encadenamientos), con inspectores (desde los cuentapropistas adultos mayores, con no tan altos ingresos)
Obviamente, se establecen relaciones de subordinación de empleados a empleadores; y de discriminación hacia clientes (según su nivel de ingresos y nacionalidad). Se establecen conflictos con cuentapropistas de otros negocios, con inspectores y con familiares que forman parte de la red laboral.

  • Incremento de desigualdades intragrupales

El modo en el que quiero abordar esta desigualdad es desde la diferenciación de roles al interno del grupo. Aunque pudiera resultar obvio el ingreso diferenciado, a ello es importante sumarle otras percepciones.
Conciencia de roles: empleadores, empleados e independientes; donde corre con ventajas el empleador, quien se estereotipa como hombre, blanco, de mediana edad, con alto nivel económico, que usa prendas (reloj, cadena), bien vestido con ropas de marca y/o elegantes (camisa, pantalón, buenos zapatos, corbata), feliz, con expresión de satisfacción, la cual asocian a la tenencia de bienes materiales, autoritario y con carro. Es importante destacar que, en el último año, comienzan a aparecer mujeres en este rol, caracterizadas de la misma manera.
El prototipo de empleado es un hombre, blanco, joven, trabajador (aparece casi siempre atareado, realizando alguna labor), con ropa sencilla, muchas veces uniformado.
El independiente ocupa un punto medio en estas estereotipias, y se asocia básicamente a actividades de supervivencia.


La desventaja del rol del empleado se expresa en ingresos, jerarquías, relaciones de subordinación y explotación, satisfacción, recursos ( transporte, comida, vivienda).

Ingresos
Siempre la mayor parte para el empleador, percibido como injusto por parte de los empleadores porque “no trabajan” y justo por parte de los empleadores porque “yo invertí; yo tengo que resolverlo todo”; “ellos están protestando todo el tiempo porque aquí la gente no quiere trabajar”.

Jerarquías
Siempre los empleadores son más altos y más gordos.


Subordinación y explotación
Los empleadores aparecen en la mayor parte de los dibujos en actitud dictatorial.

 

Satisfacción
En dibujos donde solo aparecen rostros, el empleador está siempre feliz y el empleado triste o con cara de mona lisa.

Recursos
El empleador siempre tiene carro, y es gordo, como expresión de posesión de comida.

  • Incremento de desigualdades intergrupales

La lectura de la desigualdad se devuelve esencialmente desde el acceso a capital económico y los consumos de bienes y servicios con este conectado. Desde ese punto de vista, y desde las percepciones de diferentes grupos, se constata la heterogeneidad de la sociedad cubana que está dada en la pertenencia a un grupo socio ocupacional (e ingresos distinguibles entre ellos) y a lo interno de los grupos (por la posibilidad de acceder a mayores ingresos o el acceso a CUC). A pesar de ello, suele colocarse a los cuentapropistas en los niveles más altos de ingresos y en consecuencia con más oportunidades y posibilidades de satisfacción; al mismo tiempo se distinguen los actores que pudieran colocarse en esta posición (trabajadores y gerentes de firmas, deportistas y artistas) y en esa comparación, el cuentapropista es discriminado desde su estética y educación.
Gerentes, deportistas

  • Relación entre altos ingresos y consumo

Tener altos niveles de ingresos se representa con altos niveles de consumo (cantidad de bienes), la tenencia de un carro, una casa grande y confortable, comida, viajes, y se subraya, en los últimos dos años, el consumo de marcas.


  • Presencia de proyectos futuros claros y estructurados

Sus proyectos son en esencia de índole individual y familiar, muy estructurados (claridad de lo que se quiere alcanzar, cómo y en qué período de tiempo, obstáculos visualizados). “Ampliar mi negocio; comenzar a anunciarme en una página web; comprar más carros; ampliar el menú; comprar una casa para mi hija; irnos todos para los cayos en las vacaciones; buscar un mejor suministrador”.
Estas características de los proyectos varían significativamente con respecto al resto de los grupos socio ocupacionales donde es mucho más incierta y por tanto, inestructurada, la proyección futura.
Los obstáculos que se visualizan son de origen externo: la escasez de productos, la inestabilidad de los precios, el alto costo de la vida, el gobierno, la crisis económica.

  • Domésticas. Bienvenido el cuentapropismo.

Identifican a sus empleadores como trabajadores de firmas extranjeras y cuentapropistas exitosos (lo cual en ambos casos implica tener altos ingresos económicos). Describen su prototipo como Hombre blanco, adulto medio entre 45y 50 años. Inteligente y trabajador. Tiene esposa e hijos. Se viste con ropa elegante y cara. Posee su auto particular, una o varias casas grandes y bonitas, aparatos de tecnologías modernas. En su tiempo libre principalmente sale a comer y a pasear a lugares buenos y caros, hace deportes y comparte tiempo con su familia. Habla de negocios y de cuestiones de trabajo. Piensa en su familia y en cómo seguir mejorando económicamente. Le gustan las cosas buenas, de calidad, ir a lugares caros, ir de compras, comer cosas raras, como pescados, mariscos y carnes blancas y viajar; pero sin excentricismos, ni llamar la atención. Vive en Miramar en una casa grande con todas las comodidades, cuenta con servicios y con equipos modernos. Aportan con su labor a la sociedad porque han puesto mejor el país.
Una minoría de las domésticas encuentra diferencias agrega: “arrogante”, “prepotente”, “vive en su mundo, en su burbuja”, “autosuficiente”. Tiene esposa, hijos, amantes”. “Son chabacanes, aunque los hay muy finos, pero hay algunos de ellos que te dan deseos de dar- les con una mandarria. Viven muy bien porque lo tienen todo, pero si por ellos fuese viviesen en la luna” / “Piensan que en la sociedad con dinero todo se resuelve. Les gusta viajar, ostentar, de esta forma contribuyen con la sociedad. Tienen esposa y tres hijos. Les gustan los mariscos y la carne de res, eso es lo que comen”. Enseguida aclaran que su empleador no cumple con esas características.

  • Pago de impuestos. Un arma de doble filo.

El pago de impuestos se erige como tema importante, en especial de cara a pensarlo como política redistributiva. Como fue notable la resistencia a su pago desde las primeras investigaciones, a fines del 2015 investigamos el tema.  El pago de impuestos, como comportamiento se regula esencialmente por motivos externos.
Las respuestas adquieren matices estadísticamente significativos en lo que respecta a diferencias de sexo, escolaridad, e ingresos.
Declaran que pagarlos y evadirlos ofrece algunos beneficios y prejuicios:

Beneficios de pagar: Contribución Social: “contribuir con nuestro aporte a la sociedad, poder verlo en gratuidades y buen servicio en otros sectores, como la educación y la salud, aunque no tengan la calidad que deseamos sabemos que están ahí para poder acceder a ellos” (más señalado por los hombres); Legalidad: “de esta forma podemos estar legales, lo que nos brinda seguridad y sobre todo tranquilidad mental, quitarnos de arriba el acoso de los inspectores y los policías”. Asistencia y Seguridad Social “nos permite entrar en el sistema de pensiones, de jubilación, nos ayuda a que nuestro tiempo de trabajo cuente igual que en el sector estatal”(más señalado por las mujeres).

Perjuicios de pagar: ninguno “no considero que exista algún prejuicio de pagar impuestos ya que son más las facilidades y la seguridad que aportan que los males que restan; pagamos un dinero que nos da tranquilidad mental”; Menos ganancias: “como no tenemos un mercado mayorista para comprar nuestros productos, tenemos que pagarlos en los mercados minoristas a precios altos, los gastos del negocio suben y las ganancias bajan, y a eso le añadimos el pago de impuestos, lo que queda para nosotros no es mucho, nadie puede volverse rico”; Impuestos muy altos: “el gobierno no da facilidades para comprar productos al por mayor, los productos escasean en las tiendas y muchas veces debemos comprarlos a través de intermediarios para poder abastecer el negocio y no perder la clientela, eso no lo tienen en cuenta a la hora de poner la cifra que debemos pagar mensual; no nos dan facilidades para comprar el combustible ni para piezas o talleres de reparación, como le restamos todos estos gastos legalmente si para poder trabajar debemos comprarlos y acceder a ellos por el mercado negro”.

Beneficios de evadir: Ninguno: “no veo que evadiendo impuestos tengamos algún beneficio; los que quieren hacerse los pillos al final terminan pagando más de lo que se guardaron para ellos; cuando no tienes licencia debes mantener a inspectores, policías, al final pagas más que si le pagaras legalmente al gobierno y no vives de la preocupación y el estrés” (más señalado por mujeres, universitarios y sujetos de altos ingresos) ; Mayores ganancias : “muchos de los impuestos que pagamos son altos en comparación con las ganancias; hay que tener en cuenta que los productos de trabajo son caros y muchas veces hay que comprarlos en el mercado negro, con lo que se encarecen los gastos y las ganancias disminuyen, a eso se le suma el impuesto, y terminas con mucho trabajo y pocas ganancias”. (Más señalado por hombres y técnicos medios y pre universitarios).

Perjuicios de evadir: sanciones, multas: “si no pagas impuestos siempre andas con el corazón en la boca, trabajando estresado y escurridizo; no se puede vivir así; pueden ponerte a pagar después el monto que ellos estimen necesario, y todo tu ‘imperio’ se derrumba, nunca ganas así; te juegas muchas veces la cárcel”; Ilegalidad “no pagar impuestos es un acto de ilegalidad, y es penado por la ley, en niveles que se estimen necesarios, en dependencia de la cantidad de tiempo que hayas infringido la ley; es algo ilegal en el mundo entero, no hace tanto salió Messi, el futbolista argentino, huyéndole al fisco”.
A pesar de ello, la mayoría considera que pagarlos no es un problema, pueden y deben hacerlo.

  • Transformaciones del modelo económico, actualizaciones necesarias.

Se ha indagado sobre la percepción del paquete de reforma aplicado como parte de la actualización del modelo económico. Todos los cuentapropistas consideran que son actualizaciones necesarias, que nos van poniendo “sonando”, aunque reconocen que no todo el mundo puede sacar ventajas de ellas.
No importa el rol desempeñado dentro del cuentapropismo, ni la actividad o el resto de las variables sociodemográficas controladas, de manera general, todas las transformaciones son consideradas como positivas; las que más la ampliación del trabajo por cuentapropia “brinda mejores oportunidades de empleos y servicios, y permite el desarrollo económico individual y familiar”; , la eliminación de prohibiciones ofrece libertad con la propiedad individual y posibilita la compra-venta de propiedades; , la ley migratoria “ofrece libertad para conocer y permite el reencuentro familiar”; y el restablecimiento de relaciones con EE.UU desarrollo económico del país, reencuentro de familias y desarrollo en todos los aspectos. Se consideran negativas las regulaciones aduanales “una restricción excesiva y que limita las opciones de compra”.
Se considera que el mayor impacto de estas medidas es a nivel de la sociedad; la intensidad y matices en las evaluaciones de cada una por separado, en especial al calibrar su impacto sobre la familia o el individuo, sí ofrece matices atendiendo al sexo, la edad y el nivel de escolaridad.
Alertas

  • Cuentapropista: etiqueta que distorsiona

Justo por la diferenciación ya argumentada, cuentapropista es una etiqueta imprecisa para identificar a aquellos que no están trabajando en el sector estatal; invisibiliza y niega diferencias, con ello desprotege a quienes están en posición de vulnerabilidad; niega la emergencia de pequeños empresarios.

  • Imagen satanizada pero deseada

Los empleados desean convertirse en empleadores “poner mi propio negocio, invertir en el turismo pero tirando para varias ramas”, “dueña de un salón con varios trabajadores”, “ser empleador, me gustaría tener mi propia peluquería y tener trabajadores”, “dueño de mi propio negocio, tener mi propia escuela de idiomas”, “ser cuentapropista empleador, tener mi propio negocio con mayores ganancias”, superarse personalmente y profesionalmente “hablar varios idiomas”, “conocer bastante de vinos”, “exitosa”, “poder viajar al extranjero a recibir cursos”. Y cuando interpretan (en el juego de roles) al empleador que podrían ser, reproducen los mismos estilos comportamentales que critican.

  • Movilidad social: conversión del acto en actividad y/o reducción de la disonancia cognitiva

El proceso de movilidad se cataloga como exitoso, porque se logran las expectativas económicas; es relativamente fácil porque significa la renuncia a logros asociados al trabajo anterior y a la satisfacción de necesidades de autorrealización.
No obstante, el desempeño en la actividad, una vez que reporta mayores ingresos con los cuales ir satisfaciendo necesidades básicas individuales y familiares, se fusiona con el apoyo familiar; el encuentro con la satisfacción de las necesidades de independencia, autogestión, creatividad; con la creación de nuevos vínculos sociales.
La comparación con las condiciones en la empresa estatal constituye siempre una razón para querer permanecer en el actual rol.

  • Percepción de poder que se va modificando

Aumenta progresivamente su poder económico desde auto y heteropercepciones, se expresa en diferentes relaciones sociales (desde la adquisición de bienes y servicios –“cada vez pueden abrir más negocios por el dinero que hacen; van comprando el barrio y la ciudad, y hasta compran propiedades en las provincias; pueden ir a los cayos y a los hoteles de Varadero; pueden ir a mejores hospitales, conseguir medicinas y pruebas médicas porque hacen buenas relaciones;) hasta relaciones de “simpatía” “ Ahora es muy bien visto porque contribuye con las actividades del barrio; muchos muchachos de la zona tienen trabajos gracias a él; la comunidad ha mejorado su presencia.”

 

  • Redes sociales que reproducen desigualdades

Justo por su carácter homofílico, las redes robustas favorecen el desarrollo de los negocios, en tanto pueden proveer de diversos recursos, desde múltiples estrategias y actores, estos generalmente con conexiones nacionales e internacionales. Por el contrario, las redes débiles, se conforman por sujetos que se encuentran en condición de desigualdad, que no cuentan con esos recursos y que, tanto porque necesitan más capital cultural e información, como por dinámicas institucionales conscientes o inconscientes les resulta difícil entrar en el sistema.
Aquellos que se encuentran en posición de ventaja, por sus altos ingresos económicos, reconocen que esos negocios pudieran no sobrevivir. Son también esos los que, ante el recrudecimiento de algunas medidas/ en este momento, las nuevas tarifas impuestas a los boteros/ entregan sus licencias.
Desigualdades intragrupales. Argumentos para mal actuar
El empleador cuentapropista porta cualidades que antes le fueron atribuidas al directivo en la empresa estatal (imagen también satanizada). Un tipo que no trabaja pero que manda, que tiene recursos y por ello accede a determinadas redes de relación, incluidas esposa, amante o ambas jóvenes y bonitas. Se diferencian en tanto al empleador se le considera capaz, inteligente, líder, no así al directivo de la empresa estatal.
2014. Cuentapropista empleador               2010 Directivo estatal

Sobre la base de un directivo que no trabaja, el empleado siente que “debe percibir más ingresos” y que “le tocan más cosas”, con lo cual “luchar” como sinónimo de extraer productos de los diferentes negocios, es parte de la cultura. Ante la pregunta: ¿cuál es el mayor reto que tiene hoy en día un empleador?, empleadores, empleados e independientes respondieron: cuidar que no le roben sus empleados.

Por otra parte, en lo que respecta a las atribuciones de características a unos y otros, se le asigna al empleador un rol más proactivo, y de poder intelectual y económico. “ser inteligente/ con chispa”, “ser emprendedor/ audaz” y “organizado”; “tener recursos/ capital” “tener liderazgo/ saber dirigir” vs el empleado: “ser cumplidor/ eficiente”, “ser trabajador” y “tener buen trato/ afable”.

  • Desigualdades intergrupales no legitimadas

Se declara que las pertenencias grupales o la obtención de ingresos no constituyen un elemento a tener en cuenta para establecer relaciones, los vínculos dependen de la condición humana. No obstante, esto es desde el punto de vista declarativo, cuando pasamos a trabajar con técnicas proyectivas, se develan relaciones, fuera de la red laboral, que son también homofílicas, y que se justifican en los ingresos económicos y las expectativas asociadas a estos.
Las mejores relaciones se visualizan a lo interno del grupo de medios y bajos ingresos porque poseen igual nivel económico: este grupo es el que más abunda, por eso la mayoría de las personas que uno se encuentra normalmente pertenecen a este grupo, y hablan el mismo “idioma”, lugares que frecuentan, artículos que compran, comida que consumen; ya el de bajo y el de alto vienen siendo los extremos; el rico siempre se pasa y el pobre siempre “la hace”.Con relación a las mejores relaciones a lo interno de bajo expresan: son personas la mayoría humildes, donde no existe la hipocresía ni el interés, se ayudan mutuamente porque nadie tiene nada.
Las peores relaciones se visualizan a lo interno del grupo de altos ingresos porque existe competencia entre ellos, algunos se sienten privilegiados en la sociedad y algunos son elitistas y egocéntricos; y altos-bajos ingresos porque existen diferencias de intereses, algunos de altos ingresos tratan mal a los que tienen menos.
Estas respuestas son consensuadas en el grupo de cuentapropistas, no obstante, tienen un mayor peso los argumentos ofrecidos por jóvenes y universitarios.

  • El consumo sirve para pensar

Además de la relación antes expresada entre el nivel de ingresos y el consumo, imagen consensuada entre cuentapropistas, no importa la actividad, ni los niveles de ingreso, nos dedicamos a explorar, entre aquellos de altos ingresos, su voluntad para donar una cifra alta de dinero. 1000 cuc mensuales, para realizar una obra social, sus respuestas fueron, en orden jerárquico:

  • La obra a construir sería: un centro comercial (24.2%), un parque de diversiones (12.1%)y un hospital (12.1%).
  • Las condiciones para donar el dinero serían: tener una ganancia (35.3%), ninguna (20.6%), tener facilidades de acceso a productos del trabajo: combustibles, piezas de repuestos, etc. (17.7%) y que exista orden y control (11.8%).

 

  • Los elementos en contra de donar serían: la cifra es muy alta (29.4%), posible uso inadecuado del dinero (17.6%), ninguno (17.6%) y no poder recuperarlo (14.7%).

Resulta interesante que la heterogenización de las respuestas tiene lugar en: condiciones para donar el dinero y estar en contra. En ese sentido, en la primera encontramos que: los hombres y los grupos de más altos ingresos mencionan más tener una ganancia de él, los técnicos y altos ingresos tener facilidades de acceso a productos de trabajo, los preuniversitarios y los universitarios exista orden y control (50% respectivamente) mientras que los técnicos medios lo hacen en un 23.1%. Respecto a no tener elementos en contra es mencionado en un 40%, por los sujetos de más bajos ingresos.

  • Riqueza motivacional

Son pocos los proyectos que se listan, la mayoría de los sujetos suele desarrollar solo un proyecto, y los otros no exceden los tres. La mayor parte de los proyectos mencionados se orientan al área personal, cuyos principales contenidos se asocian al mejoramiento de las condiciones de la vivienda, compra de propiedades, viajes y emigración hacer una planta alta en mi casa; amueblar mi hogar; comprarme un apartamento; irme del país; conocer el mundo. La segunda área con mayor porciento de selección es el área profesional, orientándose sus principales contenidos a mantener el puesto de trabajo, invertir para agrandar los negocios y establecer negocios propios seguir trabajando y teniendo iguales ingresos; conservar mi puesto laboral; agrandar mi negocio; mejorar el otro carro y ponerlo a trabajar. El área familiar aparece minoritariamente vinculándose sus principales contenidos a formar una familia, agrandar la familia, ayudar y educar a los hijos ser mamá; ser papá; darle una buena educación a mis hijos; poder seguir ayudando a mi familia; tener bisnietos.
No aparecen proyectos en el área del tiempo libre y la sociopolítica.
Estas respuestas se heterogenizan en función del sexo y la escolaridad: las mujeres mencionan más proyectos que los hombres, los universitarios y preuniversitarios los únicos que se refieren al área profesional.

  • Domésticas. Daños colaterales

El ciento por ciento de las domésticas con las que trabajamos percibe ingresos superiores al salario medio estatal de un profesional, se encuentra realizando este actividad ilegalmente, lo cual no lo consideran un problema pues implica “una pérdida menos de dinero, el no declarar impuestos”; y se fundamenta en cierta relación de familiaridad con su empleador.
Un contrato que las ampare a ellas no existe, con lo cual no existe tampoco amparo legal alguno con respecto a condiciones y horas de trabajo, vacaciones, licencia de maternidad, contenido de trabajo.
Este desamparo es válido también para el empleador (en relativa posición de poder) que como: dueño, señor (a) de la casa, “con recursos, mañas y habilidades” “tiene dinero” lo cual opera para las domésticas como argumento motivacional para “luchar cuanto se pueda”; trabajar sin embarcarse pero suave, percibir en la mayoría de los casos que les exigen demasiado (porque el sentimiento de “servir” no es placentero).
Sigue siendo una actividad femenina, donde el esfuerzo de las mujeres, adicionando el del rol que le corresponde en su espacio familiar, es, al menos, doble.

  • Pago de impuestos. Un arma de doble filo

Se coloca en el Estado la responsabilidad por los malos funcionamientos también en lo que al pago de impuestos concierne dado que consideran que no es suficientemente justo, pues “se exige pero no se ofrece nada a cambio” –(no hay facilidades de compra de abastecimientos-productos, uniformes, herramientas, etc, no respaldos, no tratamiento diferenciado con respecto al comprador individual).
Con lo cual, se justifica explícita o implícitamente la evasión de impuestos.
Formas más comunes de evadir impuestos:

  • Trabajar sin licencia: “Hoy en día muchas personas trabajan sin licencia, pues saben que pagándole a los inspectores y a los policías ya solucionan el problema; en nuestro trabajo existen muchos taxis ilegales, eso es debido a la corrupción policial que abunda hoy en nuestro país, los que pagamos somos mirados por ellos con mala cara, sus amigos son los ilegales”
  • Declarar menos ingresos “en todo el mundo las personas declaran menos ingresos, casi nadie dice lo que hace realmente, se vive con mucha incertidumbre y mucho miedo”.

 

  • Pagarle a los inspectores: “Se ha convertido en la orden del día, tengas o no tengas licencia los inspectores te acosan, es algo increíble”.
  • Declarar menos trabajadores: “He conocido de restaurantes y paladares que declaran menos trabajadores para pagar menos dinero, tienen dos turnos, uno que se encuentra legal y otro ilegal, se turnan los trabajadores cuando saben que los visitan”.

 

Nuevamente el sexo, la escolaridad y el nivel de ingresos heterogeniza la frecuencia de respuestas. Mencionan más: los hombres declarar menos trabajadores, preuniversitarios y universitariosdeclarar menos ingresos, los sujetos de mayores ingresos económicospagarle a los inspectores. ,
Motivos que ofrecen para la evasión de impuestos.

  • Impuestos altos respecto a los ingresos : “no es nuevo para nadie que muchos impuestos son puestos de forma dogmática, no existe como controlar legalmente lo que uno hace en realidad al mes, y el hecho de tener una cantidad fija mensual, nos desanima por la simple razón de que diariamente uno no hace lo mismo, ni tiene las mismas ganancias”.

 

  • Ausencia de mercado mayorista: “el hecho de no contar con un mercado mayorista hace que los gastos se eleven y las ganancias sean menores”.
  • Costo de vida elevado : “Cuba se ha convertido en un país caro para vivir, la alimentación es tres veces más cara que en otros países del mundo, los productos del hogar también; los productos industriales de las tiendas sean importados o no tienen un precio exageradamente elevado, eso hace que nuestro salario cada vez disminuya más, y alcance menos”.

Heterogenizan las respuestas la escolaridad: los técnicos medios y los preuniversitarios mencionan más el costo de vida elevado; los sujetos de más altos ingresos mencionan son altos respecto a los ingresos, ausencia de mercado mayorista y el costo de vida elevado.

  • Transformaciones del modelo económico, actualizaciones necesarias.

El futuro próspero visualizado se evalúa en función del incremento en las ganancias económicas (individuales y grupales-familiares), no colectivas, no de nación. El liderazgo se deposita en los cuentapropistas de altos ingresos; quienes comparten esta visión y reconocen que aquellos con bajos ingresos (no importa si pertenecen al sector estatal o privado) solo conseguirán esa prosperidad si existe alguna política estatal que los favorezca.
Es un sentimiento generalizado a otros grupos sociales (profesionales, directivos, obreros) que tenemos un país que “se mueve, se actualiza, cambia”, también que cada vez confían menos en el estado como benefactor y protector de derechos, y que se atrincheran en el espacio familiar e individual como vía para la satisfacción de necesidades y ejecución de proyectos.

 

Nota final
Las relaciones sociales en nuestro país han cambiado y seguirán cambiando. El grupo de cuentapropistas dinamiza esta relación pero no la determina. Todos somos actrices/ actores de este drama social, y somos cómplices, villanos, héroes, que contribuimos a su puesta en escena. La macro estructura forma parte de su texto y contexto.
Los resultados acá expuestos se corresponden con el grupo de cuentapropistas, pero son ellos los únicos portadores de muchos de ellos.
Construir un proyecto social inclusivo, justo, socialista, próspero y sostenible; tener claridad de su diseño, y ser coherentes en las prácticas cotidianas es nuestro reto. Tenemos que entrenarnos en el diálogo, en el debate, en la participación activa, la responsabilidad, el compromiso; enfocarnos en los intereses comunes y no en las diferencias; porque somos una sociedad irremediablemente heterogénea (y de ello dan muestra otras investigaciones, aún en curso, con otros grupos, no pertinentes para esta publicación)

 

Referencias bibliográficas

Caballero, C. (2013).Redes sociales de cuentapropistas de La Habana. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Calabuche, L. (2016). Identidad social de cuentapropistas con altos ingresos económicos. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Castro, R. (2010). Discurso pronunciado en la clausura del VI Período Ordinario de sesiones de la 7ma. legislatura de la Asamblea Nacional. Periódico Trabajadores, 20 de diciembre de 2010.
Curbelo, L. (2012). Ser cuentapropista hoy: Relación entre identidad y movilidad social. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
De Armas, F. (2016). Domésticas: Mirada exogrupal a la identidad social de cuentapropistas de altos ingresos. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Del Llano, L. (2012). Percepción social del poder en cuentapropistas habaneros. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Luya, L. (2016). Identidad social en cuentapropistas con altos ingresos. Distinción entre sus roles. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Rodríguez, D.; Torralbas, J.E. (2011). Con el catalejo al revés. Grupos e identidades en la estructura social cubana. Tesis de diploma, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Pañellas, D., (2012). Grupos e identidades en la estructura social cubana. Tesis doctoral, Facultad de Psicología, Universidad de La Habana.
Pañellas, D.; Torralbas, J.; Caballero, C. (2016): Timbiriches y otros negocios. Inequidades sociales en la capital cubana (2015). En: Retos para la equidad social en el proceso de actualización del modelo económico cubano. La Habana: Ciencias Sociales.

Power by: Moises Soft