Vol 7. Núm 21. 2019
TALLERES DE ORIENTACIÓN PARA POTENCIAR LA COMUNICACIÓN INTERPERSONAL EN ADOLESCENTES CON TRASTORNOS DE CONDUCTAS
Susana Santana Pérez Universidad Central de Las Villas. “Marta Abreu”. Santa Clara. Cuba Ailyn Machado Sosa Iliana Margarita Sosa Fleites Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara
Resumen
Se realizó una investigación con un enfoque cualitativo, asumiendo la investigación-acción práctica como diseño de investigación, en la Escuela Especial “William Darias” de Santa Clara por un grupo científico estudiantil que realizó una tarea de impacto en el período de marzo- junio del 2018, con el objetivo de proponer talleres de orientación dirigidos a potenciar la comunicación interpersonal en adolescentes con Trastornos de Conducta. La muestra fue de seis adolescentes, seleccionados de forma intencional. De los resultados obtenidos a través del diagnóstico realizado se pudo determinar que estos adolescentes presentan un proceso de comunicación interpersonal disfuncional, evidenciándose como principales manifestaciones falta de originalidad en el lenguaje, la utilización de expresiones estereotipadas y vulgares, agresividad verbal, recursos gestuales y poca receptividad ante los llamados de atención de los docentes que conlleva a reacciones impulsivas, que interfieren de manera negativa en el establecimiento de una adecuada comunicación y dificultades para percibir y tomar en cuenta los estados de ánimos de las demás personas. A partir de este análisis quedaron diseñados los talleres de orientación, siendo sometidos a la valoración del criterio de especialistas considerándolos como una propuesta viable, pertinente y ajustada a los objetivos investigativos.
Abstract
Research with a qualitative approach was conducted, assuming the research practical action as research design, at the Special School "William Darias" of Santa Clara by a student scientific group that performed an impact task in the period of March-June 2018, with the aim of proposing orientation workshops aimed at enhancing interpersonal communication in adolescents with Behavioral Disorders. The sample was six teenagers, intentionally selected. From the results obtained through the diagnosis made it was possible that these adolescents present a process of dysfunctional interpersonal communication, showing as main manifestations lack of originality in language, use of stereotypical and vulgar expressions, verbal aggression, gesttual resources and little receptivity to teachers calls for attention that leads to impulsive reactions, which negatively interfere with the establishment of a adequate communication and difficulties in perceiving and taking into account other people s moods. From this analysis, the orientation workshops were designed, being subject to the assessment of the specialist criterion considering them as a viable proposal, relevant and in line with the research objectives.
Palabras claves
comunicación interpersonal, adolescentes, trastorno de conducta, interpersonal communication, adolescents, behavioral disorder

Introducción
El fenómeno de los Trastornos de Conducta y sus numerosas consecuencias es un problema actual de carácter universal que surge estrechamente vinculado a los orígenes de la sociedad. Con la familia, nacen también las primeras formas de educación y con ellas la adquisición de los primeros patrones de conducta. El adolescente es resultado de las influencias educativas que desde los primeros días de vida convergen en él, iniciándose así un largo camino de formación y desarrollo de su personalidad, con una evolución ascendente que le permitirá adaptarse al medio.
En la actualidad ha ido en aumento la preocupación y atención a niños y adolescentes con dificultades para aprender, en la valoración de sus potencialidades individuales y especialmente los adolescentes con trastorno de conducta, determinado por las implicaciones sociales, psicológicas, pedagógicas e incluso jurídicas que tiene esta problemática.
No obstante, el desarrollo científico de la pedagogía, la psicología y la medicina, aún no poseen una concepción acabada de este complejo problema del desarrollo psíquico y social del individuo (Betancourt, 2002). Pero lo que es incuestionable es que existe un grupo de menores que manifiestan conductas que representan un problema en toda su dimensión personal y social.
Coincidimos con autores (Betancourt, 2002, Fontes, 2006, Pérez, 2004, Pupo, 2007) que afirman que los trastornos conductuales se producen por una dinámica causal compleja dada por la interacción de factores negativos externos e internos generadores de vivencias negativas subjetivamente significativas relacionadas con la familia, la escuela o el contexto social que conforman desviaciones en el desarrollo de la personalidad y se expresan en afectaciones primarias en la esfera emocional volitiva (defecto primario), que repercuten en el desarrollo de la esfera cognoscitiva, en el aprendizaje y en las relaciones interpersonales (defecto secundario).
En el origen de los trastornos de la conducta se encuentra la afectación de las relaciones de la comunicación por deficiencias en la mediación social en edades tempranas o por experiencias vivenciales traumáticas lo cual lastra las posibilidades del desarrollo afectivo-volitivo del niño, la apropiación de normas e incluso las posibilidades de desarrollo y autodesarrollo de la personalidad (Betancourt, 2002).
Lo anterior se refleja en una formación inadecuada de valores, relacionados con un pobre desarrollo e incorrecta formación de la autoestima, la autovaloración y la identidad, provocando que de manera general estos menores no se propongan planes o metas personales y que muchas veces actúen por la satisfacción personal de motivaciones inmediatas sin prever el resultado de sus actos, oponiéndose a toda autoridad y perdiendo su confianza en quienes le rodean.
Tomando como punto de partida estas características del trastorno de conducta, apoyados en las particularidades que adquiere el desarrollo emocional en esta etapa de la vida (adolescencia) donde el adolescente vivencia un período de cambios, a nivel físico, emocional, afectivo y sexual que va a determinar en él, el establecimiento de “nuevas formas de relación con los adultos”, a veces generadora de conflictos, así como “nuevas formas de relación con los coetáneos o igual”, cuya aceptación dentro del grupo se convierte en “motivo de gran significación para su bienestar emocional” (Domínguez, 2003).
La vida del niño, adolescente y joven depende en gran medida de las relaciones interpersonales recíprocas y adecuadas que se establezcan entre él y las personas que le rodean.
En la presente investigación se parte de analizar la comunicación como un proceso interactivo donde participa la persona íntegra, en cuyo proceso se pone de manifiesto el esquema referencial de las personas, entendido como un conjunto de experiencias, conocimientos y afectos con los que el individuo piensa y actúa y donde existe una influencia recíproca de los que intervienen en ella.
Debido al incremento de comportamientos agresivos en los estudiantes de la escuela de conducta “William Darias” de Santa Clara, se realiza una demanda de servicio educativo a la carrera de psicología de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV).
El análisis de los estudios citados anteriormente, la experiencia teórico-práctica de las investigadoras en el estudio de los trastornos de conducta, unido a los argumentos de la demanda realizada a la UCLV, dan lugar a este trabajo (que constituye un trabajo de Curso de la autora) que tuvo como objetivo general potenciar la comunicación interpersonal mediante talleres de orientación dirigidos a adolescentes con trastornos de conducta, de la Escuela Especial “William Darias” de Santa Clara.
Si bien se han realizado tesis en la carrera de psicología de la UCLV que han diseñado e implementado programas de intervención psicoterapéuticas dirigidos a los adolescentes con trastornos de conductas, estas no se han dirigido hacia la comunicación interpersonal de ahí la importancia de nuestro estudio.
Metodología
Para esta investigación se compartió el liderazgo con la psicoterapeuta del centro, se empleó una metodología cualitativa, con un diseño de investigación-acción práctica.
El grupo de estudio fue seleccionado de manera intencional. Lo integraron seis adolescentes, de sexo masculino, que cursan el 8vo grado en el centro estudiado, cuyas edades oscilan entre 13 y 14 años de edad. Se excluyeron del estudio a dos menores porque no asistían al centro con sistematicidad.
Etapa o Fase Diagnóstica
En un primer momento se procedió a la entrada al contexto de investigación con el objetivo de caracterizarlo.
Este proceso fue organizado teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • La demanda de servicio especializado realizada por la Dirección Provincial de Educación a la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas.
  • La conformación y preparación previa del equipo de investigadores.
  • La determinación de la problemática de la investigación.
  • La selección de la muestra y los informantes claves.

A partir de la existencia de un convenio Ministerio de Educación-Ministerio de Educación Superior (MINED-MES) que implicó a la carrera de psicología de la Facultad de Ciencias Sociales, se realizó una demanda de servicio especializado que consistió en la realización de la tarea de impacto “Educar para transformar desde la escuela cubana” con el objetivo de contribuir a la transformación del contexto educativo en aras de elevar la calidad del proceso educativo.
Las problemáticas identificadas en la escuela fueron las siguientes: Incremento de conductas agresivas en los escolares, deterioro de sus relaciones interpersonales y comunicación, agravamiento de las dificultades en el aprendizaje, dificultades en la participación social de la familia y agudización de su disfuncionalidad, así como dificultades en la preparación de los docentes para el servicio educativo integral en la escuela y aumento de la fluctuación laboral.
Teniendo en cuenta esta demanda se realizó un intercambio entre la vice-rectora docente de la UCLV, un asesor metodológico y una profesora, especialista en pedagogía-psicología con un amplio recorrido en la práctica laboral e investigativa en la temática en cuestión, a quien se designó como coordinadora de las acciones a realizar para la solución del problema presentado.
Este fue el antecedente para la conformación de un equipo de investigación, para lo cual se tuvo en cuenta la existencia de un grupo científico estudiantil (GCE) de la disciplina psicología educativa, dirigido por miembros del claustro de profesores de dicha disciplina. Se convocó a estos estudiantes y profesores, además de las estructuras de dirección educacional de la provincia y finalmente quedó constituido por: secretaria del Consejo de Atención a Menores (CAM), directora del Equipo Técnico Asesor (ETAP) del Centro de Diagnóstico y Orientación provincial (CDO), un estudiante de 5to año, dos de 4to, tres de 2do y cinco profesores de la disciplina Psicología educativa. De ellos tres Dr. C, profesores titulares; dos MSc Profesores asistentes.
Luego de la conformación y preparación previa del equipo de investigadores y la caracterización del contexto, se determinó la problemática a trabajar por el equipo de investigadoras, basada en la categoría comunicación interpersonal, a partir de que el déficit en las relaciones interpersonales y en el proceso de comunicación fue una de las problemáticas identificadas en la demanda realizada a la UCLV.
Las técnicas e instrumentos que se emplearon en la investigación, fueron:

  • Revisión de documentos de la institución.
  • Entrevista semiestructurada dirigida a la directora y profesores del centro.
  • Revisión del expediente psicopedagógico.
  • Observación a clases y al receso docente.
  • Triangulación.
  • Taller de orientación.
  • Valoración por el juicio de especialistas.

Análisis Integrador
Los adolescentes que conforman la muestra cursan el octavo grado, las edades oscilan entre 13 y 14 años, provienen de ambientes familiares disfuncionales, en los que prima una deficiente relación educativa y formativa para el logro de cualidades potenciadoras del desarrollo.
Como regularidad existen divorcios mal manejados por parte de los padres, todos han convivido con al menos uno de los progenitores. En la dinámica familiar predominan estilos educativos de permisividad e inconsistencia, hay poca transmisión de afectos en la relación familia-adolescente, rechazos encubiertos, lo que trae consigo desatención al menor, excesiva independencia, poco control y deficiente manejo educativo.
 Las dificultades y los conflictos en las relaciones interpersonales y de comunicación entre los miembros de la familia son comunes. La expresión y transmisión de los mensajes intrafamiliares es inadecuada llegando en ocasiones a la violencia física y/o verbal, se recurren a los gritos, palabras vulgares. No hay muestras de escucha atenta y no se busca un acercamiento afectivo para comunicarse.
Todos manifiestan conductas disociales en al menos dos contextos de actuación (fundamentalmente familia y escuela).
Estos menores presentan falta de autodominio, pues tienden a no poder someter a control las manifestaciones negativas de su conducta, esto en muchos casos, está dado por el desconocimiento de formas correctas de actuación ante situaciones complicadas, todo lo cual se refleja en actitudes agresivas, en llanto descontrolado, en cambios bruscos, de reacciones emocionales, mostrando gestos y mímicas inadecuadas y expresiones incorrectas y contradictorias.
En su jerarquía de motivos el estudio no ocupa un lugar importante ya que sus principales aspiraciones en la vida giran en torno a oficios que están por encima de sus capacidades reales, reflejando una autovaloración inadecuada. Sus ideales están basados en sus intereses culturales, es por ello que los principales temas que conversan tratan sobre moda, canciones de reggaetón, cantantes de este género, series relacionadas con la mafia y el tráfico de drogas, celulares, no constituyendo factores potenciadores para la educación de valores y evidenciándose a su vez una esfera reducida de intereses.
Poseen escasez en los hábitos de trabajo, no realizan las tareas escolares, expresan cansancio. Hay presencia de despreocupación, desmotivación y atención dispersa, prima la intranquilidad y quejas en clases. Poseen ritmos de aprendizaje y trabajo lentos, necesitando de niveles de ayuda que evidencian el pobre desarrollo cognitivo que han alcanzado.
Mantienen conductas solapadas ante personal ajeno a la institución, cuando se acercan evaluaciones de la conducta o con el fin de obtener algún otro beneficio. Poseen baja tolerancia a las frustraciones, se enojan con facilidad, cuando se molestan no son capaces de autocontrolarse actuando impulsivamente.
En las relaciones sociales se mantienen inestables, superficiales y con vínculos poco armoniosos, en ocasiones se muestran retraídos e indiferentes ante las exigencias y proyectos escolares y no reconocen autoridad.
Con respecto a la relación alumno-profesor se evidencian comportamientos como: poca receptividad a señalamientos y críticas, interrupciones, se dirigen a ellos con un lenguaje inapropiado, siéndoles difícil mantener el control de la disciplina, utilizando en ocasiones métodos inadecuados para el control de la disciplina, mostrándose dificultades para el establecimiento de roles funcionales en su función de educando.
Las influencias externas negativas asociadas a condiciones internas desfavorables, permiten caracterizar un proceso de comunicación interpersonal disfuncional en los adolescentes, evidenciándose como principales manifestaciones falta de originalidad en el lenguaje por la utilización de expresiones estereotipadas y vulgares, agresividad verbal hacia compañeros y profesores, poca receptividad ante los llamados de atención de los docentes que conlleva a reacciones impulsivas, uso exagerado de recursos gestuales dado por movimientos de manos, posturas y expresiones faciales que interfieren de manera negativa en el establecimiento de una adecuada comunicación y dificultades para percibir y tomar en cuenta los estados de ánimos de las demás personas. Estos son los principales resultados diagnóstico que guiaron las siguientes fases.
Etapa o fase de intervención
El diseño de los talleres de orientación se sustentó en los aspectos teóricos y metodológicos expuestos a continuación:
Un taller consiste en una modalidad de orientación de espacio interactivo en grupo, mediante técnicas, métodos y procedimientos para la reflexión, sensibilización, reelaboración y ajuste personal, a partir de la experiencia y saberes acumulados, que permita ofrecer un carácter alternativo y participativo mediante necesidades e intereses presentes por parte de los sujetos implicados.
La metodología del taller de orientación consta de los siguientes momentos:

  • Momento Inicial:
  • Planteamiento temático:
  • Elaboración:
  • Cierre:

En esta etapa se procedió al diseño e implementación del grupo de talleres orientados a potenciar la comunicación interpersonal en adolescentes con trastornos de conducta, los cuales deben ser desarrolladores y con una frecuencia semanal. Para ello la investigadora se basa en los resultados diagnósticos de la etapa anterior.
Talleres de Orientación
Objetivo: Potenciar la comunicación interpersonal en adolescentes con trastornos de conducta, de la Escuela especial ¨William Darias¨ de Santa Clara.
Taller #1: “Qué es la comunicación interpersonal”.
Objetivos:

  • Obtener información sobre los conocimientos que poseen los adolescentes sobre la comunicación interpersonal a partir de sus vivencias personales.

Materiales: Pelota, papelógrafo o cartulinas, plumones, marcadores, crayolas y papeles de colores.
Local: Departamento de psicopedagogía.
Tiempo: 45 min.
Momento inicial:
Se informa a los participantes el objetivo que se pretende alcanzar con talleres de orientación que se realizarán. Teniendo en cuenta las características de los adolescentes con los que se va a trabajar, es importante establecer las reglas que se deben cumplir para el diálogo durante el proceso. Luego se orienta la primera actividad a realizar, para crear un clima psicológico que permita el trabajo grupal, ayudar a los participantes a perder el temor a expresarse en grupo, desinhibirse.
Técnica:
Se utiliza como técnica de presentación la pelota caliente, para lo cual se dispone de diez  minutos. El grupo se ubica en círculo, todos de pie, el coordinador dice: “Esta pelota está caliente, tan caliente que quema. La persona a quien voy a lanzar la pelota tiene que presentarse rápido para no quemarse”. La persona que recibe la pelota debe decir su nombre, como le gusta que le digan, de donde es, algún gusto y un deseo... Y después lanza la pelota a otro participante. Concluye la técnica cuando todos se hayan presentado.
Planteamiento temático:
Para obtener información sobre los conocimientos que poseen los participantes sobre la categoría comunicación interpersonal se les pide que expresen verbalmente sus opiniones sobre: que entienden por “comunicación interpersonal”, desde sus vivencias personales a través de una lluvia de ideas o el debate, luego se construirán ideas sobre la categoría, más elaboradas con ayuda de las investigadoras.
Elaboración:
Posteriormente se divide el grupo en dos equipos con la misma cantidad de participantes y se les plantea que deberán representar las opiniones anteriores en un afiche a través de símbolos, frases o palabras. Se ofrecen como materiales papelógrafo o cartulinas, plumones, marcadores, crayolas y papeles de colores. Se debe escoger un representante que haga una exposición, ante el grupo, de lo que han resumido o plasmado en el afiche. Por último, someter al debate grupal ambos trabajos. Se propicia así la construcción del conocimiento a partir de la experiencia.
Cierre:
Para el cierre de la actividad se le pide al grupo que cada uno exprese con una palabra lo que piensa o siente sobre el trabajo realizado en la sesión. A continuación, se inicia la ronda. Se debe poner cuidado de recoger cada palabra expresada y quién la dijo.
Este momento se constituye de reflexión final que permite integrar lo trabajado y situar un punto de conclusiones.
Taller # 2: “Qué se dice, cómo se dice y a quién se dice”.
Objetivo:

  • Potenciar el uso adecuado de las habilidades para la expresión.

Materiales: Papel y bolígrafo.
Local: Departamento de psicopedagogía.
Tiempo: 45 min.
Momento inicial: Se explica el objetivo del taller, que consiste en potenciar el uso de las habilidades para la expresión y la manera en que se desarrollará.
Técnica:
Se inicia con la técnica de activación “La sorpresa”, para lo cual se cuenta con diez minutos.
El coordinador ordena las sillas y dejará en algunas de ellas unos papelitos en los cuales habrá escrito alguna actividad que se deberá realizar por el ocupante de la silla, como decir un piropo, halagar a un compañero, leer un poema. Después que los participantes se sienten se les pedirá que revisen debajo de la silla y ejecuten la tarea descrita.
Planteamiento temático:
Inicialmente se les pedirá a los participantes que compartan qué entienden sobre el término habilidades para la expresión. Luego se les proporcionará de manera teórica y a su vez, mediante ejemplos, la conceptualización de esta categoría. Un ejemplo puede ser un estudiante del grupo que antes de una prueba les explica a sus amigos un contenido en el que tienen dudas, lo hace con un lenguaje claro, fluidez en las palabras, mediante ejemplos, es capaz de analizar el contenido desde diferentes perspectivas, expresa sus ideas.
Elaboración:
Se hace uso de la técnica “comunicación positiva”, que persigue como objetivo reflexionar sobre la utilidad de las habilidades para la expresión, qué se dice, cómo se dice y a quién se dice, actividad que se planifica desarrollar en veinticinco minutos aproximadamente. Se utilizan como materiales papel y bolígrafo.
Se recogerán algunas frases comunes entre los participantes que tiendan a imperativos, ofensas, insultos, asociadas al contexto escolar y que utilicen frecuentemente. Se escriben en tirillas de papel y se reparte una para cada pareja. Una de las partes la emite al otro en forma negativa y este deberá devolverla en forma positiva. Se les dará un breve tiempo de preparación y cada pareja expresará frente al grupo su comunicación.
Mediante esta técnica se utiliza el método de orientación correctiva que permite el ensayo de cómo hacerlo bien sobre la base del error.
Cierre
En el momento de cierre de la actividad se considera oportuno formar un círculo donde todos los participantes se encuentren de pie y tomados de las manos. Cada uno de forma disciplinada, sin soltarse del resto debe acercarse a otro miembro del grupo y expresarle un mensaje positivo relacionado con el tema abordado en la sesión “comunicación positiva”. Se propicia el intercambio afectivo y generar estados de ánimo positivos.
Taller #3: “Qué dice mi rostro”.
Objetivo:

  • Reflexionar sobre la influencia del uso de las habilidades para la observación en las relaciones interpersonales.

Materiales: Pancarta, lápices o bolígrafo, fotos de expresiones faciales.
Local: Departamento de psicopedagogía.
Tiempo: 45 min.
Momento inicial:
Se comienza con la utilización de la técnica de activación “La canasta revuelta”. Se dispone de diez minutos para su realización. Se les dice a todos los participantes que a su derecha están las piñas y a su izquierda están los mangos, el animador pregunta a cada miembro su piña y su mango, y ellos deben responder el nombre del que está a su derecha (piña) y el que está a su izquierda será (mango). Luego se dice canasta revuelta y se cambia todo el mundo de puesto, el que se equivoque sale.
Planteamiento temático:
Se les informa a los participantes sobre el tema que se va a trabajar, mostrándoles los principales contenidos y significados en una pancarta, esencialmente la importancia de la capacidad para percibir estados de ánimo-sentimientos de las demás personas y la escucha atenta. Se propicia el debate a través de sus vivencias personales donde utilicen ejemplos.
Ejecución:
Se utiliza la técnica “Qué dice mi rostro”, con el objetivo de que sean capaces de percibir los estados de ánimo y sentimientos de otros. Partiendo de fotos de diferentes rostros van a ir nombrando e identificando los gestos y expresiones faciales que los caracterizan. Ejemplo: si estás asustado abres los ojos, subes las cejas. Se trata de relacionar una palabra con una emoción y la emoción con una expresión facial.
La dinámica de grupo continúa con una actividad donde se potencie el desarrollo de la escucha atenta entre los participantes. Se les pide que se agrupen en parejas y se les da la consigna de que cada uno hable sobre un tema de interés que será escogido en el momento que se realice la actividad, alternándose los roles de emisor y receptor, inicialmente habla uno y el otro permanece en silencio durante un tiempo limitado. Terminada la actividad se analizan las vivencias al estar en ambos roles, propiciando el debate sobre por qué es importante el uso de habilidades para la expresión para fomentar relaciones interpersonales positivas.
Cierre: Se propone que expongan acciones concretas de qué puede hacerse para animar al otro hablar, participar, la importancia de mostrar respeto mediante el proceso del diálogo y se listan las sugerencias en un papelógrafo o pizarrón que puede llevarse al aula.
A partir de la lista de sugerencias elaboradas se les orienta que las pongan en práctica durante el tiempo que transcurre para la realización del siguiente taller con el mismo compañero de trabajo para analizar sus vivencias durante la tarea en el próximo encuentro.
Taller #4: “Acercamiento afectivo”.
Objetivo:

  • Generar reflexiones sobre el impacto de las relaciones empáticas en las relaciones interpersonales.

Materiales: Pancarta, lápices o bolígrafo, mano hecha de papel.
Local: Departamento de psicopedagogía.
Tiempo: 45 min.
Momento inicial:
Para lograr la activación del grupo y su implicación en la actividad, se propone la técnica “El pueblo manda”. Se dispone de diez minutos para su realización. Se explica que se van a dar diferentes órdenes; que para que sean cumplidas se debe haber dicho antes la siguiente consigna: “El pueblo manda”, por ejemplo: “El pueblo manda que se pongan de pie”. Solo cuando se diga la consigna, la orden que se dice debe realizarse. Se pierde si no se cumple la orden o cuando se obedece la orden sin que el facilitador haya dicho la consigna. Las órdenes deben darse lo más rápidamente posible para que el juego sea ágil.
Se realiza un debate sobre la tarea orientada en el taller anterior, si la pusieron en práctica, estados emocionales que provocó en ellos y sus compañeros y las vivencias generadas.
Planteamiento temático:
El taller estará orientado a ofrecerles información sobre qué son las habilidades empáticas, cómo ponerlas en práctica y los beneficios que brindan en el establecimiento de relaciones con los demás y para fortalecer las ya existentes, generando un proceso de reflexión.
Elaboración:
Se les presenta una situación para identificar que conducta se corresponde con una relación empática. Un compañero de aula no participa en ninguna de las actividades realizadas durante el día, está pasando por un momento difícil en las tareas escolares y parece disgustado, que actitud usted asumirías:

  • Te acercas a él y le preguntas si se encuentra bien, dices que puede contarte lo que le sucede, que prometes escucharlo sin juzgar, mantienes una actitud de aceptación y apoyo, compartes una experiencia propia similar y le preguntas si quiere hacer algo divertido.
  • Continúas con la actividad que estabas realizando y no le prestas atención.

Luego se proporciona el debate y se elabora en conjunto con el coordinador, utilizando la técnica lluvia de ideas, los principios básicos que no deben faltar para establecer una relación empática. Una vez determinados se les pide a los estudiantes que expongan acciones concretas de cómo incorporarlos en su vida diaria.
Cierre:
Para el cierre del taller se les entregará una mano hecha de papel en la cual deben escribir o reflejar mediante un dibujo las cinco cosas que más les haya gustado, como medio para conocer su valoración sobre la actividad que se realizó.
Taller #5: ¿Me comunico mejor o no?
Objetivo:

  • Conocer las valoraciones de los adolescentes sobre el impacto del trabajo realizado en sus relaciones interpersonales y los cambios logrados.

Materiales: Papel, lápices o bolígrafo.
Local: Departamento de psicopedagogía.
Tiempo: 45 min.
Momento inicial:
Con el objetivo de lograr la activación del grupo se propone la técnica Las olas, para lo que se cuenta con diez minutos. El grupo debe estar sentado en círculo, sin quedar ninguna silla de más o vacía. Cuando el coordinador dice: “¡OLAS A LA DERECHA!”, todos se mueven para sentarse en la silla que está a su derecha. Si dice: “¡OLAS A LA IZQUIERDA!”, todos se mueven para sentarse en la silla que está a su izquierda. Pero también puede decir: “¡TEMPESTAD!” y todos se deben levantar y cambiar de lugar. El coordinador también buscará una cifra, de modo que una persona quede sin asiento.
Luego se explica el objetivo del taller.
Planteamiento temático:
En un primer momento se proyectará el video “El puente” para generar un debate acerca de este con relación al proceso de comunicación, a partir de una serie de preguntas orientadoras.
Elaboración:
 Se propone el uso de la técnica “La liga del saber” con el objetivo de evaluar el conocimiento e impacto del tema trabajado durante los talleres “Comunicación interpersonal”. La dinámica se basa en simular un concurso transmitido por radio o por TV donde se forman varios equipos según el número de participantes y se traen por parte del coordinador una serie de preguntas sobre el tema que se está tratando, se establece el orden de participación. El equipo que responde el mayor número de preguntas correctamente es el que gana.
Después se propicia un espacio de debate en el que tenga lugar la retroalimentación, para conocer el impacto que tuvo el desarrollo del trabajo en los participantes, si se lograron cambios positivos y cómo se manifiestan. Pueden hacerlo personalmente o a través de la opinión de los otros miembros del grupo de los cambios que se han evidenciado en su compañero.
Cierre:
Se utiliza la técnica “El espacio catártico”, con el objetivo de conocer las vivencias generadas durante el trabajo de los talleres. Se colocan tres sillas una al lado de la otra y se plantea al grupo que cada uno debe sentarse sucesivamente en cada silla y expresar sus vivencias. En la primera silla se expresa “Cómo llegué”, en la del medio se refiere a: “Cómo me sentí durante los talleres” y la tercera silla es: “Cómo me voy”. Cada uno va pasando por el espacio catártico y expresando sus vivencias.
Valoración mediante el criterio de especialistas.
Los talleres de orientación diseñados fueron mostrados y sometidos a la valoración según el juicio de cinco especialistas de distintas entidades asociadas al Ministerio de Educación y Ministerio de Educación Superior de la provincia de Villa Clara. De ellos dos pertenecientes a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad “Marta Abreu” de Las Villas, dos que radican en la Escuela Especial “William Darias” y uno perteneciente a la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara.
El total de los especialistas coincidió en la pertinencia de la propuesta diseñada por las investigadoras, así como la satisfacción con las actividades contenidas en los talleres. Todos coincidieron en la importancia del estudio de la comunicación interpersonal en los adolescentes de la escuela Escuela especial “William Darias”. De igual modo la totalidad reconoce la calidad del material expuesto, la claridad y sencillez de las actividades elaboradas en la propuesta. Recomendaron la pertinencia de aplicar la propuesta en tiempo breve y la evaluación posterior de sus resultados.

 

Conclusiones

  • En la comunicación interpersonal de los adolescentes con trastorno de conducta de la Escuela especial “William Darias” de Santa Clara se constató falta de originalidad en el lenguaje por la utilización de expresiones estereotipadas y vulgares, agresividad verbal hacia compañeros y profesores, poca receptividad ante los llamados de atención de los docentes que conlleva a reacciones impulsivas, uso exagerado de recursos gestuales dado por movimientos de manos, posturas y expresiones faciales que interfieren de manera negativa en el establecimiento de una adecuada comunicación y dificultades para percibir y tomar en cuenta los estados de ánimos de las demás personas.
  • Se diseñaron cinco talleres de orientación para potenciar la comunicación interpersonal en adolescentes con trastornos de conducta.
  • Los especialistas encuestados resaltan la calidad de los talleres de orientación, su coherencia, pertinencia y aplicabilidad para potenciar la comunicación interpersonal en los adolescentes con trastornos de conductas.

 

Referencias bibliográficas

Alonso, M. y Saladrigas, H. (2000). Guía Didáctica para investigar en Comunicación Social. La Habana: Pablo de la Torriente.
______________________. (2006). Teoría de la comunicación. Una introducción a su estudio. La Habana: Pablo de la Torriente.
Arias, B. G.; Betancourt, T.J. y col. “La atención a menores con Trastornos de la Conducta en Cuba”. UNICEF. 1992.
Armas Castro, Manuel. (2010). Prevención e intervención ante problemas de conductas: estrategias para centros educativos y familias. España: WoltersKluwer Educación.
Betancourt, J. (2002). El diagnóstico de las vivencias en el estudio de la configuración de la personalidad de los alumnos con desviaciones afectivas conductuales. Tesis de doctorado.
Betancourt, T.J y González A.O. (2004). Trastornos de la conducta y retardo en el desarrollo psíquico. La Habana: Pueblo y Educación.
Betancourt, T.; Álvarez, B.; González, U.; López, R.; Pérez, F.; Pupo, P., (2006). Prevención y atención a niños y adolescentes con Trastornos Afectivos Conductuales. Premio de ciencia e innovación educativa 2006. La Habana: Academia, 2007.
Calviño, M. (1998): Trabajar en y con grupos. Experiencias y reflexiones básicas. La Habana: Academia.
Cruz, L. (2002). Selección de Lecturas de Psicología del desarrollo. La Habana: Varona.
Cruz, S, F. (ed.). (2004). En la adolescencia queremos saber. Por una adolescencia sana y feliz. La Habana: Ciencias Médicas.
Domínguez, G, L. (2003). Selección de Lecturas. Psicología del Desarrollo: Adolescencia y Juventud. La Habana: Facultad de Psicología.
Fernández, R, L. y col. (2003). Pensando en la personalidad. La Habana: Félix Varela.
Fontes, S, O.; Pupo, P, M. (2006). Los Trastorno de la Conducta. Una visión multidisciplinaria. La Habana: Pueblo y Educación.
González, R. F. (1993). Motivación moral en adolescentes y jóvenes. La Habana: Científico-Técnica.
____________. (1994). Personalidad, modo de vida y salud. La Habana: Félix Varela.
Pupo, P. (2006). Sistema de programas de comunicación social para la formación de valores en menores con Trastornos Afectivo-Conductuales. Tesis presentada en opción al grado científico de doctor en Ciencias Pedagógicas. Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. Facultad de Educación Infantil. Departamento de Educación Especial. La Habana.

Power by: Moises Soft