Vol 8. Núm 23. 2020
VIDA Y LEGADO DE FERNANDO GONZÁLEZ REY: INTRODUCCIÓN A LA REVISTA EN SU HOMENAJE
Daniel Magalhães Goulart José Fernando Patiño Torres Albertina Mitjáns Martínez Editores del número.

Este número de la revista Alternativas cubanas en Psicología, está dedicado a la vida y obra de Fernando González Rey, psicólogo y científico social cubano fallecido en marzo de 2019 en la ciudad de São Paulo (Brasil). Componen este número una serie de artículos inspirados y fundamentados a partir de la Teoría de la Subjetividad/Epistemología Cualitativa, escritos por investigadores de diversas instituciones y países tales como España, Brasil, Perú, Colombia y, por supuesto, Cuba.
Tres aspectos hacen que este trabajo colectivo sea más significativo: El primero, que el homenajeado abre la lista de escritos científicos con un estudio sobre subjetividad y salud mental, en coautoría con Daniel Magalhães Goulart. El segundo, que es un monográfico que está siendo publicado en una revista científica de psicología de Cuba, su país, con el que siempre soñó contribuir con su producción científica. El tercero, que una de las coeditoras es Albertina Mitjáns Martínez, compañera de vida y de trabajo académico de González Rey.
González Rey nació en La Habana en 1949. Fue uno de los autores latinoamericanos con mayor contribución a la psicología y la ciencia en general, a través de la creación de la Teoría de la Subjetividad, junto con la Epistemología Cualitativa y la metodología constructiva-interpretativa (González Rey, 1997; 2000; 2003; 2005; 2007; 2014; 2016; 2017; 2018; González Rey y Mitjáns Martínez, 2016; 2017a; 2017b; 2019). A partir de su espíritu transgresor y creativo, desafió los fundamentos cristalizados de la psicología objetivista clásica, para proponer la subjetividad como un marco teórico y epistemológico para la investigación y la práctica profesional en diferentes campos.
Participó de la Revolución Cubana, desde los once años de edad, alfabetizando a poblaciones juveniles y adultas dentro de la Campaña Nacional de Alfabetización (Rodríguez, 2019). Posteriormente, inició su formación en la carrera de psicología en la Universidad de La Habana, destacándose como líder estudiantil perteneciente a la Juventud Comunista y, luego, como miembro activo del Partido Comunista de Cuba. Durante su militancia al interior de estas organizaciones políticas, se caracterizó por su crítica y reflexión permanente frente a las formas y espacios sociales que consideraba burocráticos y dogmáticos (Goulart, Mitjáns Martínez y Esteban-Guitart, 2020).
Durante su proceso formativo como estudiante, ocurrido entre 1968 y 1973, se sintió profundamente influenciado por el psicoanálisis y el humanismo, y por autores como G. Allport –con su crítica a la psicología de base instrumental– y L. Bozhovich, quien lo inspiró a realizar sus primeros estudios sobre autovaloración de los estudiantes y la forma como actuaban frente al fracaso escolar, así como investigaciones sobre los ideales morales y las intenciones profesionales (Goulart, Mitjáns Martínez y Esteban-Guitart, 2020). En este proceso rico de formación, también se sintió muy influenciado por diversos autores de la literatura, entre los cuales él mismo destacaba a Kundera, Tolstoi y Márai, a quienes consideraba “verdaderos clásicos de la comprensión subjetiva de las realidades humanas” (González Rey y Patiño, 2017, p.126).
Obtuvo su Doctorado en Psicología en el Instituto de Psicología General y Pedagógica de Moscú (1979) y el título de Doctor en Ciencias en el Instituto de Psicología de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética (1987). Fue presidente de la Sociedad de Psicólogos de Cuba (1986-1995), director de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana (1985-1990) y vicerrector de esta misma Universidad (1990-1995). En el momento de su fallecimiento, era Profesor Titular e Investigador del Centro Universitario de Brasilia, así como Investigador Colaborador Senior en el Programa de Postgrado en Educación de la Universidad de Brasilia, donde coordinaba el Grupo de Investigación “La Subjetividad en la salud y la educación”.
Por su prestigio científico, fue invitado a dictar conferencias e impartir cursos en diferentes instituciones académicas y científicas de diferentes partes del mundo. Entre ellas: The London School of Economy (Londres, Reino Unido), École des Hautes Études en Sciences Sociales (París, Francia), Monash University (Melbourne, Australia), City University of New York (New York, EE. UU.), Universidad Autónoma de Madrid (Madrid, España), Universidad Autónoma de México (Ciudad de México, México), Universidad de Valencia (Valencia, España), Universidad de Buenos Aires (Buenos Aires, Argentina), Universidad Interamericana de Puerto Rico (Puerto Rico, EE. UU.), Universidad Complutense (Madrid, España), Universidad de São Paulo (Ribeirão Preto, Brasil), Universidad de Brasilia (Brasilia, Brasil). Su trabajo incluye más de 35 libros, 82 capítulos de libros, así como 135 artículos científicos publicados en 5 idiomas: español, portugués, inglés, ruso y francés (Website de Fernando González Rey ).
La contribución de González Rey a la psicología social, que iniciara en Moscú, se desarrolló posteriormente con su participación en la llamada Psicología Social Crítica, movimiento que confrontó las visiones psicológicas eurocéntricas y norteamericanas que desconocían las particularidades latinoamericanas. En este proceso, conceptos como sujeto y subjetividad social (González Rey, 1991; González Rey & Mitjáns Martínez, 1989), en diálogo con la categoría de personalidad, tuvieron un papel central para confrontar la psicología social dominante, la cual había desconocido el papel del sujeto creador dentro de las tramas sociales (Goulart, Mitjáns Martínez y Esteban-Guitart, 2020). Asimismo, el concepto de subjetividad social representó “una búsqueda teórica para abrir un nuevo camino en el estudio de la personalidad que permitiera el estudio de las formas complejas y múltiples a través de las cuales la personalidad emerge como inseparable de la realidad social” (González Rey et al., 2019, p. 10). Su trabajo colaborativo con importantes autores de la región tales como Ignacio Martin-Baró, Maritza Montero, José Miguel Salazar, Bernardo Jiménez y Silvia Lane fue fundamental para sentar las bases de su producción intelectual y su significativa contribución a la psicología, la cual lo hizo merecedor del Premio Interamericano de Psicología en el año de 1991 (Goulart, 2019).
En el año 2000, al ser impedido, por diversas razones, de retornar a Cuba como era su deseo, se vio obligado a radicarse en Brasil. A partir de este momento de vida, trabajó en diversas universidades brasileras, teniendo como lugar principal de actuación el Centro Universitario de Brasilia. Durante este tiempo, se tornó líder y referencia de varios grupos de investigación que comenzaron a trabajar a partir de su plataforma teórico-epistemológica. Su reconocimiento internacional, que para ese entonces era significativo a nivel continental, se amplió a otros espacios académico-científicos de Europa y Oceanía (Goulart, Mitjáns Martínez y Esteban-Guitart, 2020)
Es fundamental destacar, con la misma relevancia que tiene su trayectoria académica, las cualidades humanas de González Rey. Su capacidad infinita para confrontar los espacios normativos y desconocedores de los procesos de singularización de la vida humana le permitieron, constantemente, generar ideas nuevas allí donde la mayoría solo reproduce. Este espíritu estuvo detrás de la creación de su plataforma teórico-epistemológica originalmente latinoamericana, mediante la cual la emoción tuvo un resurgimiento frente a la dominancia de lo simbólico como megacategoría reificada. Y la emoción, que se expresaba en el plano científico, también lo hacía en el plano personal. Así, González Rey siempre se caracterizó por su afectuosidad, su buen sentido del humor y su inagotable generosidad, características que lo destacaron como un excelente profesor, orientador, padre, esposo y amigo. A la par, es imposible omitir su capacidad para luchar y vencer los obstáculos de la vida, lo cual estuvo movilizado por una incansable ética del trabajo que se expresó hasta sus últimos días.
Dentro de esta presentación, queremos también exponer un sumario orgánico de este número especial. Encabezan la lista de artículos Daniel Magalhães Goulart y Fernando González Rey con el trabajo “Subjetividad, sujeto y salud mental: un estudio de caso más allá de la lógica de la patología”, el cual, a partir de un estudio de caso de una mujer diagnosticada con trastorno bipolar, discute estrategias institucionales favorecedoras de producciones subjetivas alternativas frente a la patologización. Dentro de los desafíos actuales de la reforma psiquiátrica brasileña, los autores se proponen una ética de trabajo que permita flexibilidad, relaciones dialógicas y apertura a la singularidad en la atención en salud mental, como posibilidad de emergencia del sujeto.
Continúa Luis Alberto Taype Huarca con su trabajo “Más allá del desarrollo psíquico: apuntes sobre el desarrollo de la subjetividad”, cuyo propósito es debatir críticamente las concepciones tradicionales de desarrollo psíquico centradas en trayectorias individualizadas, dominios fragmentados, periodizaciones típicas e influencias tanto hereditarias como ambientales. En esta discusión se introduce, como alternativa teórica, el desarrollo de la subjetividad, pautada por la comprensión de que las relaciones sociales son inseparables de los procesos simbólico-emocionales cuya génesis es de naturaleza cultural-histórica.
Detrás, Laura Rojas Vidaurreta y Luisa Vidaurreta Lima presentan “Interpretando la acción como configuración subjetiva: experiencia, subjetividad y práctica deportiva”, estudio que conceptualizó la experiencia deportiva de judocas paralímpicos como espacio subjetivamente configurado en el propio curso de la acción táctica, donde tiene lugar la singularidad de sus protagonistas. En este abordaje, la categoría de configuración subjetiva permitió articular las dimensiones más técnicas y específicas de las ejecuciones deportivas, con las organizaciones más complejas como los análisis tácticos, dentro de un marco teórico en el que los procesos subjetivos fueron centrales para explicar la motivación humana.
En seguida, David Subero y Luis Fernando Brito-Rivera con su trabajo “Subjetividad en la psicología educativa: De la teoría educativa Vygotskyana hacia una concepción compleja del aprendizaje escolar” discuten la necesidad de entender el aprendizaje escolar en un marco sensible con la justicia social educativa. Para ello, y a partir de una lectura histórico-cultural, proponen que, para entender la complejidad de los procesos de aprendizaje escolar, es necesario ser sensibles a los procesos singulares de los alumnos. De esta manera, la subjetividad abre un marco de posibilidades para nuevas vías de subjetivación, que serán siempre imprevisibles, genuinas y novedosas en el proceso de desarrollo y aprendizaje escolar.
Después, Raymond Madrigal Pérez y Pablo Fossa Arcila discuten, en el texto “Implicaciones de la Teoría de la subjetividad en una perspectiva Cultural-Histórica de González Rey en el proceso de enseñanza-aprendizaje escolar”, las implicaciones que la subjetividad, de naturaleza cultural-histórica, tiene para el proceso de enseñanza-aprendizaje dentro de la escuela. Así, el valor heurístico de la subjetividad reside en el reconocimiento de la capacidad generadora de individuos y grupos, gracias a la integración y desdoblamientos de las emociones que experimentan en estrecha relación a las producciones simbólicas que producen en el curso sus vidas.
Subsecuentemente, Pilar de Almeida y Albertina Mitjáns Martínez en su artículo “La emergencia del aprendizaje creativo” consideran que los procesos por lo general asociados con el comportamiento creativo, como la independencia, la flexibilidad, la confianza en uno mismo, la motivación, entre otros, son producciones subjetivas, tanto históricas como actuales, del sujeto que crea. Para mostrar ello, se presenta un estudio de caso, a través de un análisis constructivo-interpretativo, en el que se conceptualiza tanto la constitución como la dinámica de la configuración subjetiva de la acción de aprender de una estudiante creativa, resultado que permite avanzar en la comprensión de la génesis de la creatividad en tanto producción subjetiva.
Roberto José Bueno Hérnandez, Walfredo González Hernández y Walter Jesús Naveira Carreño dan secuencia con su texto “Análisis crítico de la resolución de problemas desde la teoría de la subjetividad”, mediante el cual analizan el concepto de problema, y su consecuente resolución, a partir de la subjetividad. Partiendo de esta perspectiva, se hace una crítica a las visiones racionalistas dominantes y centradas en el cognitivismo, para luego proponer nuevos horizontes investigativos desde los cuales se abordan las cuestiones emocionales en su integración con lo simbólico, para avanzar en las peculiaridades de la enseñanza de conceptos tan abstractos como problema y solución.
Más adelante, Carolina Torres Oliveira y Albertina Mitjáns Martínez en su artículo “Expresiones de la subjetividad social del aula y creatividad en el aprendizaje: un estudio de caso” presentan reflexiones resultado de una investigación de campo orientada a comprender cómo la subjetividad social del aula participa de la creatividad en el proceso de aprendizaje. La investigación permitió concluir que la subjetividad social del aula participa en la creatividad del aprendizaje cuando esta se expresa en la subjetividad individual del aprendiz, favoreciendo la producción de nuevos sentidos subjetivos los cuales pasan a integrar la configuración subjetiva de su acción de aprender creativamente.
Luego, Cristina M. Madeira-Coelho en su texto Educación y perspectivas en la primera infancia: el tiempo en la teoría de la subjetividad” debate, desde la inspiración crítica derivada de Bruner, la preponderancia de las contribuciones teóricas reduccionistas, que no comprenden la complejidad temporal de los procesos humanos, tales como: desordenados, no lineales y no consecutivos, simultáneos y concurrentes, en avances y retrocesos. Para esta discusión, la Teoría de la Subjetividad abre nuevas formas de inteligibilidad que reconceptualiza la dimensión del tiempo, condición que permite avanzar hacia una comprensión compleja de los procesos de desarrollo y aprendizaje de niños en contextos escolares.
A continuación, José Fernando Patiño Torres en su artículo “La relación orientador/alumno en la formación doctoral: una aproximación desde la Teoría de la Subjetividad” aborda algunos de los aspectos y procesos subjetivos involucrados en la relación orientador-alumno dentro de la formación de doctorado. Para ello, se presenta una investigación de campo realizada con estudiantes de doctorado y sus respectivos orientadores, mediante la cual se logró desarrollar un modelo teórico con valor heurístico para comprender la manera en que se configura subjetivamente una relación de orientación favorecedora de la emergencia del sujeto, así como sus desdoblamientos para la formación a este nivel.
De seguida, Maristela Rossato, Geane de Jesus Silva, Jonas Filippe Matos y Ribanna Martins de Paula, en su trabajo “Acciones y relaciones pedagógicas que facilitan la expresión del estudiante como sujeto al proceso de aprendizaje”, analizan cómo se expresan producciones subjetivas de la enseñanza en los docentes. A partir de las reflexiones de esta investigación, fue posible afirmar que la formación docente necesita promover espacios-tiempos de acciones y relaciones orientadas al desarrollo de nuevos recursos subjetivos, en los que el profesor pueda reconocerse a sí mismo como sujeto en el proceso de enseñanza y sea capaz de reconocer al estudiante como sujeto en el proceso de aprendizaje.
Y finaliza Elias Caires de Souza con su texto “Subjetividad y aprendizaje musical”, en el cual afirma que la calidad del aprendizaje no está limitada ni depende de las oportunidades materiales y la capacidad cognitiva del estudiante. Se trató de una investigación de campo que mostró, a través de tres estudios de caso, cómo cada aprendizaje es dinamizado por múltiples e inagotables procesos de subjetivación en los que una pluralidad de sentidos subjetivos configura subjetivamente cada momento de aprendizaje y los diversos momentos constitutivos de esa trayectoria formativa en la música.
Este conjunto de artículos que aquí presentamos evidencia el valor heurístico que ha conquistado la Teoría de la Subjetividad y la Epistemología Cualitativa de González Rey en diversos campos y áreas de la psicología y las ciencias sociales/humanas. En los últimos años, antes de su fallecimiento, él comentaba frecuentemente uno de sus anhelos más queridos: “difundir la subjetividad, como perspectiva teórica, epistemológica y metodológica, entre los/as jóvenes científicos cubanos/as”. Que sea este número especial un camino posible y plausible para comenzar a cumplir dicho anhelo, al tiempo que una forma de retribuirle, en alguna medida, por su enorme contribución a la psicología, a la ciencia y la formación universitaria en general.

Referencias bibliográficas

González Rey, F. (1991). Conferencia magistral por el recibimiento del Premio Interamericano de Psicología. En Libro de conferencias magistrales. Congreso Interamericano de Psicología. San José, Costa Rica.
_______________. (1997). Epistemología Cualitativa y subjetividad. São Paulo: Educ.
_______________. (2000). Investigación cualitativa en psicología: rumbos y desafíos. México: Paraninfo.
_______________. (2003). Sujeito e subjetividade: uma aproximação histórico-cultural. Tradução de Raquel Souza Guzzo. São Paulo: Pioneira Thomson Learning.
_______________. (2005) O valor heurístico da subjetividade na investigação psicológica. En: _______________. (Org.). Subjetividade, complexidade e pesquisa em psicologia. São Paulo: Thomson.
_______________. (2007). Investigación cualitativa y subjetividad. Los procesos de construcción del conocimiento. México: Mc Graw-Hill.
_______________. (2014). Ideias e modelos teóricos na pesquisa construtivo-interpretativa.  En: A. Mitjáns, M. Neubern, E V. Mori (Orgs.). Subjetividade contemporânea. Discussões epistemológicas e metodológicas. Campinas: Alínea. pp. 13-34.
_______________. (2016). Advancing the topics of social reality, culture, and subjectivity from a cultural-historical standpoint: Moments, paths, and contradictions. Journal of Theoretical and Philosophical Psychology, v. 36, p. 175-189.
_______________. (2017). The topic of subjectivity in psychology: Contradictions, paths and new alternatives. Journal for the Theory of Social Behaviour, v. 47, n. 7, p. 502-521. DOI: https://doi.org/10.1111/jtsb.12144.
_______________. (2018). Subjectivity and discourse: Complementary topics for a critical psychology. Culture & Psychology. Online publication. DOI: https://doi.org/10.1177/1354067X18754338.
González Rey, F. y Mitjáns Martínez, A. (1989). La personalidad: Su educación y desarrollo. La Habana: Pueblo y Educación.
___________________________. (2016) Una epistemología para el estudio de la subjetividad: sus implicaciones metodológicas. Psicoperspectivas (Online): Individuo y Sociedad, v. 15, n. 1, p. 5-16.
____________________________. (2017a). Subjetividade: epistemologia, teoria e método. Campinas: Alínea.
____________________________. (2017b). Epistemological and methodological challenges for the study of subjectivity from a cultural-historical perspective. In M. Fleer; F. González Rey; N. Veresov (Orgs.), Perezhivanie, emotions and subjectivity: Advancing Vygotsky’s legacy. New York: Springer, p. 264-296.
____________________________. (2019). The constructive-interpretative methodological approach: orienting research and practice on the basis of subjectivity. In: F. L. González Rey, A. Mitjáns Martinez & D. M. Goulart (Orgs.). Subjectivity within cultural-historical approach: theory, methodology and research. Singapore: Springer.
González Rey, F., Mitjáns Martínez, A., & Goulart, D. M. (2019). The topic of subjectivity within cultural-historical approach: Where it has advanced from and where it is advancing to. In F. González Rey, A. Mitjáns Martínez, & D. Goulart (Eds.), Subjectivity within cultural-historical perspective: Theory, methodology and research (pp. 3–19). Singapore: Springer.
González Rey, F. y Patiño-Torres, J.F. (2017). La Epistemología Cualitativa y el estudio de la subjetividad em una perspectiva cultural-histórica. Conversación con Fernando González Rey. Revista de Estudios Sociales, 60, 120- 128. DOI: https://doi.org/10.7440/res60.2017.10.
Goulart, D. M. (2019). Subjectivity and life: In memory of Fernando González Rey. Mind, Culture, and Activity, (Online), 26 (2), 102-107. DOI: https://doi.org/10.1080/10749039.2019.1619775.
Rodríguez, W. (2019). Fernando Luis González Rey (1949-2019). Revista Puertorriqueña de Psicología, 30 (1), 176-178.

Power by: Moises Soft