Vol 2. Núm 4. 2014
LA AUTONOMÍA Y EL COMPROMISO SOCIAL RESPONSABLE EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL
Orietta Martínez Chacón Centro de Estudio y Perfeccionamiento de la Educación Superior. Cuba.
Resumen
El presente trabajo forma parte del proyecto I+D "Formación de Recursos Humanos", referido a la etapa de diagnóstico de los contenidos psicológicos a formar en estudiantes universitarios, en específico la autonomía y el compromiso social responsable. Ofrece una panorámica de los antecedentes y fundamentos teóricos del estudio, el cual se basó en un diseño no experimental con el empleo de métodos y técnicas cuantitativas y cualitativas, y tareas de desarrollo potencial en una muestra probabilística de grupos intactos. Como resultado se obtuvo la caracterización de la autonomía y el compromiso social responsable en los estudiantes, el diagnóstico actual y las potencialidades de su desarrollo, a partir de los niveles de los indicadores que se expresaron con regularidad. Desde los resultados se proyectaron acciones formativas agrupadas en cinco fases: diagnóstico, orientación, proyección, ejecución y control.
Abstract
The present work is part of the project I+D "Formation of Human resources" refered to the stage diagnostic of the psychological contents to form in university students, in specific: the autonomy and the responsible social commitment in the formation process. It offers a panoramic of the antecedents and theoretical foundations of the study, which was based on a non experimental design with the employment of quantitative-qualitative methods and tecniques and development"s task potential in a probabilistic sample of intact groups. As results it was obtained the characterization of the autonomy and the responsible social commitment in the students, the current diagnosis and the potentialities of their development, starting from the levels of the indicators that were expressed regularly. From the results of the study were projected formative actions contained in five phases: diagnostic, orientation, projection, execution and control.
Palabras claves
autonomía, compromiso social responsable, diagnóstico potencial, acciones formativas, autonomy, responsible social commitment, diagnostic potential, formative actions

Introducción
En documentos de la Organización de las Naciones Unidas (1996, 2007, 2008, 2009, 2010) se reconoce la educación superior como un espacio de desarrollo personal y social, formador de ciudadanos informados, motivados, con valores éticos, capaces de asumir responsabilidades y buscar soluciones a los problemas. Es prioridad formativa la actuación autónoma, responsable y comprometida en la solución de los problemas del desarrollo socio económico, muestra de pertinencia e impacto. La educación superior cubana ha respondido a las exigencias históricas sociales del país. Su modelo pedagógico de formación de profesionales, con enfoque multilateral e integral, se ha consolidado. Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución (2012) fijan la continuidad del perfeccionamiento de la educación y su calidad articuladas a las demandas del desarrollo del país, a los valores políticos ideológicos, la participación consciente, protagónica, real, transformadora y efectiva de los profesionales en la toma de decisiones respecto a problemas de la sociedad.
En los marcos del proyecto I+D “Formación de Recursos Humanos” (2007-2012), las investigaciones psicológicas sustentadas en el enfoque histórico cultural se orientaron al desarrollo integral del profesional: la autovaloración, autorregulación, comunicación y relaciones interpersonales, toma de decisiones y creatividad. El estudio de la creatividad (Martínez, 2000; 2002) reveló recursos personales como la autonomía y el compromiso social responsable en vínculo con la actividad práctica, sin que se identificaran sus contenidos e implicación en la ejecución de tareas profesionales en el proceso formativo.
A partir de los antecedentes se realizó la investigación, con el objetivo de caracterizar la autonomía y el compromiso social responsable para el cumplimiento de tareas profesionales desde la formación, mediante el diagnóstico de los niveles de su expresión en grupos de estudiantes del nivel superior. Para el diagnóstico se aplicó a los estudiantes la entrevista, “Tareas de desarrollo potencial”, elaboradas por la autora, que modelan la práctica profesional acompañada de la observación participante, su procesamiento es cualitativo, igual a la entrevista aplicada a profesores del año; el procesamiento cuantitativo se empleó en la lista de indicadores aplicada a ambos y en encuesta a estudiantes.
Resultados que fueron triangulados.
El resultado abarcó la caracterización, los niveles actuales y potenciales de la autonomía y el compromiso social responsable, mediante la expresión de los indicadores, a partir del cual se elaboraron acciones formativas y desarrolladoras.

Desarrollo
Referentes teóricos sobre la Autonomía y el Compromiso social responsable
La autonomía ha suscitado análisis, críticas y reflexiones en la política, educación, filosofía y psicología. Su etimología del griego (auto: "uno mismo" y nomos, "norma") significa la capacidad de tomar decisiones sin ayuda de otro.
En la filosofía se integra la ética y la moral emitida en la conducta. Kant (1984) la relaciona a la edad, a la apropiación del conocimiento, la decisión independiente, sin la conducción de otro. Adorno y Becker (1994) la vinculan a la autoridad y el desarrollo evolutivo. Morín (1984) la enmarca en las relaciones sociales que tributaron al desarrollo del hombre, que toma decisiones mediante su valoración y juicio propio, ante una situación de la realidad social. Se abarcan importantes elementos: la toma de decisiones, la independencia, valoración y el juicio personal.
En la psicología evolutiva y de la personalidad la autonomía es la capacidad para trazarse pautas y normas, actuando en consecuencia, sin influencia de presiones externas. Para las escuelas psicológicas no marxistas, está determinada por el desarrollo biológico evolutivo y la confrontación con el medio social. Para el conductismo se logra por la experiencia, la acción del medio, imitación o el manejo de información. En el psicoanálisis es expresión de la personalización de las normas como imagen ideal de sí y el deber. En el modelo egosocial de Erikson (1974, citado en Fernández, 2005) es la capacidad de la personalidad madura de autocontrol, elegir, autoafirmarse, tomar decisiones y comportarse voluntariamente, dadas las limitaciones que impone la cultura. En la adolescencia surge el compromiso ideológico, orientación valorativa y participación social en busca de identidad. La psicología genética relaciona la autonomía al desarrollo cognitivo y maduración moral. Piaget (1964,1969) la vincula a la estructura anticipatoria de la construcción del conocimiento y el modelo ideal, la autonomía moral ocurre en la pubertad resultado de la conducta y sus consecuencias, las normas surgen por acuerdo. Enfatiza el carácter anticipatorio, previsivo y consciente de las consecuencias de la acción. En cambio Kolhberg (s/f, citado en Linde, 2009) la vincula al razonamiento moral en función de la norma, no de la conducta, que pasa por seis niveles progresivos, a mayor nivel mayor autonomía, la que pocos adultos logran, aunque prevén las consecuencias.
El humanismo (Allport, 1967; Maslow, 1972; Rogers, 1987) distingue la autonomía funcional de los motivos, la existencia de intereses autónomos y sus determinantes conscientes. Caracteriza la personalidad madura del sujeto por la regulación autónoma mediata, que exige autocomprensión, autoconocimiento. Destaca sus bases biológicas, la potencialidad inherente de “encontrarse”, solucionar problemas, la responsabilidad de los actos y consecuencias, la “tendencia actualizante” –autoperfeccionamiento–.
La psicología materialista dialéctica e histórica del desarrollo psíquico humano abarca el objeto en estudios de la personalidad y su educación, desde el principio actividad comunicación, el carácter consciente y transformador del hombre. En esta línea Kossakowski (1989) concibe un modelo de acciones conscientes, expresión de regulación independiente. La orientación independiente transita desde la identificación de la meta por aceptación o determinación autónoma, hasta la creación de un programa de acción según el objetivo, condiciones, medios y estrategias, regulando la ejecución sin ayuda, pero sí por las exigencias sociales. La autonomía incluye la anticipación, autocontrol responsable y comprometido. Para Bozhovich (1976) se vincula a la necesidad de autodeterminación que se expresa en la edad escolar superior. El joven crea su medio, lo organiza y dirige su transformación activa, actúa por objetivos, propósitos y decisiones propias, mediadas por sus representaciones, juicios, convicciones morales, ideal o aspiración emocionalmente matizada, que dadas las situaciones de su vida se manifiestan en la valoración de sí y hacia los demás, la actitud hacia sí y la sociedad.
Slavskaia (1989) vincula la autonomía y el compromiso social al activismo de la personalidad y la comunicación en la actividad vital del sujeto, por la forma de resolver o plantearse nuevas tareas, qué hace y cómo lo hace, la posición que adopta, la valoración de las consecuencias de los actos para sí y los demás, la autodeterminación, calidad y transformación de su actividad, plantearse objetivos con fines conscientes, elaboración de planes y programas futuros, expresión del sentido de la vida, la comprensión y organización del curso de esta, cambiar su lugar en ella dada la elección profesional, el compañero de la vida, el modo de relacionarse y resolver situaciones con autodeterminación en la sociedad, todo lo cual revela responsabilidad y compromiso personal y social, concretado en la actividad vital del hombre, en el presente estudio es la formación profesional.
En Cuba los autores asumen este enfoque y coinciden en abarcar la autonomía y el compromiso social como función de la personalidad, expresión motivacional, vinculada a la esfera moral y el proyecto de vida. (D’ Angelo, 1996; D. González, 2008; F. González y A. Mitjans, 1989; Fernández, 2005; Martínez, 2002). Al respecto F. González (1982) enfatiza que la autonomía moral se expresa en la edad escolar superior, en la necesidad del sujeto de determinar su lugar en la vida. Con relativa independencia moral y social orienta su vocación, valora las posibilidades prácticas futuras e internas, apoyado en el ideal, concepción del mundo y elaboración personal mediante juicios, experiencias y vivencias que se convierten en motivo moral y tendencias motivacionales, se plantea aspiraciones, se orienta en la vida y a su incorporación laboral, adquisiciones del desarrollo y la educación que regulan su vida, asume responsabilidad y compromiso social.
El proyecto de vida D’ Angelo (1996, 2012) lo relaciona con la autonomía y abarca indicadores que pueden integrarla: los fines generales del individuo, planes de acción o seriación de fines intermedios, la disposición, valoración de posibilidades internas y externas de realización, el tiempo futuro. En estudio reciente aborda la “autonomía integradora” y el aprendizaje de la “autonomía desarrolladora” en diversos campos, saberes y contextos. Identifica indicadores como la relación autodeterminación colectiva cooperada, sentidos personales solidarios, el emprendimiento personal y social.
La autonomía funcional de los motivos D. González (2008) la asume como expresión superior de motivación, determinada por las convicciones, aspiraciones, sentimientos, ideales, intenciones y proyectos personales futuros de carácter creador, donde prima la elaboración personal. Fernández, (2005) coincide con los autores, precisa que la autonomía funcional de los motivos internos son los sentidos personales e integran la capacidad resolutiva de conflictos en situaciones interactivas, la autodeterminación supone autonomía al regular la actuación con independencia emocional, valoraciones y criterios.
La independencia, autonomía, objetivos conscientes, responsabilidad, proyección futura, elaboración personalizada, la expresión motivacional y moral, aspiraciones, intenciones profesionales, toma de decisión efectiva, compromiso social, se apreciaron en estudios precedentes de Martínez (2000, 2002), los que resultaron en la Concepción integral de creatividad y la estrategia educativa que la compone (2003a, 2003b-2011) se introdujeron al proceso formativo y revelaron en profesionales en formación la autonomía con tendencia integradora. Se transitó de la dependencia a la independencia relativa, hasta la autonomía. Articulado a ella apareció el compromiso social responsable.
El presente trabajo los retoma para su estudio en el proceso de formación profesional y asume principios desde la perspectiva desarrolladora.

Principios para el estudio de la Autonomía y el Compromiso social responsable desde la perspectiva desarrolladora
El estudio de las categorías desde la perspectiva desarrolladora asume el ámbito educativo como espacio de la situación social del desarrollo, en el que las actividades y tareas modelan la profesión, la personalidad y potencialidades de los estudiantes. Se conciben tareas integradoras que responden a las exigencias de la práctica profesional y demandan la unidad cognitiva-afectiva, reflejada en la autonomía y compromiso social responsable, en recursos intelectuales y motivacionales para el de-sempeño profesional. Las tareas demandan autonomía, responsabilidad y compromiso social del estudiante, la expresión de objetivos personales y sociales, autovaloración sobre el nivel de desarrollo de los recursos que posee respecto a sus exigencias, reflexión sobre las vivencias de logros, dificultades y la proyección profesional.
La unidad actividad-comunicación es vía y expresión del desarrollo comprometido y autónomo con la profesión y su valor social en el espacio educativo. Incluye situaciones de interacción social, el papel mediador de la comunicación en la realización de las tareas, la expresión de ideas, acuerdos y de-sacuerdos, defensa argumentada de juicios propios, coordinación de experiencias y vivencias, materializadas en sus funciones, a través de la coherencia entre el contenido y tono emotivo durante el intercambio y cooperación, según refiere Martínez (1983). La actividad conjunta exige planteamiento de metas, organizar acciones individuales o en colaboración, proyección, previsión, búsqueda de alternativas, anticipación de resultados y la transformación de recursos personales.
La relación educación desarrollo de potencialidades desde la Zona de Desarrollo Próximo. Concibe la organización de condiciones educativas que propician e integran la función autoeducativa del estudiante, vinculadas a sus necesidades y motivos con la futura profesión. “La educación comprende la interacción premeditada, organizada y prolongada del desarrollo a fin de que se desplieguen de modo máximo las potencialidades de los sujetos y la posibilidad de elevar su desarrollo a un nivel cualitativo superior”. (Vygotsky, 1996, p. 294). Supone comprender la autonomía y el compromiso social responsable del estudiante desde la potencialidad del desarrollo en el proceso formativo, donde es posible registrar el nivel de desarrollo alcanzado por el cumplimiento de los objetivos, acciones, resultados de las tareas, modo de actuar y vencer dificultades, la autovaloración, autoeducación, comunicación e interacción con otros. Se asumió:
La Zona de Desarrollo Próximo ZDP, entendida como la distancia entre el nivel de desarrollo actual determinado con ayuda de tareas que pueden ser resueltas de manera autónoma y el nivel de posible desarrollo, determinado con ayuda de tareas que puede resolver bajo la guía de un adulto o de un compañero más capaz (Vygostky, 1996, p. 345).
La definición incluye la expresión de la autonomía y el compromiso social responsable en los dos niveles de desarrollo, el actual, real alcanzado que posibilita el accionar autónomo y comprometido mediante los recursos personales ya adquiridos y el potencial, lo que hace con ayuda de otro y que puede transformarse en nuevos niveles reales. La diferencia entre niveles permite trabajar en el espacio de desarrollo potencial. La valoración se realiza a partir de los resultados del estudiante en una tarea o desempeño determinado y lo que puede lograr con ayuda, incluso mediante el intercambio conjunto y en colaboración.
La determinación de los niveles exige el diagnóstico actual y potencial apoyado de “Tareas de Desarrollo potencial (TDP)” cuyos requisitos son: modelar la actividad profesional o salida de ella, tener valor social, representar sus exigencias y condiciones, estar orientadas al futuro, contribuir al desarrollo de la personalidad, mantener el vínculo con las exigencias sociales e individuales, no contar con todas las condiciones de realización, presentar obstáculos que movilicen la problematización y elaboración personal, exigir un proyecto para la acción, ser flexibles, formadoras de sentidos, demandar implicación, compromiso, responsabilidad en la toma de decisión y autorregulación, unidas a reguladores externos: el tiempo, las normas de la actividad y sus exigencias (Martínez, 2003b, 2011).
La autonomía y el compromiso social responsable con perspectiva desarrolladora, comprende su diagnóstico y formación desde la potencialidad del desarrollo. Presupone influencias educativas insertadas al sistema actividad-comunicación, propiciadoras del desarrollo de potencialidades y su transformación en recursos personales, que integran la personalidad y se expresan en la ejecución de tareas mediante sus indicadores.

Concepto y dimensiones de la Autonomía y el Compromiso social responsable
Desde los referentes y la perspectiva desarrolladora se comprende la autonomía y el compromiso social responsable integrados a la personalidad y subjetividad del sujeto. Dado su papel regulador, mediatizador en la configuración de los recursos personales durante la formación, se asume al estudiante proactivo y transformador orientado a la futura profesión.
En la educación de los juristas se trata de influir en sus recursos personales. La autora en estudios precedentes identifica recursos personales en la formación profesional que define:
Mecanismos que se constituyen por la configuración de contenidos psicológicos, que en interrelación intervienen en la función reguladora y autorreguladora de la personalidad, mediatizan el comportamiento del sujeto y su modo de actuación ante diferentes exigencias y condiciones de la actividad profesional y la práctica social: recursos cognitivos, afectivos-motivacionales y funcionales (Martínez, 2007, p. 25).
El trabajo profundiza en los recursos funcionales: autonomía y compromiso social responsable, entendidos como mecanismos que expresan el nivel de desarrollo del estudiante, a partir de su relación consciente con las condiciones y exigencias de la profesión (Martínez, 2009).
Para el presente estudio se asume como:
Autonomía: Nivel de funcionamiento de la personalidad que se constituye en recurso personal del estudiante, le permite cumplir las tareas con independencia, responsabilidad y efectividad ante la toma de decisiones, a partir del planteamiento consciente de objetivos, la planificación de acciones y la defensa del juicio argumentado, autovalorando las posibilidades y recursos que posee para el futuro desempeño.
Compromiso social responsable: Nivel superior de la motivación profesional que funciona integrada a la autonomía como recurso personal del estudiante, abarca la movilización consciente hacia objetivos y metas mediatas, la transformación de recursos potenciales en personales, proyección intencional fundamentada de la futura profesión, predominio de motivos intrínsecos por sus tareas, implicación afectiva y satisfacción en el cumplimiento responsable de las normas y exigencias del desempeño profesional.
Se seleccionó para el estudio una muestra de trece profesores y cincuenta y siete estudiantes. La selección de los estudiantes se realizó con el criterio de tener tránsito en la formación profesional, la población se compuso de cinco y cuatro grupos de 3ro y 5to años, respectivamente. El procedimiento fue aleatorio simple de los grupos intactos, mediante tómbola, donde todos tenían la probabilidad de ser elegidos. La selección de los profesores fue intencional, por docentes de esos años y conocer la muestra. Las muestra se expone en la tabla uno.

 

Tamaño de la muestra por grupos de estudiantes y profesores
Tabla 1: Tamaño de la muestra por grupos de estudiantes y profesores

Con fines diagnósticos se aplicó a profesores la técnica encuesta-lista de Indicadores, para obtener su valoración sobre los estudiantes respecto al nivel de los indicadores de las dimensiones, según la ubicación en siempre, frecuente, algunas veces, raras veces y nunca, información que se profundizó en la entrevista. Sus resultados se triangularon con los obtenidos en las técnicas aplicadas a los estudiantes con fines de autovaloración, además, el Locus de Control para indagar en la conciencia de sus acciones, toma de decisiones y responsabilidad de las consecuencias (externas o internas), las Tareas de Desarrollo Potencial (TDP), acorde al año, para diagnosticar los niveles actual (DA) (procedimiento a solas) y potencial (DP), (con ayuda, mediante preguntas o alternativas de acciones) y las incidentales (DPI), (tarea más compleja) que comprueba el DP, proceso controlado por observación participante y se integró al resultado de la tarea.
Presentación de los resultados de las tareas de desarrollo potencial de 5to año
De manera particular se exponen los resultados obtenidos mediante la TDP por el valor que tuvo para el estudio, permitió determinar con mayor certeza y objetividad la caracterización de la autonomía y el compromiso social responsable, atendiendo a la expresión de los indicadores de sus dimensiones, los que se muestran en la gráfica uno.

Gráfica 1
Gráfica 1. Resultados de la tarea de desarrollo potencial en 5to año. (DA) Diagnóstico Actual,
(DP) Diagnóstico Potencial y DPI (comprobación del Diagnóstico Potencial con Incidental).
Aparecen en el eje X las dimensiones de la autonomía y el compromiso social responsable. En
el eje Y, los niveles alcanzados por estas en los diagnósticos y la amplitud de la ZDP.

Las dimensiones Autonomía y Compromiso social responsable de los estudiantes expresan las potencialidades del desarrollo en los resultados de los DA y DP. En el DA la autonomía adquirió nivel medio. Las dimensiones Independencia, Planteamiento consciente de objetivos, Responsabilidad y Toma de decisión se expresaron en ese nivel. La Autovaloración y Defensa del juicio argumentado mostraron un nivel bajo. Las respuestas son generales y poco argumentadas, sin calidad, amplitud y precisión. No se expresaron los indicadores: rectificación de errores por sí mismo, cuestionamiento y problematización basado en su criterio, aprendizaje de los errores, la tendencia a modificar recursos personales que obstaculizan los objetivos, la relación entre la valoración de sí y la que recibe, exigencia de sí y hacia los demás. El Compromiso social responsable adquirió nivel medio y las dimensiones Movilización consciente hacia objetivos y metas mediatas, Proyección intencional fundamentada, Implicación afectiva y Motivos intrínsecos por tareas de la profesión. En un nivel bajo se expresan la Transformación de recursos personales y la Satisfacción en el cumplimiento responsable de las normas y exigencias del desempeño profesional. Aunque los estudiantes se plantean objetivos y metas orientadas al futuro desempeño, no manifiestan estrategias y vías para alcanzarlas y la información no la adecuan a la temporalidad futura, la valoración sobre la necesidad de la tarea para el futuro desempeño es pobremente fundamentada y no se orientan a la transformación de los recursos personales que obstaculizan la realización de la tarea.
El DP revela el desarrollo de un diagnóstico a otro. La Autonomía y el Compromiso social responsable alcanzan nivel alto. Las respuestas son precisas y de calidad, se muestran indicadores no revelados en el DA. Transitan del nivel medio a alto la Independencia, Responsabilidad, Planteamiento consciente de objetivos y Toma de decisión; de bajo a alto la Defensa del juicio argumentado, mostrando mayor amplitud en la ZDP. La Autovaloración transita del nivel bajo a medio. Adquirieron también nivel alto, la Movilización consciente, Proyección intencional, Implicación afectiva, Motivos intrínsecos y Satisfacción en el cumplimiento responsable de exigencias y normas del desempeño profesional y nivel medio la Transformación de recursos personales. Es relevante la amplitud de la ZDP de Satisfacción en el cumplimiento responsable de las normas y exigencias del desempeño profesional, lo que se explica por el sentido que adquiere la tarea. Aunque la Autonomía y el Compromiso social responsable alcanzan nivel alto, no todos los estudiantes se caracterizan por ese nivel funcional, dada la expresión de los indicadores, que no reflejan armonía en su desarrollo, atendiendo a sus individualidades.
En el DPI se confirma el nivel alto alcanzado por las dimensiones en el DP. La ZDP de la dimensión Defensa del juicio argumentado se amplía aún más, también la Transformación de recursos personales. Es interesante que la Autovaloración no se exprese al nivel de las otras dimensiones. La Autonomía y el Compromiso social responsable amplían su ZDP, lo que revela el desarrollo de los recursos con ayuda de tareas y la comunicación. Los niveles potenciales son nuevos niveles reales de desarrollo. Los resultados confirman lo planteado por Vygotsky respecto a la ZDP y las influencias educativas, en el proceso de formación profesional. La evolución de la Autonomía y el Compromiso social responsable ratifica la necesidad de trabajar desde las potencialidades del desarrollo de los estudiantes. El desarrollo de las dimensiones no es similar y no siempre es armónico, ello responde a las configuraciones de sus indicadores, pero se revela su valor respecto a las tareas profesionales, dadas sus condiciones y exigencias.

Presentación de los resultados de la tarea de desarrollo potencial de 3er año
El DA del grupo revela a nivel bajo la Autonomía y el Compromiso social responsable, igual las dimensiones Independencia, Responsabilidad, Toma de decisión y Planteamiento consciente de objetivos, Movilización consciente, Proyección intencional, Implicación afectiva, Motivos intrínsecos, Satisfacción en el cumplimiento responsable de exigencias y normas del desempeño profesional. La Defensa del juicio argumentado, Autovaloración y Transformación de recursos personales no se constatan en ninguna de las respuestas, ni en la observación. Algunos indicadores se manifiestan en niveles medios, pero no alcanzan su expresión y armonía funcional para caracterizar a los estudiantes en ese nivel. En el DP la Autonomía y el Compromiso social responsable transitan al nivel medio, también las dimensiones Independencia, Responsabilidad, Planteamiento consciente de objetivo, Toma de decisión y Autovaloración, así como la Movilización consciente, Proyección intencional, Implicación afectiva, Motivos intrínsecos, Satisfacción en el cumplimiento responsable de exigencias y normas de la futura actividad profesional. Las dimensiones e indicadores expresan la calidad, amplitud, precisión de las respuestas y ajuste a las problemáticas profesionales, así como el interés y tendencia por modificar recursos para el desempeño futuro. Los resultados se muestran en el gráfico dos.


Gráfica 2. Resultados de la Tarea de desarrollo potencial de 3er año. (DA) Diagnóstico Actual, (DP) Diagnóstico Potencial y DPI (comprobación del DP con Incidental). El eje de las X muestra las dimensiones de la Autonomía y el Compromiso social responsable. El eje de las Y, la amplitud de la ZDP de cada una y los niveles alcanzados por estas en los diagnósticos.

El gráfico evidencia diferencias en la amplitud de la ZDP de la Autovaloración y Defensa del juicio argumentado del resto de las dimensiones, revelando las potencialidades de los estudiantes. Es relevante el papel de la comunicación y los niveles de ayuda mediante preguntas y alternativas de acciones en la toma de conciencia del valor y sentido de las tareas para su desarrollo profesional.
El DPI corroboró el nivel medio del DP, los estudiantes solucionaron la problemática de manera autónoma, la amplitud de la ZDP de ambas categorías psicológicas se mantiene. Se expresó crecimiento en las dimensiones Autovaloración, Implicación afectiva, Motivación intrínseca por las tareas, Satisfacción con el cumplimiento responsable de las exigencias y normas del desempeño profesional. Se infiere la existencia de nuevos niveles potenciales. Se confirma el valor de las TDP en la formación profesional por su carácter integrador, el valor de la comunicación dialógica que incentiva la reflexión, la interacción como condición de desarrollo motivacional por las tareas profesionales, confianza, implicación individual, la toma de conciencia y autovaloración de resultados y recursos personales para la actividad y el compromiso. La comparación grupal del nivel de las dimensiones de la autonomía y el compromiso social responsable como recurso personal se aprecia en la gráfica tres.
Gráfica 3
Gráfica 3. Comparación de los grupos de 3ro y 5to años de la Autonomía y el
Compromiso social responsable, tomando los resultados del DP y el DPI que expresa la Caracterización final

Los resultados de los diagnósticos potenciales (DP y DPI) se asumieron como nuevo nivel de desarrollo, al revelar crecimiento de algunas dimensiones de los recursos en cuestión. Es relevante que la autovaloración en los grupos de 5to año esté casi al mismo nivel al de 3ro. Se infiere, que el resultado se deba a la imagen de sí que los estudiantes de 5to año tratan de dar, intentan ocultar sus limitaciones al estar próximos a graduarse. No obstante, es evidente la existencia de limitaciones en la dimensión y la necesidad de estudios más profundos y de influencias educativas especialmente dirigidas.

Caracterización de la Autonomía y Compromiso social responsable
El análisis integral de los resultados determinó que la Autonomía y el Compromiso social responsable adquieren nivel alto de desarrollo, cuando la independencia se caracteriza por el procesamiento de información sin ayuda, la proyección de posibles soluciones en tareas profesionales, autoplanificación de acciones, problematización basada en criterios propios, rectificación de errores por sí mismo y se actúa de manera independiente a partir de los deberes; unido a ello, la responsabilidad se distingue por la planificación de acciones para el cumplimiento de las tareas con calidad y sistematicidad, la necesidad de cumplirlas y la implicación afectiva en ellas, el esfuerzo por vencer los obstáculos para su cumplimiento, se asumen los resultados de las acciones, se exige a sí mismo y a otros. En el planteamiento consciente de objetivos y acciones para el logro de metas y propósitos, se orienta la actuación a partir de estos, se analizan las condiciones objetivas y subjetivas para alcanzarlos y se realiza autocontrol en la ejecución de la actuación, de ser necesario se redefinen objetivos y acciones para las actividades o ejecución de las tareas.
La toma de decisión se distingue por la identificación de problemas que obstaculizan la realización de las tareas profesionales, la valoración de los factores que la favorecen y/o entorpecen y por las alternativas idóneas de solución que se seleccionan y ejecutan, atendiendo a las exigencias profesionales. Además, la defensa del juicio argumentado se caracteriza por elaboraciones personales, la crítica, reflexión, defensa de los criterios y el uso de argumentos sólidos; la autovaloración refleja la valoración de la influencia de sus características personales en los resultados de la tarea para el futuro desempeño y el reconocimiento de los recursos personales que posee, las limitaciones para el logro de las metas, la tendencia a su modificación al obstaculizar la actividad profesional, la motivación por el autoperfeccionamiento y la adecuación con las valoraciones.
Asimismo, la movilización consciente hacia el logro de los objetivos y metas mediatas se distingue por la búsqueda de información para cumplir la tarea con calidad y se orienta a la profesión, planifica acciones para lograr los objetivos, adecua la información a la tarea y las metas, unido a la proyección intencional fundamentada en sus intereses y la tarea social, vincula la tarea y su accionar a la profesión, valora que la tarea contribuye a su desarrollo personal y social con elaboraciones personalizadas argumentadas en necesidades profesionales, se traza estrategia y acciones tácticas, atendiendo a los objetivos mediatos, expresa vías para alcanzarlos.
La Transformación de recursos potenciales en personales se expresa en la ejecución de las tareas, se reconocen las características personales necesarias para su solución y desempeño en la profesión, se identifican logros y dificultades a partir de los resultados y características personales, se empeña en adecuar los recursos que posee, perfecciona o transforma los que obstaculizan su actividad.
La implicación afectiva se distingue por el interés, afán, esfuerzo y persistencia en resolver con calidad las tareas y el sentido profesional que adoptan; ello, vinculado a la satisfacción en el cumplimiento responsable de las normas y exigencias del desempeño, caracterizado por el gusto y responsabilidad con que realiza la tarea, siente satisfacción al alcanzar sus objetivos con calidad, se siente comprometido en cumplir las normas éticas, políticas y jurídicas que demanda la tarea y le asigna sentido personal en relación con el desarrollo profesional, lo que se articula con el predominio de los motivos intrínsecos por las tareas de la profesión, revela conocimiento sobre su contenido, habilidades y procedimientos para su solución, siente gusto del proceso de ejecución, busca alternativas para su cumplimiento, reflexiona sobre los recursos personales para su desempeño.
El nivel medio de autonomía y compromiso profesional responsable se caracteriza por la Independencia en la autoplanificación de acciones, proyección de posibles soluciones, el cuestionamiento y problematización basado en su criterio, pero demandan cooperación y requieren algunas orientaciones para cumplir las tareas. Se aprecia menos la rectificación de errores por sí mismo y la solución de problemáticas o conflictos. La responsabilidad se distingue por la planificación de acciones para el cumplimiento de las tareas con calidad, sienten necesidad de cumplirlas y se implican afectivamente en ellas, se esfuerzan por vencer los obstáculos que se presentan, asumen los resultados de sus acciones e influyen sobre ellas, pero la exigencia de sí y hacia los demás, la sistematicidad en las tareas y la actuación independiente a partir de los deberes no se expresan con regularidad.
El planteamiento de objetivo y acciones para el logro de metas y propósitos se expresa en el análisis de condiciones objetivas y subjetivas para alcanzarlo, pero el esfuerzo por vencer los obstáculos que se presentan en el cumplimiento de las tareas no se revela claramente, se observa dificultad en la redefinición de objetivos y acciones para cumplir las tareas ante varias situaciones, expresión de pobre flexibilidad. La toma de decisión manifiesta la valoración de alternativas de solución, la identificación de factores que favorecen y/o entorpecen el desarrollo de la tarea, pero existen dificultades en la selección y ejecución de la alternativa de solución idónea en función de los problemas profesionales.
La defensa del juicio argumentado revela crítica, reflexión y defensa de criterios, pero las elaboraciones personales son pobres, sin argumentos. La autovaloración expresa el reconocimiento de logros y dificultades a partir de resultados, no de recursos personales que obstaculizan su actividad, tiende a modificar los evidentes, el autoperfeccionamiento para el logro de las metas no es estable, su evaluación no es objetiva y discrepa de la de los otros.
La movilización consciente hacia el logro de los objetivos y metas mediatas se orienta a la búsqueda de información para cumplir la tarea con calidad y se plantea metas mediatas orientadas al desempeño futuro, pero no de manera sistemática, actúa más para la solución de la tarea inmediata y no logra la calidad requerida; aunque adecua la información a esta y a metas de la profesión, no es estable con la temporalidad mediata. Unido a ello, mediante la proyección intencional fundamentada vincula la tarea con la profesión, valora que contribuye a su desarrollo personal y profesional, realiza proyecciones a partir de los objetivos de la tarea, no de las metas del desempeño, refiere estrategias pero no logra estructurarlas, ni manifiesta las vías para alcanzarlas.
La Transformación de recursos potenciales en personales se distingue en que se reconocen los recursos personales necesarios para la solución de las tareas, se identifican logros y dificultades a partir de sus resultados, tienden a adecuar los recursos que poseen o intentan perfeccionar los que obstaculizan el cumplimiento de la tarea, pero no logran su modificación, aunque se expresan recursos potenciales que funcionan a un nivel superior de desarrollo.
La implicación afectiva se refleja en el interés por las tareas, afán en resolverlas, persistencia y esfuerzo en su cumplimiento, aunque no con la calidad que demandan, el sentido de la tarea con relación a la profesión manifiesta ambivalencia o contradicción. La Satisfacción en el cumplimiento responsable de normas y exigencias del desempeño profesional se caracteriza por contradicciones, aunque la tarea se vincula a la profesión no sienten la necesidad de cumplir sus normas éticas, políticas y jurídicas en esta, lo que les provoca malestar e inconformidad, no se revela manifestación emocional por alcanzar los objetivos, pero se logran, la tarea puede o no adquirir sentido personal para su futuro desempeño. Los Motivos intrínsecos por las tareas de la profesión coexisten al mismo nivel que los extrínsecos, el conocimiento sobre el contenido de la profesión respecto a la tarea es incompleto, abarca algunos elementos más que otros, manifiestan habilidades en algunos procedimientos de la profesión para su solución, no persisten en el cumplimiento de la tarea por sí solos y reflexionan sobre recursos personales que exige el desempeño profesional.
La Autonomía y el Compromiso profesional responsable adquieren nivel bajo cuando los estudiantes no son independientes, demandan constante cooperación para procesar información, planificar sus acciones y proyectar posibles soluciones, no rectifican errores por sí mismos, ni tienden a solucionar situaciones problemáticas. Además, la calidad, amplitud y precisión de las respuestas es pobre en sus reflexiones, refieren acciones generales de la profesión a pesar de los niveles de ayuda. La responsabilidad se caracteriza por orientarse al cumplimiento de las tareas con calidad y si no lo logran desisten, tienden a planificar acciones y la necesidad de cumplirlas, pero se implican afectivamente de manera superficial y no se esfuerzan lo suficiente por vencer los obstáculos que se presentan, no son sistemáticos, no asumen los resultados de sus acciones, no responden con crítica y autocrítica por lo que hacen, la exigencia de sí y hacia los demás no aparece, y las respuestas carecen de calidad, amplitud y precisión.
El planteamiento consciente de objetivos y acciones para el logro de metas y propósitos es inestable, orientan su actuación a partir de los objetivos de las tareas, las acciones son generales y carecen de precisión, no se analizan las condiciones objetivas y subjetivas para alcanzar las metas y no muestran flexibilidad ante las diversas situaciones, no se autocontrola la ejecución y actuación. La toma de decisión se distingue por identificar problemas que obstaculizan el cumplimiento de la tarea, pero no consideran los factores que la favorecen y/o entorpecen, no establecen prioridades en la realización y ejecución de acciones, valoran alternativas de solución, pero son generales e imprecisas, por lo que la selección y ejecución de la alternativa idónea no se presenta. La defensa del juicio argumentado se caracteriza por la crítica, orientada a la situación o la tarea, las reflexiones son justificativas, los criterios no son argumentados y elaborados. La autovaloración es inadecuada, no se reconocen los recursos personales que obstaculizan o inciden en los resultados de las tareas, solo se valoran los logros, la valoración de sí es subjetiva o discrepa de los otros.
La movilización consciente hacia el logro de los objetivos y metas mediatas se distingue en que no se orientan al desempeño futuro, no son sistemáticos en la búsqueda de información para cumplir la tarea, actúan para su solución de manera inmediata, su calidad no es un propósito, adecuan la información a la tarea concreta, no a la profesión. La proyección intencional del futuro desempeño a este nivel no expresa el vínculo de la tarea con la profesión, se limitan a la enumeración de objetivos, valoran que la tarea contribuye a su desarrollo personal y profesional sin que se fundamente, no trazan estrategias y vías para lograr dichos objetivos.
La Transformación de recursos potenciales en personales no se presenta, la valoración se reduce a enumerar recursos que demandan las tareas, sin vincularlos a la profesión, refieren logros y dificultades a partir de los resultados, sin reflexiones sobre la necesidad de transformar sus recursos personales. La implicación afectiva se distingue en que muestran interés en las tareas y tratan de resolverlas, pero no son persistentes y no se esfuerzan en el cumplimiento, el sentido de la tarea con relación a la profesión no se manifiesta. La satisfacción en el cumplimiento responsable de las normas y exigencias del desempeño profesional se caracteriza en que la ejecución de la tarea es vía o medio para otros intereses y sienten que esta los obstaculiza, expresan disgusto por ella, aunque se cumple, manifiestan insatisfacción por cumplir las normas de la profesión en la tarea, no le atribuyen sentido personal para su futuro desempeño. Los Motivos intrínsecos por las tareas de la profesión se subordinan a los extrínsecos, las tareas se cumplen para lograr objetivos que no son de la profesión, el conocimiento y las habilidades profesionales no están consolidados para ser aplicados, no aparecen reflexiones sobre las características personales para el desempeño profesional.

Acciones formativas dirigidas a la Autonomía y al Compromiso social responsable
A partir de los resultados diagnósticos y la estrategia investigativa desplegada con empleo de las Tareas de desarrollo potencial, se elaboró un sistema de acciones formativas organizadas en cinco fases: diagnóstico participativo, orientación, proyección, ejecución y control valorativo, que es la base de un nuevo ciclo. Su síntesis se expone a continuación:
Fase I: diagnóstico participativo. Su objetivo es caracterizar el nivel de desarrollo de la autonomía y el compromiso social a partir de sus indicadores y dimensiones, durante la solución de TDP(s), a solas, posterior a ello se responde la lista de indicadores, como mecanismo autovalorativo de los recursos personales y se identifican sus niveles de expresión. Los educandos autodiagnostican su desarrollo para el desempeño profesional. Los resultados se reflexionan en dúo o grupal. El cierre reflexivo es base de la otra fase.
Fase II: orientación colaboración. El objetivo es orientar la búsqueda de información que se requiere, alternativas y vías de solución de la tarea, en colaboración con otro(s), a partir de las dificultades y limitaciones expresadas, mediante preguntas, propuestas de acciones, nuevas estrategias, se toma conciencia de los recursos personales y potenciales que se revelan y la importancia de la consecución de sus objetivos y acciones. Se concluye con la reflexión del diagnóstico potencial, base de la motivación por la autotransformación.
Fase III: proyección profesional. El objetivo es proyectar estrategias y modos de actuación profesionales en correspondencia con las normas, condiciones y exigencias de la profesión, a partir de su experiencia, vivencias, recursos personales, metas y objetivos mediatos, elaborando situaciones que modelen tareas de la profesión y las dimensiones e indicadores de la autonomía y el compromiso social responsable.
Fase IV: ejecución. El objetivo es solucionar la tarea elaborada por el compañero, analizar su complejidad, vínculo profesional y cumplir los procedimientos de la fase I.
Fase V: control valorativo. Se valoran los resultados de las tareas por el compañero mediante la lista de indicadores, se contrastan con la autovaloración de la fase anterior, se reflexiona e intercambian los resultados, se comprueba el nivel potencial en grupo.

Conclusiones
1. El sustento en algunos postulados del enfoque histórico cultural, esencialmente el principio de educación y desarrollo que asume la categoría ZDP, constituyó el fundamento que posibilitó una aproximación teórica a la autonomía y el compromiso social responsable, su caracterización desde la formación, mediante la expresión de los niveles de funcionamiento de sus dimensiones e indicadores y su configuración.
2. La metodología permitió obtener y comparar el nivel de desarrollo de la autonomía y el compromiso social responsable en grupos de estudiantes de 3ro y 5to años del perfil jurídico; especial relevancia cobró la Tarea de desarrollo potencial para la determinación con mayor objetividad de la diferencia de su manifestación en los diagnósticos actual y potencial, este último mostró las potencialidades de desarrollo de los recursos personales y la amplitud de la ZDP. Se confirma la necesidad de ambos diagnósticos y la influencia educativa desde la potencialidad del desarrollo.
3. Los niveles alto, medio y bajo en los que se expresa la autonomía y el compromiso social responsable, como recurso personal para el cumplimiento de tareas profesionales, revelan la manifestación de tendencias que evidencian la existencia de niveles de tránsito o progreso de los recursos personales entre un estadio y otro, que pueden estar dadas por las configuraciones entre las dimensiones e indicadores.
4. Los resultados muestran la relevancia de la autonomía y el compromiso social responsable como recurso personal, que mediatiza el modo de actuación de los profesionales en formación, las diferencias cualitativas de su desarrollo y funcionamiento, las particularidades de las configuraciones de las dimensiones e indicadores que la distinguen, así como su integración por elementos cognitivos, afectivos motivacionales y funcionales de la personalidad.
5. Las acciones formativas constituyen una vía para el desarrollo de la autonomía articulada con el compromiso social responsable como recurso personal para el desempeño profesional futuro, posibilitando su expresión a niveles cualitativos superiores e integrado a la función reguladora y autorreguladora de la personalidad.

 

Bibliografía
Adorno, T. & Becker, H. (1994). “Educación para la mayoría de edad”. Revista Colombiana de Psicología, no.3, 11-18.
Allport, G. (1965). La personalidad, su configuración y desarrollo. La Habana: Revolucionarias.
Bozhovich, L. I. (1976). La personalidad y su formación en la edad infantil. La Habana: Pueblo y Educación.
Conferencia Mundial sobre la Educación Superior (2009). “La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo”. Sede de la UNESCO París 5-8.
D´Angelo, H. O. (1996). Autorrealización de la Personalidad. Provida. La Habana: Academia.
____________. (2012). “Construcción de contextos educativos complejos y desarrolladores para la transformación social”. CIPS Cátedra de la Complejidad. La Habana. V Congreso de Transdisciplinariedad, Complejidad y Ecoformación. Colombia. ppt. láminas 2, 5 y 6. Conferencia en la Universidad de La Habana.
Documentos (2012): Partido Comunista de Cuba. Resolución sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Política social. Lineamientos generales no. 145,150 y 152, La Habana: Política.
Erikson, E. (1968/1974). Identidad, Juventud y Crisis. Buenos Aires: Paidós.
Fernández, R. L. (2005). “La configuración psicológica de la personalidad”. En Fernández, L. Pensando en la personalidad (comp.). La Habana: Félix Varela. 
González, F. (1982). “Papel de los ideales morales en la formación de las intenciones profesionales”. En González, R., González, P., Martínez, G. Mitrani, V., Sorín, M. Algunas cuestiones teóricas del desarrollo moral de la personalidad. La Habana: Pueblo y Educación.
González, F. y Mitjans, A. (1989). La personalidad, su educación y desarrollo. La Habana: Pueblo y Educación.
González, D. (2008). Psicología de la motivación. La Habana: Ciencias Médicas. 
Kant, I. (1984). “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la ilustración?”, Revista Colombiana de Psicología, no.3. pp. 7-10.
Kossakowski, A. (1987). Acerca del papel de la actividad de orientación para la acción independiente de la personalidad. Psicología en el Socialismo. La Habana: Pueblo y Educación. 
Linde, A. (2009). “La educación moral según Lawrence Kolhberg: una utopía realizable”. Revista Praxis Filosófica, número 28, enero-junio. Universidad del Valle. Colombia, pp. 7-22.
Martínez, O. (1983). “La influencia de la comunicación familiar en el desarrollo de la personalidad”. Informe de investigación. Universidad de La Habana. Cuba
_________. (2000). “La dimensión creativa en la competencia profesional. Una experiencia interventiva”. Instituto Docente de Educación Superior (IDES) “Comandante Arídes Estévez Sánchez”. La Habana.
_________.  (2002). “Diagnóstico y educación de potencialidades creativas en el desempeño profesional. Una propuesta teórica-metodológica”. IDES “Comandante Arídes Estévez Sánchez”. La Habana.
_________. (2003a). “Concepción Integral de Creatividad para el Diagnóstico y Desarrollo de Potencialidades Creativas como Dimensión de Competencia Profesional”. IDES “Comandante Arídes Estévez Sánchez”. La Habana. Tesis en opción al grado científico de Dr. C. Psicológicas, La Habana.
_________. (2003b). “La Estrategia Educativa Integral de Creatividad”. En: Libro de texto diseño curricular, IDES “Comandante Arides Estévez Sánchez”. La Habana.
_________. (2007). “El Desarrollo de la Creatividad y de Recursos Personales en la Actividad de Dirección”. Texto Básico del I Grado de la Especialidad. IDES “Comandante Arides Estévez Sánchez”. La Habana. p. 25.
_________. (2011). “Las Tareas de Desarrollo Potencial. Sus Requisitos y Exigencias”. IDES “Comandante Arides Estévez Sánchez”. La Habana. Cuba.
_________. (2007-2012). Proyecto I+D. “Formación de Recursos Humanos”. Formación de Profesionales. Informes no publicados. IDES “Comandante Arides Estévez Sánchez”. La Habana.
Maslow, H. A. (1972). El hombre autorrealizado. Buenos Aires: Planeta.
Morin, E. (1984). Ciencia con consciencia. Barcelona: Anthropos Ibérica. Trad. Ana Sánchez
Piaget, J. (1969/ s/f). Psicología y Pedagogía. Psikolibro. Digitalizado. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
________. (1964/s/f).Seis Estudios de Psicología. Psikolibro. Digitalizado. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Rogers, C. (1980). “Una teoría de la personalidad y la conducta”. En Selección de Lecturas de Personalidad. Editorial ENPES. Universidad de La Habana. Cuba.
Slavkaia, K., A. (1989): “La personalidad en la actividad vital. La actividad y la comunicación”. En Temas sobre Actividad y Comunicación. La Habana: Ciencias Sociales. 
V Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (1996). DecIaración de Bariloche. La Educación como factor esencial del Desarrollo Económico y Social. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Documento no. 1, junio, 1996.
VII Cumbre de Rectores de Universidades Estatales de América Latina y el Caribe (2008). Un punto de encuentro en el camino entre Cartagena y París. San Salvador de JUJUY 20-21 noviembre. Argentina.
XX Cumbre Iberoamericana (2010). Declaración de Mar del Plata. Argentina 34ª.
Reunión de la Conferencia General de la UNESCO (2007). Mesa redonda ministerial sobre “Educación y desarrollo económico”. 19-20 de octubre París, Unesco.org. Inf 34 C/INF.24.
Vygotsky, L. S. (1996). Psicología Pedagógica. Artículos Clásicos. Moscú: Nauta, pp. 294 y 345. Trad. Daniel González y Orietta Martínez

Power by: Moises Soft