Vol 2. Núm 4. 2014
RELACIÓN DE PAREJA Y CREACIÓN DE LA FAMILIA PROPIA: PROCESOS CONSUSTANCIALES AL PROYECTO DE VIDA Y LA FORMACIÓN PROFESIONAL DEL JOVEN UNIVERSITARIO CUBANO
Katia María Pérez Pacheco Teresa de la C. Díaz Domínguez Anselmo Vázquez Vázquez Yinet Olivera Pérez Junior Martínez Contreras Universidad de Pinar del Río “Hermanos Saíz Montes de Oca”. Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas. CECES.
Resumen
El presente trabajo responde a la necesidad de profundizar en los proyectos de vida de los jóvenes universitarios, desde una perspectiva personal / social más explícita durante su proceso de formación como futuros profesionales, con especial énfasis en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia. Tiene como objetivo: Caracterizar el comportamiento del proceso de formación de profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia, en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Pinar del Río. La muestra constituida por la totalidad de estudiantes del Curso Regular Diurno de los años 3ro y 4to. Como principales métodos y técnicas: Observación, Entrevista, Encuesta, Composición, y diez deseos. Destaca entre los resultados que los documentos consultados apenas se refieren explícitamente al tema en el proceso de formación; Los docentes y directivos desconocen precedentes del tema, no recibieron preparación psicopedagógica para abordarlo, aprecian que son áreas muy significativas para los jóvenes y su desempeño óptimo en el ámbito docente; Los jóvenes manifiestan que la vida en pareja es una esfera característica con metas a corto plazo, en tanto la familia propia se configura como meta a mediano plazo y dependiente de la anterior, aunque igualmente reveladora, con un fuerte y positivo vínculo afectivo, escasos conocimientos, actitudes positivas, objetivos y estrategias poco estructurados, y valoración favorable hacia su inserción en el proceso formativo. Se concluye que en el proceso de formación se necesita la inserción de estas áreas en correlato con la configuración de los proyectos de vida de los jóvenes universitarios.
Abstract
This paper addresses the need to delve into the life projects of university students from a more explicit personal / social perspective during their training as future professionals, with special emphasis on the following areas: relationship and creating the own family. Aims: To characterize the behavior of the process directed to vocational training project in university student life areas: relationship and creating own family, in the Faculty of Social Sciences and Humanities at the University of Pinar del Río. The sample consists of all students in the Regular Course Day of 3rd and 4th year. The main methods and techniques: Observation, Interview, Survey, Composition, and ten wishes. Notable among the results barely consulted documents explicitly refer to the subject in the process of training, teachers and managers are unaware of the preceding item, received training to address psychology, appreciate areas that are highly significant for young people and optimal performance the teaching field; young state that married life is a very significant area with short-term goals, while the own family is set to medium-term target and dependent on the previous one, but equally significant, with a strong and positive bonding, little knowledge, positive attitudes, objectives and strategies poorly structured and supportive towards their integration in the formative assessment process. We conclude that in the process of forming the inclusion of these areas correlate with the configuration of the life projects of university students is needed.
Palabras claves
proceso de formación; proyecto de vida; relación de pareja; familia propia, joven universitario, training process, project life relationship; own family, college

Introducción
“Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día en que vive: es ponerlo al nivel de su tiempo: es prepararlo para la vida” (Martí, 1953, p. 507).
Una de las principales aspiraciones de la educación superior cubana en la actualidad es ofrecer a la sociedad un profesional competente, con un proyecto de vida comprometido y coherente con el desarrollo científico y humano que se espera, cuyos modos de actuación estén en correspondencia con el desarrollo de la educación contemporánea. Por lo que urgen propuestas que preparen a un profesional responsable, autónomo y que sea capaz de perpetuar en su propia concepción del mundo, una serie de valores identitarios que se reviertan integralmente en los diversos campos de acción en que se deberá insertar tanto como profesional como en su dimensión más personal / social.
La presente investigación emerge del estudio de varios años alrededor del tema de la familia, y en particular del proceso que inicia en la conformación de una pareja y el tránsito hacia la familia propia, como parte del proyecto de vida del joven, mientras que a la par transcurre su formación como futuro profesional.
En las aproximaciones empíricas al problema se ha podido constatar que en otros niveles de enseñanza se aborda la familia y la pareja en alguna medida a través de los currículos propios de estas, el punto de partida es el círculo infantil, donde el juego de roles, desde sus propósitos formativos, tributa directamente a la convivencia y la distribución de funciones en el hogar, más tarde se insertan estos temas en asignaturas como Educación Cívica en la enseñanza primaria y Biología en la enseñanza media y media superior, por citar algunos ejemplos, pero en la educación superior apenas se tratan estos temas dentro de planes de estudios, proyectos educativos ni otros espacios establecidos durante la formación. Lo que se hace más preocupante en la modalidad presencial, por cuanto en ella se encuentran individuos en edad juvenil, mucho más urgidos por apropiarse de estos saberes.
La Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas constituye una comunidad estudiantil, cuyos jóvenes pertenecientes a los cursos regulares diurnos en diversos contextos de debate y análisis han explicitado un marcado interés en temas que les preparen mucho mejor para acometer sus retos futuros en lo personal-familiar. Son carreras que además se dirigen, desde los objetos sociales de las ciencias que estudian, a profundizar en las realidades cotidianas con un alto sentido de criticidad y responsabilidad por las transformaciones sociales. Todo lo que la coloca en un lugar de especial atención para el desarrollo de estudios que faciliten un redimensionamiento de su percepción como agentes de cambio acerca de los sujetos sociales, los grupos y las comunidades.
En definitiva las problemáticas familia y pareja son insuficientemente abordadas en los ámbitos académicos y no integradas a las estructuras didácticas y pedagógicas ya constituidas en la educación superior para las carreras de las Ciencias Sociales y Humanísticas, más allá de asignaturas aisladas que lo abordan desde núcleos teóricos, pero no desde insumos sistematizados, realistas y aplicados que provean al joven universitario de herramientas para afrontar estas metas.

Referencial teórico
A lo largo del camino de la existencia humana, el sujeto es impactado por muy diversos procesos formativos, desde la propia concepción biológica y configuración genética, hasta todas las otras configuraciones más subjetivas relacionadas con los patrones culturales, históricos y sociales que portan sus familiares y el entorno que le rodea. Incluso antes del nacimiento o de la propia concepción (biológicamente hablando) la formación de este nuevo ente social se comienza a construir, en una serie de expectativas, sueños, necesidades, que comienzan a conformar y predisponer las maneras concretas en que se pretende afrontar su formación o educación para la vida.
De manera que al hablar de formación estamos adentrándonos en un complejo tejido social, que se va tramando de formas muy particulares en cada contexto y en cada sujeto, sin negar los históricos legados que se continúan perpetuando de generación en generación, con los necesarios círculos evolutivos, que denotan el carácter dialéctico e histórico-cultural de este proceso, acompañante inevitable de toda nuestra historia de vida.
Y en este devenir por el que vamos transitando, a través de aprendizajes sistemáticos o no, se suscriben las instituciones que a la par de la familia, tienen el deber social de formar a las nuevas generaciones desde las primeras etapas del desarrollo con la enseñanza preescolar, hasta la educación superior que trasciende en nuestro contexto la edad juvenil y ofrece espacios a la superación de personas adultas y adultas mayores.
La aspiración suprema del proceso de formación es “preparar al hombre como ser social” (Álvarez, 1999, p.16), en una articulación dialéctica, intencionada y consciente de tres dimensiones fundamentales: la instructiva, la desarrolladora y la educativa. Alrededor de esta premisa básica, diversos han sido los referentes y paradigmas de análisis a lo largo de la historia, que desde distintas perspectivas han apuntado a la construcción del camino complejo y a la vez sublime de plantar semillas, y hacer la difícil cosecha hacia la meta de contribuir a la formación y crecimiento integral de las nuevas generaciones.
El punto de partida en la contextualización y entendimiento de la necesidad de proveer al sujeto de recursos psicopedagógicos, sociológicos y también filosóficos, en su proceso de crecimiento, puede ser precisamente el enfoque de un cubano insigne: José Martí, para él era necesaria la educación para la vida y así defendió este principio con gran sentido práctico y una dimensión holística del hombre, lo que se pone de manifiesto cuando al referirse a esto escribió: "Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida. En la escuela se ha de aprender el manejo de las fuerzas con que en la vida se ha de luchar” (Martí, 1960, p. 53).
Desde otra perspectiva, pero en total sintonía con las ideas martianas, el enfoque histórico cultural del desarrollo psíquico y de la personalidad creado por L.S. Vygotsky (1987) y sus seguidores, constituye también un referente esencial en este análisis, ya que centra su interés en el desarrollo integral de la personalidad del hombre, determinado en lo fundamental por la experiencia socio-histórica. De manera que coloca al sujeto en su momento y contexto, retomando su historia y construcción cultural, en un sentido sistémico e integrador, pues no lo atomiza, ni lo desarticula, sino que lo interpreta íntegramente. Su base filosófica es el materialismo dialéctico e histórico, el cual es asimilado por este autor de manera creadora y consecuente en el estudio del origen y desarrollo de las funciones psíquicas superiores, forma en que denominó al psiquismo humano, ya que para él lo psíquico es una función del ser material, histórico y social que es el hombre.
Resultan relevantes aquí además otras categorías propuestas por este enfoque, como la de Situación Social del Desarrollo y Zona de Desarrollo Próximo, pues justamente se trata en este estudio de, en diálogo con las diferentes etapas en la vida de una persona y sus potencialidades en cada una de ellas, ir arribando a aquella en que se comienza a emancipar de las riendas tanto familiares como de los coetáneos, para dar continuidad a su capacidad de autodeterminación y la autogestión personal de su proyecto de vida.
Esta etapa es la juventud, en la que diversos autores coinciden en afirmar que no es un período que pueda reducirse a un indicador cronológico, sino que sobre todo es una edad matizada por indicadores de tipo más subjetivo y personológico. La Dra. Laura Domínguez (2002) profundiza en este segmento del desarrollo, y plantea:
Constituye un período clave en el desarrollo de la proyección futura. La nueva posición “objetiva” que ocupa el joven, dentro de la realidad social, condiciona la necesidad de determinar su futuro lugar en la misma.
Es de suponer, que todo el desarrollo psicológico precedente le permite delinear un sentido de la vida, como conjunto de objetivos mediatos que el sujeto se traza, los cuales se vinculan a las diferentes esferas de significación para la personalidad y requieren de la elaboración de estrategias, encaminadas a emprender acciones en el presente, que contribuyan al logro de metas futuras. (p. 446)
No todos los jóvenes colocan en el centro de su proyecto de vida personal / social la formación como profesionales, pero un buen grupo sí consideran esta como una meta loable y posible para ellos, sin embargo, no siempre están claros de los retos que implica esta elección y que incluso la trascienden.
Tomemos en consideración además que cuando hablamos de la categoría Proyecto de Vida en este caso, nos referimos a un constructo que solo puede ser fraccionado para su estudio, pero en la investigación de la vida real, en el sujeto que dinamiza su comportamiento a partir de un grupo diverso de motivos, que pueden concomitar en un mismo momento histórico, no podemos reducir las miradas a parcelas de análisis desconectadas unas de las otras. Así destaca Ovidio D’ Angelo (1994), uno de los autores cubanos que ha incursionado profundamente en este asunto:
Los Proyectos de Vida –entendidos desde la perspectiva psicológica y social– integran las direcciones y modos de acción fundamentales de la persona en el amplio contexto de su determinación-aportación en el marco de las relaciones entre la sociedad y el individuo” (p.7).
A pesar de que incursionar en la formación como proceso y objeto esencial de la pedagogía remite a todo un continuo desarrollo desde que nacemos y hasta la culminación de la vida, en este caso será necesario hacer énfasis en la etapa en que dicha formación se enfoca hacia el futuro profesional, es decir, la etapa puntual que transcurre durante la educación superior, por lo que se trata aquí de la formación profesional en particular.
En tal sentido, la formación profesional se debe organizar sobre la base de concepciones psicopedagógicas sustentadas científicamente en referentes psicológicos, sociológicos, filosóficos, epistemológicos, pedagógicos y didácticos, referidos a todo el proceso docente educativo que tribute a su perfeccionamiento.
La llegada a la educación superior de un joven constituye un momento de gran importancia e impacto en su desarrollo personal, profesional y social, por cuanto se trata de un sujeto que se encuentra en una nueva etapa del desarrollo, retado por nuevas metas que pueden ser generadoras de crisis que impulsen a las necesarias transiciones personológicas de maduración intelectual, psicoafectiva y comportamental; se redimensiona su posición ante los grupos de iguales y comienza a visualizarse con mayor autonomía para el afrontamiento de conflictos y la solución de problemas, que se debaten entre lo personal y lo académico o pedagógico, de manera indisolublemente relacionada.
Por otra parte comienza a cristalizar una concepción del mundo mucho más consecuente, coherente y segura, atravesada por un grupo de formaciones psicológicas complejas, en la que como parte de su proyecto de vida, se inserta la posibilidad de arribar a la conformación de una pareja y una futura familia más estables y sólidas, respecto a cómo lo percibía en etapas anteriores. Decisiones estas que pueden estar impactadas por conflictos, crisis y problemáticas diversas, que repercuten tanto en su estabilidad emocional como en su desempeño docente y para las que muchas veces no tiene respuestas certeras, ni los recursos necesarios que le permitan su afrontamiento saludable.
En tanto transcurre tal proceso complejo de transformaciones en el que el joven cada vez más se asume dentro de este período, impactado por el momento histórico, social y cultural en que vive, se configura su formación como futuro profesional. Así adquiere los insumos necesarios para dar respuestas a las demandas de la ciencia y la profesión en que se está formando, mientras discurre por la malla curricular didácticamente diseñada para ello.
Sin embargo, durante toda esta etapa apenas se dedican espacios, tiempos ni propuestas metodológicas que de manera sistémica, integradora y desarrolladora aporten a este joven las bases para egresar de la educación superior, más que como un “conocedor-investigador-profesional” de la ciencia estudiada, como un joven preparado para la vida de forma mucho más integral.
La integralidad del proceso de enseñanza-aprendizaje se concibe en la actualidad ya no solo a través de la unidad de lo instructivo y lo educativo, sino también a través de la unidad de lo afectivo y lo cognitivo, como fundamento psicológico clave si del desarrollo integral de la personalidad de los y las estudiantes se trata (Addine, González y Recarey, 2002).
Así los fundamentos pedagógicos y psicológicos tienden a integrarse en concepciones teóricas que proponen vías para que el proceso de enseñanza-aprendizaje escolar sea integral y desarrollador (Castellanos y otros, 2003).
Si entendemos que “El término formación, en la educación superior cubana, se emplea para caracterizar el proceso sustantivo desarrollado en las universidades con el objetivo de preparar integralmente al estudiante en una determinada carrera universitaria” (Horruitiner, 2007, p.1), estaremos mucho más claros del valor que se le confiere desde la formación a una perspectiva más holística, que más que aislar componentes personológicos, los sistematice con el fin último de formar de manera “integral”.
Tanto desde el punto de vista curricular como extracurricular se requieren entonces alternativas que provean a los jóvenes universitarios de recursos para construir su proyecto de vida en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia, en dialógica articulación con sus planes de estudios y sus proyectos educativos, pues estas son aristas que se entroncan con las principales esferas de significación para el sujeto en esta etapa. Recordemos en este análisis la importancia de la relación entre lo normativo y lo significativo-motivacional en el individuo, como principio, parte de la estrecha relación entre la norma, el significado y el motivo, por lo que en el proceso educativo se debe de ir en busca de esta relación. “Si experimentamos algo como un deber y no solo sabemos abstractamente que rige como tal, el deber se convierte en objeto de nuestras aspiraciones personales. Lo socialmente significativo se convierte en personalmente significativo” (Rubinstein, 1967, p. 700).
Dentro del proyecto social cubano actual adquiere especial relevancia abordar estas aristas dentro del proyecto de vida del joven, y así lo reafirma la Dra. Patricia Arés Muzio (2013), al plantear que la familia constituye el espacio vital del cubano como red de vínculos sociales, más allá de la red de parentescos, sin embargo no se cuenta con centro alguno de referencia que atienda los problemas de la familia, a pesar de constituir un ente privilegiado de los cambios sociales que se operan en nuestro contexto en la actualidad y de encontrarse en este momento en el punto de mira de las políticas sociales.
Enfatiza esta reconocida investigadora cubana de las temáticas de la familia, que se requiere potenciar una cultura para la convivencia y la cotidianidad, a partir de los nuevos desafíos de indisciplina social y deterioro de las relaciones interpersonales, para los que la familia, según considera la autora, posee pobre conciencia crítica y una marcada “erosión” de la función formadora de este grupo, como “subproducto de todas sus restantes funciones”. Argumentos estos que validan aún más el presente estudio, en tanto se trata de preparar al joven para marcar las diferencias, movilizar y gestionar las transformaciones sociales que se requieren y colocarse en el rol de verdadero protagonista de ellas, como formador de su propia familia.
Desde otro ángulo de este mismo escenario, la contraparte formativa institucional revela importantes falencias para dar respuesta a estas problemáticas. Se cuenta con docentes que en estas materias poseen escasos conocimientos y no se sienten preparados para introducirlas en las disciplinas y asignaturas, por lo que resultaría de igual forma necesaria su capacitación en este sentido, pues son los educadores los principales catalizadores de una mirada de futuro en el joven mucho más auténtica, comprometida socialmente y segura.

Metodología
A partir de la situación problémica antes expuesta se describen a continuación los principales aspectos metodológicos que direccionan el estudio.
Problema: ¿Cómo se comporta el proceso de formación del profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia, en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Pinar del Río?
Objetivo General: Caracterizar el comportamiento del proceso de formación de profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia, en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Pinar del Río.
Preguntas Científicas:
1. ¿Cuáles son las tendencias teóricas e históricas, en torno al proceso de formación del profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas pareja y familia?

2. ¿Cuál es el estado actual del proceso de formación del profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas pareja y familia, en la modalidad presencial de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Pinar del Río?

Métodos y técnicas
Se emplean métodos teóricos (método general dialéctico; método histórico-lógico; análisis-síntesis; inducción-deducción; método sistémico-estructural); métodos empíricos (IAP; observación; entrevista (individual y grupal); encuesta; análisis de documentos) y técnicas (técnica de los diez deseos; la composición).
El estudio del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia se realiza desde tres perspectivas de análisis:

  • La primera considera la presencia del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia propia en los documentos que rigen dicho proceso: Modelo de formación del profesional en Cuba; Reglamento para el trabajo docente y metodológico en la Educación Superior; resoluciones del Ministerio de Educación Superior; planes de estudio de las carreras de ciencias sociales y humanísticas; programas de disciplinas y asignaturas de dichas carreras, proyectos educativos de los años y brigadas. Se emplea el análisis de documentos como método empírico en este caso.
  • La segunda se enfoca en la constatación de los antecedentes, manifestaciones actuales y necesidad del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia propia por parte de especialistas, directivos y docentes de la UPR y en particular de la FCSH. Se realiza una selección intencional de quince docentes de las carreras de la FCSH; diez directivos de la FCSH y de la UPR y ocho especialistas, tanto en el área de la formación como en el campo de los proyectos de vida en jóvenes. Tomando como requisitos de inclusión: diez años o más de trabajo docente en la educación superior y un alto nivel de experticia en los temas que se abordan. Se emplean las técnicas de la entrevista semiestructurada y la encuesta.
  • La tercera perspectiva coloca en su centro a los propios jóvenes universitarios de las tres carreras de la modalidad presencial de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas, en cuanto al diagnóstico de su proyecto de vida actual, tomando en cuenta el lugar que ocupan las áreas: creación de la familia propia y vida en pareja como esferas de significación motivacional, así como sus apreciaciones acerca de la inserción del proyecto dentro de su proceso de formación como futuros profesionales. Para ello no se requirió una selección o muestreo pues se trabajó con el   cien por ciento de los jóvenes universitarios que se encuentran asistiendo a las aulas de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas en las tres carreras (de los años 3ro y 4to). Se emplean la entrevista grupal, la encuesta, la técnica de los diez deseos y la técnica de la composición.

Resultados
1. Presencia del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia propia en los documentos que rigen dicho proceso.

  • No se han hallado antecedentes directos en contextos internacionales ni locales de estudios encausados a potenciar el proceso de formación del profesional dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: relación de pareja y creación de una familia propia, constatados en los documentos analizados.
  • El grado de presencia en los documentos rectores y normativos del proceso de formación del profesional es bajo, con muy escasas menciones y referencias al tema.
  • No se aprecia en los documentos consultados una fundamentación desde las ciencias (filosofía, psicología, pedagogía, sociología, entre otras), ni desde los basamentos más específicos para el proceso docente educativo desde la pedagogía y la didáctica, acerca del proyecto de vida del joven universitario dirigido a las áreas pareja y familia, en una perspectiva más personal / social dentro del proceso de formación del profesional.
  • Se infiere el tratamiento del tema en algunos documentos como el Modelo de formación del profesional cubano, en que se pudiera encontrar de manera implícita al referirse a la formación integral de la personalidad del joven, pero al especificar el concepto se remite a la formación de valores en la dimensión educativa del proceso.
  • De manera general en los documentos rectores se refiere el tema solo implícitamente (desarrollo integral de la personalidad y formación de valores).
  • No se han hallado referencias directas en planes de estudios, programas de disciplinas o asignaturas ni proyectos educativos o extensionistas, que se encaminen a estas áreas específicas den-tro del proyecto de vida del joven universitario.

2. Antecedentes, manifestaciones actuales y necesidad del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia propia por parte de especialistas, directivos y docentes de la UPR y en particular de la FCSH.

  • Los docentes y directivos entrevistados plantean en un cien por ciento desconocimiento acerca de antecedentes del proceso de formación del profesional, dirigido al proyecto de vida del joven universitario en las áreas: pareja y familia propia, en la Universidad de Pinar de Río, y en particular en la FCSH.
  • Desconocen del desarrollo de alguna experiencia, proyecto o investigación en torno a esta problemática en otros CES del país.
  • El nivel de preparación recibido por los docentes para abordar los temas relativos a la vida en pareja y creación de la familia propia en los ámbitos del proceso docente educativo es bajo en el veinte por ciento de los casos, de manera que tanto en el pregrado como en el postgrado la capacitación ha sido insuficiente en contenidos y adecuación al proceso de formación propiamente. Es nulo en el ochenta por ciento de los profesores y directivos estudiados, pues no refieren haber recibido ninguna preparación para el tratamiento de estas temáticas.
  • Desde la perspectiva del setenta y cinco por ciento de los docentes y directivos, las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia ocupan lugares protagónicos en la jerarquía motiva de los jóvenes.
  • Consideran en un noventa por ciento que estas son áreas que apenas se intencionan educativamente desde ninguna de las tres dimensiones del proceso de formación del profesional en el contexto del estudio.
  • El cien por ciento manifiesta que estas dos áreas, por su importancia para los jóvenes y para la sociedad, deben insertarse al proceso formativo durante la educación superior.
  • De igual forma la totalidad de los docentes entrevistados plantean que los conflictos y problemáticas asociadas a la vida en pareja y la creación de una familia resultan de alta relevancia en el desempeño docente del joven.
  • Se argumenta con riqueza de elaboraciones personales y profesionales la necesidad de abordar el proyecto de vida del joven en las áreas estudiadas en el proceso formación del profesional.

3. Proyecto de vida actual de los jóvenes universitarios, tomando en cuenta el lugar que ocupan las áreas: creación de la familia propia y vida en pareja como esferas de significación motivacional, así como sus apreciaciones acerca de la inserción del proyecto dentro de su proceso de formación como futuros profesionales.

Proyecto de vida en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia:
Esferas de significación motivacional: Desde los análisis de contenidos, la tendencia entre los jóvenes estudiados es que establecen una relación directa y de continuidad entre la relación de pareja y la posteriori creación de su propia familia; vinculan estas áreas a la estabilidad, el compromiso y la responsabilidad personal y de la pareja; apenas se remiten al amor como sentimiento rector del vínculo de pareja, sino más bien a la colaboración y experiencia compartida, además resulta interesante que entre los contenidos el matrimonio se encuentra presente como momento posible.
El nivel de conocimientos acerca de las áreas estudiadas es muy bajo, sujeto a los aprendizajes fundamentalmente de los patrones de origen en su familia (relación de sus padres y abuelos, algunos referentes por vías informales como la televisión o el cine).
Las elaboraciones personales suelen ser pobres, con escasa riqueza de contenidos y abundantes frases estereotipadas.
El vínculo afectivo con los contenidos tratados es positivo y fuerte, lo que denota la significación de estas áreas en la vida del joven en esta etapa de sus vidas.
De igual forma predomina una actitud favorable hacia ellas, sin dejar de denotar la presencia de creencias erróneas y algunos prejuicios respecto a los indicadores de estabilidad en la relación de pareja, el manejo de crisis y a la creación de una familia, lo que se sustenta esencialmente en los escasos conocimientos que poseen acerca de estas temáticas.
Objetivos, metas y estrategias personales: Los objetivos y metas de los jóvenes respecto a la relación de pareja se plantean a corto plazo, la inmediatez de esta área en sus vidas irrumpe otorgando un lugar preponderante en su proyecto de vida.
La creación de la familia propia en cambio se proyecta como meta a mediano plazo, condicionada al logro de objetivos en la relación de pareja. Aunque resulta relevante que en un treinta y un por ciento de los estudiantes ya el proyecto familia propia está constituido, por lo que esta área se privilegia con mayor inmediatez para ellos.
Se evidencia en la mayoría de los jóvenes una pobreza en las elaboraciones personales, así como en la estructuración de estos objetivos y metas asociados a las áreas del estudio. Se denota una vez más escaso conocimiento sobre ellas.
Sin embargo continúa siendo marcado el vínculo afectivo positivo y fuerte con los contenidos que sustentan estos propósitos a corto y mediano plazo en sus vidas.
Resulta interesante que se aprecia cierta inconsistencia con la experiencia anterior (remitiéndola a la etapa de la adolescencia) pues ya se aprecia una mayor autodeterminación, nuevos sentidos de vida y la valorización de estas áreas como parte de la concepción del mundo de los jóvenes, lo que en etapas anteriores apenas refieren haber considerado.
Las estrategias personales transitan por una gama muy diversa en tanto diversas son las historias de vida con que llega el joven a esta etapa concreta, pero resulta invariante en este caso que son estrategias apenas estructuradas, con metas imprecisas y en algunos casos más claras, pero sin insumos suficientes para llegar a alcanzarlas a través de acciones concretas.

Apreciaciones acerca de la inserción del proyecto de vida en las áreas: relación de pareja y creación de la familia propia dentro de su proceso de formación como futuros profesionales
El nivel de conocimientos adquirido por los jóvenes acerca de temas relativos a la vida en pareja y creación de la familia propia, en los ámbitos del proceso docente educativo, resultó bajo en un ochenta y cinco por ciento, pues plantean que lo que han recibido ha sido insuficiente en contenidos, más bien asociados pero no directos sobre el tema y a través de escasas vías formales o informales.
En el proceso de formación manifiestan que estas esferas más personales de su proyecto de vida son tratadas solo en algunas asignaturas, como Psicología General y Psicología Social, por ejemplo, pero desde núcleos conceptuales general.
Desde la perspectiva de los jóvenes resulta muy importante la inserción de estas áreas en el proceso formativo. Y consideran en su mayoría que los conflictos y problemáticas asociadas a la vida en pareja (ochenta y cinco por ciento) y la creación de una familia propia (sesenta y cinco por ciento), adquieren gran relevancia e impactan desfavorablemente en su desempeño docente.
Expresan de forma explícita la necesidad de incorporar temas relacionados con estas dos áreas de su proyecto de vida como parte de su proceso de formación, y sugieren que este sea de forma creativa, dinámica y participativa.

Conclusiones
1. No se aprecian antecedentes directos en el tratamiento del proceso de formación del profesional dirigido al proyecto de vida en las áreas: relación de pareja y creación de una familia propia del joven universitario.
2. La formación de profesional dirigida al proyecto de vida en las áreas estudiadas se ha venido desa-rrollando de forma empírica y asistémica en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Pinar del Río.
3. Los docentes y directivos que han formado parte del estudio no recibieron preparación psicopedagógica para abordarlo, aprecian que son áreas significativas para los jóvenes y valoran que los conflictos y problemáticas en ellas puede impactar desfavorablemente en su desempeño óptimo en el ámbito docente.
4. En los proyectos de vida de los jóvenes universitarios se encuentran positiva y significativamente presentes las áreas: relación de pareja y familia propia, pero se poseen muy escasos insumos personales y psicopedagógicos para estructurarlas.
5. Resulta una necesidad sentida, tanto por los propios jóvenes universitarios como por docentes y directivos de la institución, la inserción en el proceso de formación de profesional del proyecto de vida en las áreas: relación de pareja y creación de una familia propia.

Recomendaciones
1. Continuar el estudio en otras facultades de la propia Universidad de Pinar del Río, así como en otros Centros de Educación Superior del territorio.
2. Profundizar en el desempeño del joven como educador potencial en pos de su futura familia.
3. Proponer alternativas metodológicas que permitan replantear el proceso de formación del profesional en torno al proyecto de vida del joven universitario en estas áreas particulares.

 

Bibliografía
Acosta Pérez, Betty y Neryda Cruz Tejas. (2002). “Escuela y familia: complementarios educacionales”. En: Nociones de sociología, pedagogía y psicología. La Habana: Pueblo y Educación.
Addine Fernández, F. (1998). Didáctica y optimización del proceso de enseñanza-aprendizaje. La Habana: IPLAC. Documento en soporte digital.
Alarcón Ortiz, R. y Álvarez De Zayas, C. (1995). Revolución y Educación Superior en Cuba. Ministerio de Educación Superior. Monografía. La Habana, Cuba.
Álvarez de Zayas, C. (1999). Didáctica. La escuela en la vida, 3 ed. La Habana: Pueblo y Educación.
Arés Muzio, P. (2002). Psicología de familia. Una aproximación a su estudio. La Habana: Félix Varela.
___________. (2013). Conferencia dictada en el teatro de la Universidad Médica de la provincia de Pinar de Río, en la Jornada de la Cátedra de estudios de la familia. Mayo, 2013.
Bozhovich, L. (1978). “Hacia el desarrollo de la esfera afectivo-emocional del hombre”. En: Problemas de Psicología general pedagógica y de las edades. Moscú: Pedagógico.
Castellanos, D. (1994). Teorías Psicológicas del aprendizaje. La Habana: SIFPOE-Varona.
Castellanos, D. y otros (2000). Hacia una concepción de aprendizaje desarrollador. Colección Proyectos. La Habana: ISPEJV.
__________________. (2003). “Aprender y Enseñar en la Escuela: Una Concepción Desarrolladora”. Soporte digital.
Castro, P. L. y otros (1996). Los retos del cambio educativo. La Habana: Pueblo y Educación.      
Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas de la Academia de Ciencias de Cuba. (2002) Análisis de las investigaciones sobre familia cubana 1970-1987(1990). La Habana: Ciencias Sociales. 
CEPES (1997). “Estudio sobre tendencias de la educación superior”. La Habana. Cuba. Material mimeografiado.
Coll, C. (1987) Psicología y Currículum, Barcelona: Paidós.
_____ . (1991) Aprendizaje escolar y construcción del conocimiento, Barcelona: Paidós.
Cueto, Marín R. (1999) Igualdad, sociedad, familia y escuela. En: Memorias del II Taller Internacional y IV de transformaciones de la Escuela Primaria. Universidad de Cienfuegos.
_____________ . (2006). “Igualdad, sociedad, familia y escuela”. En: Memorias del II Taller Internacional y IV de transformaciones de la Escuela Primaria. Universidad de Cienfuegos.
D’ Angelo. (1994). “Proyecto de vida como categoría básica de interpretación de la identidad individual y social”. En: Revista Cubana de Psicología. v.17, no. 3. Versión impresa ISSN 0257-4322. La Habana 2000.
Del Pino, J. L. (1998) “La orientación profesional en los inicios de la formación superior pedagógica. Una propuesta desde el enfoque problematizador”. Tesis Doctoral, Ciudad de la Habana.
Díaz, T. (1998) “Modelo para el trabajo metodológico del proceso docente en los niveles de carrera, disciplina, año académico”. Tesis en opción al grado científico de doctor en Ciencias Pedagógicas. Pinar del Río, Cuba.
______. (2004) Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Colección Autores. Serie Formación. Medellín: ESUMER. 
Domínguez, L (1987). “La motivación hacia la profesión en edad escolar superior”. En: Investigación de la personalidad en Cuba. La Habana: Ciencias Sociales.
Domínguez, L. (1995). “Orientación educativa y profesional. Facultad de Psicología”. Universidad de La Habana, Cuba.
___________. (2002). “Motivación Profesional y Personalidad”. Folleto mimeografiado. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.
Fariñas, G. (1995). Maestro: Una estrategia para la enseñanza. La Habana: Academia.
Faure, E. y otros. (1980). Aprender a ser. Madrid: Alianza/UNESCO.
Galperin, P. Y. y otros (1987). “Los problemas de la formación de conocimientos y capacidades en los escolares y los nuevos métodos de enseñanza en la escuela”. En: La psicología evolutiva y pedagógica en la URSS. Antología. Moscú: Progreso.
Gómezjara, F. (1992). Sociología. México: Porría. 
González, F. (1994) Motivación profesional y personalidad, Sucre, Bolivia.
__________. (1995). Comunicación, Personalidad y Desarrollo. La Habana: Pueblo y Educación.
González, O. et al. (1991). El enfoque histórico cultural como fundamento de una concepción pedagógica. Tendencias Pedagógicas Contemporáneas. Universidad de La Habana.
Hernández Sampier, R. (2002). Metodología de la Investigación, Madrid: Mc Graw Hill.
Horruitiner Silva, P. (2007). “El proceso de formación. Sus características. Capítulo II del libro La universidad cubana: el modelo de formación”. Revista Pedagogía Universitaria, vol. XII, no. 4.
Martí, J. (1953) Aforismos. Obras escogidas, 2t. La Habana: LEX.
Morín, E. (1999). Los siete saberes necesarios a la Educación del futuro. UNESCO. Colombia.
Núñez, Elsa (1989). “La Escuela de Educación Familiar”. Rev. Educación, no. 75, oct.-dic./1989.
Rivero Pino, Ramón (2004). Familia, género y salud. Editorial Feijoo. UCLV.
Rodríguez Julián y otros. (1990). La educación familiar en Cuba. Experiencias y posibilidades. Pedagogía 90. Impresión ligera. ISP: “Enrique José Varona”.
Rubinstein, J. (1967). Principios de psicología general. La Habana: Revolucionaria..
Talízina, N. (1984). “Conferencia sobre la enseñanza en la Educación Superior”. La Habana. Cuba.
_________. (1988). Psicología de la enseñanza. Moscú: Progreso. Tesis presentada en opción al grado científico de doctor en Ciencias Pedagógicas.
Vecino, F. (1997). “La Educación Superior en Cuba”. Revista Cubana de Educación Superior, no.1. La Habana.
_______. (2002). “La Educación Superior Cubana, en la búsqueda de la excelencia”. Revista Cubana de Educación Superior, vol. XXII, no. 1. CEPES. Universidad de La Habana, Cuba.
Vygotsky, L.S. (1987). Historia de las funciones psíquicas superiores. La. Habana: Científica técnica.
___________. (1998). “Interacción entre enseñanza y desarrollo”. En: Selección de lecturas de Psicología de las edades. La Habana.

Power by: Moises Soft